Super BROwl: Primera parte

¡Ay ay ay ay! ¡Qué empieza la Super BROwl! ¡Bueno, el partido, que la Super BROwl lleva horas en marcha! ¡Ay ay ay ay ay, que nervios! Vamos a ver, deja tus saltitos y aleteos de manos, que pareces un mariposón en la acerería pidiendo que te quiten la esquirla del pelo. El football es deporte de hombres, de macho-machotes, de pelo en el pecho y esas cosas. Así que, busca a tu bro más cercano, poneos cara a cara, y PAM salto de pecho contra pecho, el clásico chest bump. Cuidado con la caída. Y consejo, busca un “oponente” de dimensiones similares a las tuyas. Si B. J. Raji hace un chest bump con Jordy Nelson nos lo rompe en pedacitos. Si eres afortunado y cuentas con chicas en la manada, pídeles que lo hagan repetidas veces, saca muchas fotos, graba muchos videos, y esto, eh… nos las mandas. Interés científico, nada más.

¡Oh, say, can you...! Ay, que no puedo más...

Antes de nada, quítate las lagrimillas que se te han quedado después del himno. Hey, no pasa nada. No trates de ocultarlas. El himno de los yuesei es lo que tiene. Le saca las lagrimillas a los tipos más duros. Si vas a disfrutar de la Super Bowl en (triste) soledad, lo mejor es que vayas al baño a limpiarte las manos, ¡pillastre! La Aguilera es lo que tiene. Gartzo no quiso decirlo, porque es más educado, pero yo soy un cerdo, así que aquí va un consejo para los que disfruten del partido en soledad. Atentos, debéis probar la técnica “terrible paja a mano cambiada”. BRUTAL: Mano derecha en el pecho, sintiendo el himno, y la izquierda en la pirindola. Ya nos contaréis que tal. Cuidado a donde salpica, no te vaya a pasar como a Ojoloco Moody. Dicho esto, guarda la tentación de sacar la cámara y ponerte a sacar fotos como un descosido. Eso solo se hace en los estadios en el kickoff.

Has de cuidar el consumo de snacks en general. No te atiborres a primeras de cambio, por mucho que EL CREADOR del guacamole lo haya hecho de una manera pistonuda. Está rico, sí, pero hay que controlar. Tienes que seguir una cuidadosa progresión rectilínea que te permita aguantar las casi cuatro horas sin necesidad de ir al baño. Que siempre pasa, vas y te pierdes lo mejor: Un touchdown, una fumble, interceptaciones de la hostia. “Ba, acaban de meter, ahora no va a pasar nada” ¡PAM! Un onside kick que se te caen los dos ojos y empiezan a rodar como si bailasen un tango. Y tú, cagando. Los de Televisión Española tuvieron la gran idea de pelis sin cortes publicitarios. Sí, mola, es to’ cool y reshulon, pero ay, amigo, ¿qué haces cuando la vejiga está llena? Por eso mismo debes tener tus hondonadas de panchitos a mano, en la misma habitación donde disfrutes del evento. Y neverita portátil, IM-PRES-CIN-DI-BLE.

¿Insinuas que olemos mal?

Como comentaba Gartzo, la habitación es un elemento de alta importancia. Debe ser amplia, con una iluminación justa para no dejarte los ojos, pero no cegarlos, y bien ventilada, que si no, eso va a terminar siendo peor que el sobaco de Rocky Balboa después de vencer a Apollo Creed… A ser posible insonorizada, pero como eso cuesta una pasta y no te vas a poner ahora a decorar las paredes con hueveras, pues nada. A la mañana siguiente, pásate por casa de tus vecinos con un regalito, a modo de disculpa y listo.

Punto de gran importancia: El móvil. Puedes pensar que en semejante evento es importante tenerlo apagado, para que no te molesten, pero no. Enciéndelo. Eso sí, vas a tener que realizar un importantísimo y muy difícil filtro de llamadas. Veamos diferentes casos:

Suena tu móvil, con el tono de la FOX para la NFL, por supuesto. Bailoteas como el robot, y lo coges:

-¿¿¿¡¡¡SÍ!!!??? (Gritando de emoción, claro)

– ¡Hola guapo!

Who the fuck i’m talking to?

– Soy yo, esa chica a la que te quieres zumbar desde hace años…

WHAAAAAAAT!!!!????

– Estoy en casa… sola… deseosa de que alguien como tú venga a poseerme como nadie jamás me ha poseído…

WHAAAAAAAAAAAAAAAAAAT!!!!????

– Ven a mi casa y hazme el amor, tigre…

SUPER BROWL OR GET THE FUCK OUT, BIATCH!!!!!!!!!

Acto seguido cuelgas y PAM, chest bump con tu bro. Yo lo veo claro. Otro caso:

Tirurí tirurí, titutí titutíiiii (otra vez el sonido de la NFL en FOX, chicos)

– ¿¿¡¡Sí??!!

– SUPER BOWL!!!!!!!!!

– SUPER BOOWWLL!!!!!!!!!!!!!!!!!

– SUPER BOOOWWWL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

– SUPER BOOOOWWWWL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

– SUPER BOOOOOWWWWWL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

– HELL YEAH!

- Give me a hell, Elisha. - Gime a yeah, Peyton.

Cuelgas, y afirmas con la cabeza ante la mirada de aprobación de tu dude. O incluso un exploding bump. Vemos la diferencia, ¿no? Colegas sí, chicas no. Los sentimos, hembras, os damos todos nuestros fines de semana del año para fularnos. Éste está reservado. Así pues, vuelves tu concentración al partido, que es lo que mola. Sigue motivándote, teniendo conversaciones sobre la calidad de los dos equipos, lo difícil que está resultando placar a Big Ben y lo bien que baila Aaron Rodgers con el ovoide en las manos.

Y entonces, llega el descanso…

Anuncios

0 Responses to “Super BROwl: Primera parte”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: