24 Minnesota Vikings @ Green Bay Packers 28

Como los Packers no han jugado esta semana, es hora de ponernos al día con sus múltiples partidos. Admito las pedradas por la tardanza, pero hoygan, señores, ¡qué llevar un blog es duro!

¿fan?

Que no os engañe. Sus amigos la soportan porque está tó güenorra.

Lo mejor de todo es que, sin darme cuenta, es un momento ideal para analizar el Vikings @ Packers. Esta semana se juega la revancha, en Minnesota. A ver como van las cosas.

Antes y durante este partido, se habló muchísimo de la anterior visita de Brett Favre a la que había sido su casa durante tanto tiempo. Al fin y al cabo, con ese encuentro Brett se convirtió en el único jugador en ganar a todos los equipos de la NFL. También compararon algunas estadísticas sobre el estado de los dos quarterbacks respecto a la pasada temporada. La caída de Favre es más que evidente, pero Aaron Rodgers sigue por buen nivel, a pesar de que lleva ya más interceptaciones que el año pasado.

Aaron Rodgers y Brett Favre

¡Ale abuelo, al asilo!

Uno de los principales motivos por el que los Vikings se hicieron con la victoria fue su magnifico pass-rush. Jared Allen, defensive end, logró en dos partidos la monstruosa cifra de 7 de los 14 sacks que Rodgers sufrió. Con la línea ofensiva tan porosa que tenían los Packs, al pobre Aaron le dieron hasta en el carnet de identidad. Pero este año fue al contrario. La debilitada defensa de los Vikings no encontró la manera de llegar hasta Rodgers. Mientras que una y otra vez, Clay Matthews III atosigaba a Favre, forzándole a tirar incomodo. Favre solo sufrió un sack, que no fue obra de Matthews, pero como digo, la presión fue continua, y para mí, esa fue una de las claves del partido.

Pero no fue solo la presión sobre el QB lo que condicionó el partido. Las perdidas y las decisiones arbitrales fueron otra de los puntos más determinantes. Aaron Rodgers rompió su récord de 173 pases seguidos en la zona roja sin interceptación. Y la verdad es que más que interceptación, lo que fue es un pase como dios manda a Jared Allen. Pero es que con todas las de la ley. Error muy tonto el del quarterback de California. La segunda no fue tan notas, pero son errores que uno no se espera de un QB de calidad de Rodgers. Favre, por su parte, siguió con su particular racha, y lanzó 3 interceptaciones. Y la verdad es que todas estas perdidas parecen ser debidas a errores de coordinación con sus receptores. Cosas que todos sabemos donde se solucionan.

 

Aaron Rodgers

Casi casi así fue el pase a Allen

Con estas dos perdidas en la primera parte, los Packers se encontraban por debajo en el marcador, 17-14. Ningún equipo dominaba claramente, pero lo cierto es que había dos hombres de los Vikes que estaban haciendo mucho daño a los locales. El primero es Adrian Peterson. Ay, Adrian, Adrian. Como me enamoraste la pasada temporada, con fumbles y todo. Solo de imaginarme un running back de tu calidad en Green Bay mojo mis calzoncillos de Spiderman. Como avanza el jodido. Como arrastra a los defensas, incapaces de pararle. Una barbaridad, desde luego. 28 carreras para 131 yardas y un touchdown. Que mala bestia. Si Ryan Grant no tenía nada que hacer a tu lado, el pobre Brandon Jackson… Que ojo, el chaval está cumpliendo, pero pfffff. El segundo fue Percy Harvin. El wide receiver está camino de convertirse en el hombre multiusos. Ya sabemos que recibe como los ángeles y que sus retornos dan unas posiciones inmejorables a la ofensiva, si es que no terminan en TD, pero es que ahora también le están utilizando en jugadas de carrera. Situándole en un extremo, le mueven al backfield y desde ahí sorprende a la defensa. Como hizo con los pobres chicos de Wisconsin, anotándoles el primer TD.

Adrian Peterson

Solo con la mirada ya para a los rivales

La segunda mitad ya fue otro cantar. Aaron se puso las pilas y comando a sus chicos de manera impecable. El pase de 14 yardas a Greg Jennings abrió el camino que siguió Desmond Bishop, linebacker, anotando tras interceptar a Favre. Antes de eso, en el segundo cuarto, Rodgers había pasado a Andrew Quareless para anotar. Creo que el TE novato merece una mención especial. Con sus 1,93 metros de altura debería dar un paso al frente y convertirse en el sustituto del lesionado Jermichael Finley. Es un papelón, no hay duda, y de momento el joven newyorkino está combinando grandes actuaciones con otras más discretas, pero yo creo que puede dar la talla. Muchos piensan que el TD que anotó no debió subir al marcador, ya que al caer parecía que su espalda estaba fuera, pero nada, ahí sigue.

Volviendo al final del partido, los Vikings tuvieron la oportunidad de ganarlo en el último drive. Iban avanzando poco a poco, agotando el reloj, tratando de recortar esa distancia de 4 puntos. Un field goal no les valía, y eso lo sabía la defensa, que cuando tuvo que apretar los machos se portó como los hombres y fue capaz de parar los 4 intentos de Minnesota. Cierto es que las penalizaciones ayudaron, ya que en la ultima jugada, se encontraban con un 1st & 30 muy difícil de superar. A pesar de todo, he de reconocer que cuando vi a Peterson avanzar las 15 yardas me acojone un poquito.

Mencionaba que las decisiones arbitrales condicionaron el partido. La verdad es que hubo un par de cositas que favorecieron a los Packers, y como caballeros que somos, todo hay que admitirlo.

Brad Jones

Trampas para oso al estilo Packer

La primera fue un challenge que pidió Mike McCarthy tras un TD de Vishanthe Shiancoe. La recepción fue bastante espectacular, cogiendo el ovoide al vuelo. Desgraciadamente para los Vikes, los árbitros decidieron que el TE no tenía la posesión total del balón, y que al caer se había ayudado de el suelo. La furia de Childress en los banquillos era curiosa. Y es que me cuesta imaginar que un TE profesional no tuviera el balón controlado en esa jugada, la verdad.

Otra de las jugadas polémicas vino en la primera interceptación de Favre. Tratando de huir de la presión, lanzó a la virulé y su pase fue atrapado por la defensa de Green Bay. La cuestión es que Brad Jones, LB, había cometido una penalización, al agarrar a Favre por el tobillo, desde el suelo. Esta acción está penalizada, si no recuerdo mal, desde la grave lesión de Tom Brady al inicio de la temporada 2008. Por si fuera poco, el golpe dejó malherido el ya de por sí maltrecho tobillo de Brett. La jugada debía haber sido revocada.

Por último, estuvo la revisión y anulación del TD de Harvin que habría supuesto la victoria de los Vikings. Pero en este caso no se pueden quejar, ya que Harvin pisa claramente fuera al recibir. Eso sí, los huevillos de corbata los tenía, todo sea dicho de paso.

Con eso se terminó la “maldición” de que Rodgers no había ganado a su predecesor. Un poco bastante tontería, la verdad, pero cosas que se comentan. Los Packers salieron muy reforzados de este encuentro.

Anuncios

0 Responses to “24 Minnesota Vikings @ Green Bay Packers 28”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: