¡Training camp con los Coyotes!

Como puede que muchos ya sepáis, el pasado sábado, 18 de Septiembre, fuimos Gartzo y Nuere, el dúo dinámico, a entrenar con los Coyotes de Santurtzi. Fue una experiencia tal, que nos vemos obligados a narrárosla como dios manda, y prometemos actualizar la entrada en cuanto tengamos alguna fotillo del día. ¡Vamos allá!

El training camp era a las 11:00 en el IMD de Santurtzi. Salimos prestos y dispuestos, sobre las 10:15, por si las moscas. El primer consejo es que no vayáis en coche. No cometáis ese mismo error. Los de Santurtzi son tan listos que, cuando tienen un parking en obras, cierran el segundo que hay en la zona. ¡Con tres cojones y la bandera de Tafalla! Lo que nos costó encontrar un jodido sitio. Pero por fin lo hicimos. Por la zona del puerto, en un lugar de mala muerte y con miedo de que a Gartzo le pincharan las ruedas, aparcamos el coche.

Y así estábamos dos núbiles e inexpertos jovenzuelos, dispuestos a que unos maromos nos dieran estopa. Al principio todo fue un poco caos, más que nada porque llegamos tarde, no conocíamos a nadie y claro, las primeras experiencias acojonan.

Pero nada, llegamos, firmamos el seguro de vida, dimos consentimiento de que donaran nuestros órganos a la ciencia, “por si pasaba algo”, y a calentar.

La verdad es que fue la mofa. Todo lo que ves en las pelis, en las series, todo lo vimos en riguroso directo, que verlo, ¡lo vivimos! En filas separadas por 5 yardas, aprox, íbamos haciendo los ejercicios de calentamiento, al ritmo de un coach de los yuesei, que hablaba castellano al estilo “¡jau, yo ser mapache blanco sobre caballo!”. Eso sí, motivación no faltó. El tío hablar igual no, pero motivarnos nos motivó una barbaridad. Porque ocupando todo el campo, nos hizo gritar, animar y jalear el nombre del equipo. Vamos, no había tocado un solo balón y ya estaba deseoso de dejarme la piel en el campo.

Una vez estábamos con la adrenalina por las nubes, nos dividieron en 3 grupos, para hacer 3 postas diferentes. Una de receivers, otra de quarterbacks y la última de linebackers. Empezamos en la posta de los receptores, las divas del football. Entre dos integrantes del equipo, Italiano y Jiti, nos explicaron la mecánica del WR. Como poner la pierna y los brazos, cuales eran las rutas, como cortar, etc, etc… Y venga, a practicar, que a eso habéis venido, ¿no? Empezamos simplemente haciendo las rutas, solo correrlas, pero luego vino el coach y bueno, “la locura, Josebas”. Él te daba la salida, hacías tu ruta y te pasaba. Buenooooooo. Hacer unos pases a lo “American Pie” en la playa es una cosa, pero hacer una ruta y recibir un pase por vez primera es algo totalmente diferente. Y ya, si coges el pase en plan cremitas… ¡LOS PELOS COMO ESCARPIAS! Y así estuvimos, haciendo rutas y recibiendo pases. Eso nos valía, que al fin y al cabo el puesto al que podíamos acceder por físico era WR o cornerbacks (kickers /punters desde luego ¡NO!), pero nada, pasamos al siguiente puesto. El de los guapetes de cara, los “cu-bís”.

En esta ocasión la tarea era aprender como lanzaba un buen quarterback, puesto que la guapura la llevábamos de serie los dos. Nuestros pinitos habíamos hecho en la playa con un football, pero no dejaba de ser autodidacta y siempre te dejas algo que por pequeño e insignificante que parezca, tiene su importancia.

La dura tarea de aguantarnos la superó, no sin buen hacer, el quarterback titular de los Coyotes, Kentucky. “Poner los últimos dedos en las cuerdas, el pequeño es el importante para que de el spin, brazo con recorrido completo y ojo… pie de apoyo apuntando hacía el receptor al que queremos lanzar el football”. Toma esa y vosotros que creíais que esto era echar el balón ese raro y ya… inconscientes.

Nos pusimos un grupito a lanzar pases y lamentablemente esta posta terminó mucho antes de lo esperado, cuando Kentucky nos acababa de enseñar como era eso de dar pasitos una vez recibimos el snap, y antes de pasar. Ninguno de los dos llegamos a probar esto último, que finalizaba pasando a uno de los 3 receptores que teníamos abiertos, porque nos pasábamos a la posta de linebackers… nuestro fin podía estar cerca, y ambos lo preveíamos.

Una vez allí nos esperaban, si no recuerdo mal, Oskitz y Rodolf. La posta era fácilmente reconocible, pero como no se como llamar a los cacharracos esos, pongo una foto:

No es ni Gartzo, ni Nuere... ¡pero los trastos del suelo al menos se ven!

El objetivo era sencillo, desde una posición estática, y propia de un LB (que viene a parecerse a echar un jiñote en mitad de la naturaleza a pleno pulso y tras un buen comer), se trataba de salir hacia atrás, sin levantar demasiado el cuerpo para ir pasando por los diferentes huecos: primero para atrás, luego para adelante, otra vez atrás, para adelante y a placar al pilar de espuma que sujetaba Rodolf.

No podéis haceros a la idea de la motivada que entraba al ir a muerte a por la espumilla esa. Como bien dijo el coach, no era un teddybear, así que había que sacudirle con saña. Pensar en el profesor ese que siempre os suspende fue el consejo que nos dieron… no falla. Fuimos alternando los movimientos con alguno lateral bajo la implacable mirada del coach. He de decir que me encanto esta posta, aunque por físico no pudiera ser un LB decente.

Una vez hechas las tres postas el coach nos reunió de nuevo. Rodilla al suelo (sí, sí, rodilla al suelo, como en “Un Domingo Cualquiera”) y silencio, que habla el coach. Con unos bidoncillos de agua para recuperar, escuchamos como el coach nos animaba a seguir, como nos decía que si esto nos gustaba, pues oye, que fuésemos de nuevo el martes. ¡Como si no estuviéramos suficientemente motivados! Desgraciadamente, por horarios y cercanía, a ambos nos va fatal, por lo que no puede ser. Pero el año que viene, si se puede, se irá.

Y cuando ya nos íbamos, con ganas de más, apenados porque eso acabara y porque no podíamos entrenar con ellos, alguien gritó “¿Qué, echamos un flag-football?”.

Pues por supuesto.

Para el que no lo sepa, el flag-football viene a ser lo mismo que el football pero con la excepción importante de que no se llevan protecciones, porque es un deporte SIN contacto. Los jugadores llevan unas cintas con velcro colgadas de la cintura, y si te la quitan significa que te acaban de placar. Alguna diferencia de reglamente ya tiene pero no voy a meterme en ello ahora.

Era nuestra oportunidad para llevarnos un recuerdo aún mayor de esa mañana en la que tan bien nos lo habíamos pasado. Tras mucho discutir sobre cuantos equipos hacer, salieron 4 equipos, así que hubo 2 partidos simultáneamente.

El destino quiso, cual partida caprichosa del Madden, que Nuere y yo fuésemos drafteados en equipos distintos, y encima rivales en el mismo partido. No era nuestra intención hacernos daño pero si se daba la circunstancia, los dos iríamos a muerte… Como buenos aficionados a los Packers y Cowboys. Amigos fuera del campo, enemigos dentro. Y eso que es sin contacto, repito.

Yo terminé en el equipo liderado por el coach, que era nuestro QB y Nuere estaba en el equipo con Jiti (lo siento, pero no recuerdo quien era el capi de aquel equipo). Antes de cada jugada hacíamos nuestros huddles en los que planificábamos lo que haríamos y en los que Boston, reconvertido a referee, nos controlaba el tiempo de jugada. Pues anda que no motivaban los huddles también. Tú corres la ruta tal, tú la cual…y aplausito para romperlo. Acojonante.

No voy a entrar en detalles específicos del partido, y decir qué equipo ganó es lo de menos, pero por si acaso diré que nosotros. Gartzo for the win!. Ni de lejos, pero al menos algo hicimos: molestar.

Como detalles épicos y que dejaron muestra de nuestra (escasa) calidad, diré que Nuere se dejó la vida para recuperar un fumble (que en flag no hay, pero el referee lo dio por bueno) y que realizó interesantes coberturas en su asignación defensiva.

Sobre mí, vi la luz al anotar un TD de recepción + carrera acabando en la end-zone tras un empujón pero que le dio más putoamosidad a la jugada. Lo peor me vino en forma de incompleto un poco antes del citado TD y de un false start que hizo retroceder a nuestro equipo 5 yardas. Así no Gartzo, así, NO. Ah, y también me acabé volviendo a casa con un nuevo mote, cortesía del coach que tiene para dar y recibir, Ché me llamó el tío… y Ché se me quedará como vuelva con los Coyotes.

Tras el partido, se terminó nuestra experiencia con los Coyotes al menos durante un tiempo. Pusimos rumbo a los vestuarios hacia las 14 horas, pero puedo prometeros que el tiempo pasó volando. Nos queda pendiente probar a jugar con las protecciones completas y con el cuerpo puesto en modo dolor.

Para terminar nuestra experiencia estadounidense, nos fuimos a un restaurante muy de los yuesei. “Peggy Sue’s American Diner” se llamaba, así que imagináoslo. Baldosas a cuadros, asientos de cuero con la clásica maquina de pedir canciones en miniatura, encima de la mesa, una barra con banquetas individuales y de fondo sonaba algún tema tipo “put your head on muy shoulders, uh uh uuuuu”. Solo nos faltó entrar con nuestra novia Mindy del brazo, nuestras sudaderas delequipo puestas y el descapotable esperándonos a la entrada.

Peggy Sue's

Una hamburguesa y un perrito caliente nos pedimos. Y de postre, tarta de queso y tarta de chocolate. American style, dude! Y para rematar la faena, por supuesto, un buen Madden, entre Packers y Cowboys. Como mandan los cánones.

Todo aquel que pueda probarlo, por favor, no dejéis pasar la oportunidad. Nosotros no podemos más que agradecer a los Coyotes el esfuerzo y paciencia y animarles en esta nueva temporada que se acerca. Os comentamos, para los posibles interesados:

  • Los chicos entrenan los martes y jueves, de 20:00 a 22:00, aproximadamente.
  • Los menores de 18 años lo hacían esos mismos días, pero una hora antes.
  • Las chicas (¡¡¡sí sí, también había chicas!!!!), tienen su propio equipo, que entrena lunes y miércoles, de 20:00 a 22:00.

Un saludo a todos.

P.D: Y recordad…

¿Listos?

¡Listos!

¿Listos?

¡Listos!

¿Coyotes?

¡¡¡COYOTES!!!

Anuncios

2 Responses to “¡Training camp con los Coyotes!”


  1. 1 Aitor 23 enero, 2011 en 23:35

    Ya se que la entrada es vieja, pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena. El caso es que yo también estuve en ese training camp, y por supuesto jugué el partidillo de flag, precisamente en tu equipo Gartzo. Cuando eso era solo un aspirante, y ahora soy ya un Coyote. Hoy hemos debutado y hemos ganado a los Gijón Mariners, haber si podemos hacer grandes cosas éste año. Para acabar, animaros que lo intentéis el año que viene, porque merece la pena.

  2. 2 Gartzo 23 enero, 2011 en 23:45

    ¡Muy buenas Aitor!

    No importa que la entrada sea vieja o no, lo que más nos motivaba después de lo que pasamos allí era contar la experiencia, y si encima alguien se animaba a probar, nosotros tan felices.

    Es una pena que a nosotros nos pille “mal” para ir a entrenar, porque puedo decirte que echamos de menos aquello… menuda motivada aquel día. ¡¡¡Pero qué te voy a contar!!!

    Esta tarde he leído en Twitter que habéis ganado, así que ZORIONAK. Espero que la temporada os vaya bien y ojalá podamos acercarnos a ver un partido que tengáis en Santurtzi. Ya os avisaremos.

    Un saludo para todos los que allí nos recibisteis. Agur! Y gracias por el comentario 😉

    PD. Aún no hay fotillos subidas de aquel día, ¿no?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: