Dallas Cowboys 7 – Washington Redskins 13

Week 1 para tu equipo. Lo primero es chequear todo: partido GO, jersey ON, piscolabises IN, familia OUT… hasta aquí, todo genial, perfecto. Pero no olvidéis que las expectations están HIGH, cosa que puede resultar un problema cuando hablamos de los Cowboys, me lo dice la experiencia.

Después de las dudas que sembraron en la pretemporada no estaba lo que se dice confiado, pero sí que tenía la esperanza de que llegaran a la primera semana con las cosas un poco más claras de lo que había visto durante el mes de agosto. La cantidad de errores que cometieron en el transcurso del partido les fue lastrando más y más, hasta el punto de tener que jugárselo todo en un último drive, a falta de 1:50 para acabar el encuentro. Con 4 segundos para el final, y saliendo desde la yarda 13, el balón volaba hacia las manos de Williams…

En seguida os cuento el que acabaría siendo el último de los errores de los Cowboys (y porque no había más partido) pero antes quiero comentar un poco lo que vi hasta entonces. Hay que decir que si llegaron con opciones de victoria hasta el final fue más que nada porque los Redskins les perdonaron.

Comentaba en la preview que McNabb aparecía en la lista de questionables para el partido, pero finalmente saltó al campo para comandar a su nuevo equipo. Estuvo bastante acertado y varias veces echó a correr como nos tenía acostumbrados en los Eagles, llegando a completar 17 yardas en una de las ocasiones. Con decir que el juego terrestre de su equipo tuvo a Portis como principal arma y que la mayor distancia que consiguió este último fue de 18 yardas lo digo todo.

Me gustó lo que vi de los Redskins ayer. Dio la impresión de que aún les falta algo de decisión a la hora de atacar, puede que algo de acoplamiento incluso, pero según vayan transcurriendo las semanas lo irán puliendo y con un quarterback con la experiencia de McNabb y bajo el mando de Mike Shanahan pueden complicar la vida a más de uno. Para empezar ya le han dado a un equipo de su división en toda la frente, y seguro que en Philadelphia se preguntan si hicieron bien dejando marchar al jugador del número 5 tan cerca, porque tendrán que enfrentarse a él dos veces durante la temporada.

Su defensa también me dejo buenas sensaciones, no sé decir cuanto de buenas, porque aunque a Romo se le notó incomodo y con prisa, me pareció que era porque no se terminaba de fiar de su línea ofensiva. El único fallo destacable de los Redskins llegó en el tercer cuarto, cuando el holder del equipo no sujetó bien el balón y desperdiciaron la oportunidad de anotar un field goal no muy lejano, que hubiera significado dejar el marcador en 0-17 a su favor y el partido prácticamente sentenciado.

¿Romo con la gorra bien puesta? Algo va mal...

¿Queréis fallos? Tranquilos que aquí llegan los Cowboys, que se dejaron el partido en la suma de todos ellos. Cometieron 12 penalties, cediendo 81 yardas totales. Eso sólo a lo que penalties se refiere, puesto que hubo un fallo aparte especialmente importante: a falta de 4 segundos para el final del segundo cuarto, y en vez de que Romo pusiera la rodilla en el suelo para dejar que se consumiera el tiempo e irse a los vestuarios, jugaron el balón y Choice realizó un fumble que los de Washington lograron retornar para touchdown. Un rato antes y con el marcador 0-3 en contra, los Cowboys habían fallado un field goal de 34 yardas.

Lo he dejado antes con el balón volando hacia Williams, pues bien, el balón conectó con el receptor de una manera impecable y los Cowboys se llevaban el partido. Pues resulta que no. Así hubiera sido si Barron no hubiera cometido un holding (sujetar ilegalmente), que supuso que el TD no subiera al marcador y que el partido acabase con el resultado que podéis ver en el título.

He de decir que a pesar de lo que he dicho más arriba, que a Romo se le vió precipitado y jugando sólo pases cortos, me gustó lo que ofreció una vez comenzó el tercer cuarto en donde se le vió más suelto y jugando su juego cuando ya había que echar el resto. Repito que mi mayor preocupación sigue siendo la linea ofensiva, si esta sigue haciendo que Romo quiera librase del balón lo antes posible, mal vamos.

La defensa por otra parte estuvo en su sitio y hubo varios momentos en el que los Redskins se vieron obligados a devolver el balón sin conseguir siquiera un primer down. Lo importante aquí es que el esguince de cuello que sufrió Ware cerca del final del partido no sea nada como el jugador ya ha declarado, porque no me gustaría que se quedaran sin este linebacker que tan vital es para la franquicia tejana.

Y nada más por el momento. Ha sido mi primera review de un partido, así que pido compasión por los errores que pueda haber, que seguro que hay, y que sepáis que intentaré mejorarlo. Puede que incluso acortarlo.

También me gustaría que las siguientes veces, review de la SuperBowl incluida, pueda resumir las victorias de los Cowboys, al fin y al cabo la SB XLV la jugamos en casa. Eso sí, no me cansaré de repetir eso de que: Es muy duro ser un Cowboy.

Anuncios

0 Responses to “Dallas Cowboys 7 – Washington Redskins 13”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: