Super BROwl: Previa

Bueno, bueno, bueno. Ya nos hemos abastecido de los condimentos (vuestros padres lo llamarán mierda, nosotros les llamamos condimentos, saladitos, snacks y similares) necesarios para una buena Super BROwl. Pero esto, claro está, lo has hecho el sábado. Importante. No seáis melones y esperéis al domingo, que las tiendas acostumbran a cerrar. Los chinos no, eso es cierto, pero la Super BROwl requiere de material de calidad. S te fías de los chinos, allá tú. Así que, te levantas el domingo tan tranquilo, después de una noche de fiesta, con mayor o menor éxito en el apartado de ligoteo, y de repente, caes en la cuenta… SUPER BOWL! Los nervios te atenazan, pero no pasa nada, para eso nos tenéis. Continuamos con la guía básica para disfrutar a tope.

¿Imposible ligarmela? Challenge accepted!

Tras la comida dominguera con la familia de rigor, es posible que te vuelvan a entrar los sudores fríos. Ves la SB más cerca que nunca, pero a la vez, quedan interminables horas… ¡DEMASIADO TIEMPO! Necesitas hacer algo con tus manos, y la cosilla de hacer pis la tienes ya destrozada… ¿A qué esperas? Llama a tus bros y sal a la calle a pregonar que hoy se juega la Super Bowl… ¿Son las 5 de la tarde? Perfecto. Coges tu Jersey, te despides de tus padres, y venga, let’s rock… Y mientras cierras la puerta, escuchas a tus sufridos progenitores murmurar “¿Pero la cosa esa no era de madrugada? ¿Qué hemos hecho mal?”

Paseas por la calle a sabiendas que tu jersey atrae las miradas de admiración de todos. Lúcelo, que no se diga, aunque haga 5 grados. En Chicago jugaron a 10 bajo cero, tú también puedes. Es la Super BROwl, merece la pena. Has quedado con tus colegas en el parque, para “echar unos pases”. Este ejercicio es maravilloso, porque no solo te permite descargar la tensión y adrenalina acumulado, amén de motivarte a saco. No señores. Lanzar unos pases es una táctica esplendida para ligar.

Todos hemos visto American Pie 2 y sabemos como va la moviola. Tu QB te lanza un pase en una dirección totalmente al azar, sin haberla pensado, y tú, atento a la trayectoria del ovoide, realizas una magnífica recepción, con vuelo sin paracaídas incluido, y caes, curiosamente, en un grupo de chatas de belleza inmaculada, rubias, perfectas, cachondisimas. Vaya, que casualidad. Este QB mío, vaya pases me lanza. Llega entonces el momento de la verdad, un cobarde se levantaría, se disculparía y se iría sin más. Nosotros somos hombres. Así que ya sabes, ármate de valor, saca la mejor de tus sonrisas, y pone a hablar con ellas. Unas risas, que tal todo, sí, echando unos pases, jiji, jaja, hoy se juega la super bowl… Ojo, hay que ser muy cuidadoso en estas conversaciones. Tienes que mantener un balance perfecto entre el chico agradable y normal y el enfermo del fútbol americano que llevas dentro. Este último luchará por salir en todo momento, para gritar barbaridades que nadie entendería con los ojos inyectados en sangre. ¡Al loro! Si haces esto, las chicas huirán despavoridas. Sé galante, interesante, y haz que este deporte parezca la repera, incluso para las chicas, y entonces, PAM, sueltas la bomba.

Success!

A continuación, os voy a poner una simulación de conversación de este tipo. Las autoridades sanitarias nos han obligado a advertir que esto es ficción, está realizado por PROFESIONALES y no lo debéis intentar en casa. Si bien es, como digo, ficción, es un caso totalmente creíble, sin ningún tipo de dramatización, y que le podría pasarle a cualquiera… Algunos incluso dicen que en la playa se ven chicos altamente atractivos recibiendo pases junto a paseantas de muy buen ver.

–          Hey, Nuere, Slot 16 Drop Cr, ¿ok?

–          Dale, Gartzo! Think fellas!

–          Think fellas! Blue eighty! Blue eighty! Hut hut!

Nuere corre grácil cual guepardo en busca de su presa, mientras Gartzo arma el brazo y lanza un pase que ni Tom Brady… La recepción es digna de Santonio Holmes, mezclada con Larry Fitzgerald. La caída duele, pero merece la pena. A su alrededor, un grupo de diosas bajadas a la tierra con camisetitas apretadas mostrando sus pechitos turgentes y unas miradas mezcla de estupefacción y una innegable atracción sexual. Nuere traga saliva, y estupefacto, solo puede escucharlas decir…

–          Guau, figura, vaya recepción – Diría la primera

–          Digna de Santonio Holmes y Larry Fitzgerald – Apuntaría segunda

–          ¡Que va! Sabes que propia de Greg Jennings, jugador del mejor equipo – Señalaría la primera de nuevo.

–          Sea como fuere, siento una extraña palpitación el pecho, y como mariposas en el estomago… – susurraría la segunda, mientras se muerde el labio…

Vale, vale, para, para. Esto quizás sea demasiada dramatización… Parece más el principio de una peli porno. Volvamos a empezar.

–          Chica A: ¡Guau, vaya caída!

–          Chica B: ¿Estás bien?

–          Nuere: Yo, eh, sí… lo siento, no pretendía… – el tartamudeo justo. Tienes que parecer tímido, pero sin pasarte. No seas un Matt Saracen de la vida.

–          A: Tranquilo, no ha pasado nada. Tú eres el que más daño se ha hecho

–          B: Sí, mira, estás sangrando del codo

–          N: Ná, tranquilas, si no es nada… – Un poco de hombría siempre viene bien, hay que impresionar.

–          B: Espera, no te toques, te dejo un kleenex

–          N: Si no es necesario… No, eh, bueno, gracias…

Aparecería entonces en escena Gartzo, disculpándose de todo corazón por ese pase “tan mal lanzado”… Te echaría una mirada significatíva y tendrías una de esas conversaciones mudas: “Pase perfecto, bro” “Hell yeah, dude, HELL YEAH!” Empezaría la charla intrascendente, nombres, edades (cuidado con las jovenas de hoy en día, que tienen tetas de 18 en cuerpos de 16), unas risas, un poquito de fútbol americano, mostráis vuestra simpatía, las hacéis reír, esas cosas… Y entonces:

–          N: Por cierto, hoy se juega la Super Bowl. Si queréis ver un partido, este es el momento ideal…

–          G: ¡Claro! ¿Por qué no os apuntáis? ¡Tendríais unos maestros de primera para solucionaros las dudas!

–          A: Buf no sé, ¿a qué hora es?

–          B: Sí, ¿esas cosas no suelen ser de madrugada?

–          N: Ya, eso es cierto, es a las 0:30, pero si no tienes nada que hacer al día siguiente, merece la pena – No mencionéis que sois tan enfermos que incluso teniendo que madrugar al día siguiente, os vais a quedar hasta las tantas. Asustaría.

Entra aquí vuestro poder de convicción, la simpatía de las chicas, y para que negarlo, lo güenorros que estés, el sex appeal… Si caen, pues cojonudo, si no, pues siempre podéis quedar otro día. Cuando termine la Super BROwl vais a tener tiempo a espuertas…

Hoy contamos con dos expertos en la materia, Gartzo y Nuere.

Podéis seguir echando pases, o bien ir a un bar a tomar algo, charlar y crear un debate sobre el estado actual del football, las mejores jugadas, las opciones de cada equipo en la próxima temporada y temas similares. Creedme, no hay nada más motivante que estas charlas en un bareto, pareciendo, ¿Qué pareciendo? ¡Siendo!, auténticos cremer masters de la materia.

Según se vaya acercando la hora zulú, será el momento de dirigirse a casa. Hay que prepararlo todo para el gran partido, y esto llevará tiempo, sudores y muchos nervios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: