El football y yo [By Gartzo]

Ya está aquí el último día del año 2010. En noches como la de hoy es cuando empezamos a prometer cosas que tendemos a olvidar en menos de 24 horas: dejar de fumar, apuntarse a un gimnasio, escribir menos chorradas… Y luego hay otras que por mucho que nos esforcemos nunca se cumplen: Pillar más, por ejemplo.

Desde Monday Night Blog os deseamos un FELIZ 2011, ¡esperemos que sea un gran año para todos!

No es gran cosa, pero hemos querido acompañar esta entrada con la sección que estrenó Nuere la semana pasada y que seguirá después de la SuperBowl con la historia de alguno de los valientes que nos siguen: El football y yo.

Aquí va la de un humilde servidor:

Desde que era un enano he sido algo curioso (cosa que no ha cambiado ahora) así que siempre me han interesado los deportes del otro lado del charco, más que nada porque me parecían espectaculares. Pero entre todos ellos había uno que me llamaba especialmente la atención: la lucha femenina en barro.

Claro que después de este había otro bien distinto que consistía en ver como unos toracos de vete tú a saber cuantos kilos se pegaban golpetazos, lanzaban pases y corrían como cabrones. ¡Y aquí no lo echaban!… O yo no sabía donde verlo.

¡Rayas y más rayas! ¡Esto no hay quien lo entienda!

Mi experiencia footballera se limitaba a lo que veía en las imágenes que de vez en cuando, y con cuentagotas, iban echando en las secciones deportivas de cualquier canal de televisión. Vamos que sabía una mierda, o sea como ahora, ¡pero menos aún!. Lo que más me molestaba de todo era que las pocas veces que coincidía con un partido no tenía ni pajolera idea de como iba, es más, no entendía ni el sistema de downs. Caos total.

Como reza cierto libro que algunos conoceréis: Don’t panic! que todo aquello cambió cuando llegué a la universidad y al colegio mayor en el que pasaba mis horas de entre semana. Por suerte para mí uno de mis compañeros de habitación había pasado algún tiempo en USA cuando era más joven y supo explicarme, así por encima, eso de los downs. Lo cambió todo.

Desde entonces cada vez que en la tele de dicho colegio mayor ponía los canales de plataforma digital y pillaba cualquier partido, me quedaba aplicando lo que sabía. Algo más tarde me compré un balón, que no dejaba de ser un maldito balón de baloncesto con forma de uno de football (y que aún tengo) pero me valía igualmente. Mi faceta autodidacta se puso en marcha y pase tras pase fui mejorando esos primeros churros que a todo el mundo nos salen al principio.

No es que lo dejase pasar, pero hasta el año siguiente no llegó el siguiente gran paso, cuando otro grupillo de locos nos juntamos para ver una SuperBowl; la XLII para ser exactos. Dejamos el partido para entre semana porque en aquella época estábamos de exámenes y como no entendíamos mucho, tampoco era una prioridad absoluta.

Lo de grupillo de locos no lo he escrito en vano, porque teníamos claro que íbamos a prepararla bien: patatas, fritos, cortezas de cerdo, cervezas y una tele enganchada a la XBOX para hacer las delicias del respetable. Menuda locura de tarde, os lo puedo asegurar. Con cada golpe, con cada big play, desatábamos nuestro lado demente. No nos estábamos enterando de nada pero aquello era divertidísimo.

¡El Tailgate es una obligación!

Yo iba con los Patriots, básicamente porque me apetecía, pero Goiko, uno de mis compadres y precursores del evento, iba con los Giants. No me lo admitió nunca, pero sé de sobra que si animaba a los de Nueva York era por llevarme la contraria y joderme, algo que terminó por ser un hobby para él.

Si no recuerdo mal, acabé consiguiendo el Madden y los vicios que caían con él eran un escándalo, y lo mejor de todo es que estábamos aprendiendo a reconocer las jugadas, las penalizaciones y a los jugadores. Aún no había ni rastro de un tal Nuere, al menos en cosas relacionadas con la NFL, porque conocernos nos conocíamos desde el primer día.

Llegó el momento que marca vidas y define personalidades: Elegir equipo. Goiko siguió con los Giants, mientras que yo me dejé llevar por todo lo que me gustan gustaban Los Simpsons y elegí a los Dallas Cowboys.

¿Recordáis aquel capítulo donde se muda a Cypress Creek, conoce a Hank Scorpio, que resulta ser un villano a la par que el jefe de Homer, y este último le confiesa que el sueño de su vida siempre ha sido ser el dueño de los Cowboys de Dallas?

Dios nos dio los átomos, ¡y nuestro deber es hacerlos bailar!

¡Pues con aquello me quedé yo! Claro, no caí en la cuenta de que Homer es idiota. Hideputas. Para ser justos, y esto es algo que alguna que otra vez he comentado tanto con Nuere como con Amidala1613, tenía que ser así. Creo que ningún equipo me viene tan al pelo como los Dallas Cowboys. La única diferencia es que yo no soy tan odiado… Al menos de momento.

Para la siguiente SuperBowl estábamos más que escarmentados y repetimos hazaña, pero sin tanto snack ni tanta cerveza, había que enterarse del partido. Pregunta de quesito: Si yo iba con los Cardinals en aquella SuperBowl, con qué equipo iba Goiko? Habéis acertado, con los Steelers.

Disfrutamos de lo lindo, y no tardamos demasiado en crear nuestra propia liga de fantasy, ni en intentar aficionar a más gente al football. Una de las grandes cosas que permitía el colegio mayor eran las actividades propuestas por distintos colegiales, y se nos ocurrió preparar una presentación con algún básico y unos partiditos que les complementasen.

Imposible olvidarse de esto, ¿eh, Nuere?

En este punto es donde conseguimos enganchar a Nuere, que como bien indicaba, le mandamos deberes para semana santa: ver la SB-XLIII. Aún recuerdo el SMS que me mandó cuando terminó de verla, se intuía que íbamos a contar con otro owner en nuestra liga fantasy del año próximo…

Más tarde que pronto llegó septiembre, y con ella una nueva temporada de NFL para nosotros. No era una temporada normal, iba a ser LA temporada, porque pretendíamos darle caña al asunto. Y vaya si se la dimos.

No hubo semana en la que no quedásemos en alguno de los pisos (no compartíamos el mismo piso) para ver un partido, y si no podíamos juntarnos el messenger era la mejor opción para comentarlos. Para cuando quisimos darnos cuenta estábamos en pleno enero y en las rondas de playoff.

Recuerdo nuestra particular tragedia al ver caer a los Packers primero, y a los Cowboys después. Por estas fechas además fue cuando conocimos a Amidala1613, de pura casualidad, y supimos que era una cheesehead más. Dos contra uno. Cojonudo, lo que me faltaba.

La SuperBowl entre Saints y Colts la vimos en un proyector y en directo, como mandan los cánones. Algún curioso se quedó a verla junto a Nuere, Goiko y yo mismo, mientras que una bandera de los yuesei colgada hizo que todo aquel que se asomara para ver lo que había en aquel sitio desde el que se oían gritos se fuera preguntando por aquellos tontos vestidos con esos jerseys. ¡Como si nos importara lo que pensasen!

El show del descanso desató la locura colectiva. Cantamos las canciones de The Who a todo trapo y nos lanzábamos pases, ¡y sin que hubiese alcohol. Genial. Perfecto. El onside kick que abrió el tercer cuarto fue la guinda. He llegado a escuchar, sin llegar a perdonarlo, que hubo gente que a partir de este instante no recuerda mucho más del partido, ¡pero es que ni la recuperación de los Saints recuerdan! ¡Que asco de personas! ¡No me digáis que no!

Llegó el final, y no se me olvidará la cara que se nos quedó a Nuere y a mí, cuando ya solo quedábamos él y yo viendo como Drew Brees recogía el Lombardi. Era el final. ¿Y ahora que? Seguro que muchos sentís lo mismo cada temporada.

Mientras esto ocurría, Nuere y yo aguantábamos las lágrimas...

Pasaba el tiempo y entre vicios al Madden, del que alguna vez os enseñaremos las crónicas adulteradas que nos mandábamos vía mail, pensamos en abrir un blog. Uno nuestro. Queríamos dar nuestro punto de vista, nada serio como ahora ya sabéis, pero que fuera entretenido. Y el mismo día en el que la temporada 2010 arrancaba, Monday Night Blog salió a la luz.

Que a estas alturas de la vida podamos contar que hemos visto un partido de la NFL in situ es algo increíble, pero que haya gente que nos lea y que hayamos podido conocer gracias a este blog no tiene comparación.

Esto ha sido todo por mi parte y espero que sigáis con nosotros durante muuuuucho tiempo más, eso sí, ahora os pasamos el testigo: ¿Quien se anima a contarnos como conoció el football? Tenemos un mail la mar de majo para el que se anime.

Un saludo. ¡Nos vemos el año que viene!

Anuncios

1 Response to “El football y yo [By Gartzo]”


  1. 1 TheNaBee 31 diciembre, 2010 en 15:32

    Heeeeellyeah! Tremenda experiencia la tuya, el día que yo vea un partido acompañado seré feliz 😦 jis jis, venga a partir de enero me animaré y escribiré mi biografía footballística, será majo…
    Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: