Super BROwl: Review

La Super BROwl es… como un toro. Como un toro en un encierro. Y es que Jesulín parecía tonto al decirlo, pero, ay amigos, estaba hecho un poeta. Solo hay que recordar ese temazo, “Toa, toa, toa, te necesito toa”. Bravo. La cuestión es que la Super BROwl llega, enorme, bestial, inmensa, a donde ti. Te embiste con fuerza durante unos segundo (en realidad son horas, pero segundos parecen), y después te deja baldado. Agotado y sin saber que hacer. Miras atrás y la ves alejarse, como un toro corriendo hacia la plaza…

Los números lo indican, 9 11, estamos de encerrar.

Así es la Super BROwl y así la vivimos Gartzo y el menda, en maravillosa compañía. Hacer una crónica sobre el partido en sí, sobre la Super Bowl, me resulta harto difícil. ¡Qué partido! Por eso nos centraremos en como vivimos la Super BROwl en general, desde la tarde hasta la madrugada.

Por motivos de gerencia y calidad de imagen, tuvimos que viajar hasta la Green capital, que para los incultos que no lo sepan es Vitoria-Gasteiz. Dejar mi amada villa para ir a esa urbe maldita supone un sacrificio enorme, pero por la Super BROwl, cualquier cosa. Así pues, nos recibió Amidala1613 en la “estación” de autobuses y nos vimos dispuestos a seguir los mandamientos que habíamos predicado. Antes de nada, para tomar algo, nos fuimos a Green Bay. Sí, sí, como lo leéis. A Green Bay. Vale, que igual no era el Green Bay de Wisconsin, puede ser, que solo era un bar llamado Green Bay, lo acepto, pero ¡eh!, que no se diga: Estuvimos en (el) Green Bay. Eso sí, el dueño un poco chusteras, porque al parecer no ponía fútbol americano a menos que hubiera poca gente, alegando que si no se quejaban… ¡Pringau! Una de las fantasías no-eróticas, pero que podría dar pie a situaciones sí-erótico-festivas, que compartimos Gartzo y yo es la de montar un bar “que se te cae el ojo” con pantallas enormicerridas, mesas repletas de panchitos y buena música (¡y sin anuncios del spotify!). Y en esas pantallas de un gritón de pulgadas, football. A todas horas. ¡Anda que no molaría!

Desgraciadamente en (el) Green Bay de eso no había, así que tuvimos que ver el debut de Fernando Torres con los Samsungs, y después la magnifica, inapelable, incontestable e inigualable victoria del R. Madrid ante la R. Suciedad Sociedad. Pero no aguantamos mucho más, ya que, seamos serios, no moríamos de ganas. Las tripas nos regurgitaban y no del hambre, que algunos ya se habían saciado. Los nervios podían con nosotros, y por mucho que navegásemos por la internei solo un ovoide nos podía relajar. Y así nos fuimos a Chez Amidala, con nuestras gorras (pero sin pose R(omo)edneck), nuestros jerseys y nuestras recién adquiridas muñequeras donde poder apuntar las jugadas. ¡Bueno! Si ya se cagaba la perra con lo que nos motivábamos, y flipábamos, echando unos pases “a pelo”, con la muñequera en el brazo eso iba a ser la locura. Ya me veía cantando jugadas mientras la consultaba, a lo Tom Brady. El siguiente paso es liarme con una súper modelo, aviso.

- ¿Qué te pongo? – Una Super Bowl XLIV, por favor. – Marchando una de Saints @ Colts

Cuando pudimos, salimos a la calle, y a la luz de las farolas echamos unos pases, con huddles incluidos. Todo muy yuesei. Como no teníamos una buena hoja de jugadas (está en proceso) nos contentamos con un cromo de, atentos, Justin Bieber. Sí, a eso nos rebajó el mono. No voy a relatar por que Amidala, ya que ni Gartzo ni yo poseeríamos semejante documento, tenía dicho cromo, pero diré que era por una buena causa, y casi, casi, justificable. Pues así estábamos, “vamos a hacer la yustín biber (se dice BIIIIIIIIIIIIIIBER, no Bieber, subnormal de mierda), flequillo, pantalón, manga derecha. On three. Hut”. Yo corría la ruta y Gartzo me la pasaba. Que jugadas. Que estilo. Que maestría, sí, maestría. Recepciones a una mano en carrera y jugadas de engaño. Lo que aprende uno viendo Friday Night Lights y jugando al Madden. Hay imágenes. Hay incluso un video, un video en el que se puede apreciar la paciencia que la señorita tiene con nosotros y en el que no oculta ese “PFF” tan fácil de traducir: “Con vaya par de gilipollas que me he ido a juntar”.  Lo que pensaron las señoras que pasaban por allí sigue siendo una incógnita.

No estamos creando hype, ni mucho menos, o tratando de ganar visitas, como algunos pérfidos y malandrines insinúan. Simplemente lo comentamos. Lo añadiremos a esta misma entrada cuando lo tengamos listo porque nos está dando algún problema que otro. Será que somos unos cremas.

El vecindario estaba atelecido ante nuestra calidad, y seguro que más de uno pensaba “Pa’ que quiero ver yo la chuper bowl esa, si estos chavales lo hacen mucho mejor”. Fijo. Amidala, eso sí, fue un poco nena, y ni siquiera quiso hacer de Center para iniciar las jugadas… “¡Qué a aquí me conocen!”. MARICONADAS.

EDITADO Aquí está el vídeo por fin. Pura crema… (y sí, el motion está hecho con esa pierna a posta, para que se viera en cámara… ehem,,,)

Una vez pasó la calentada, nos volvimos a casa a ver como el tiempo pasaba cada vez más despacio. ¿¡Qué hacemos, pardiez, que hacemos!? Pues yo les pasé las fotos de Londres (sí, ahora, ya me vale) y las dos temporadas de The League, y luego nos pusimos Un Domingo Cualquiera, con Al Pacino dándolo todo, y el partido final. Si algún día hacen una biopic de Favre, por favor, que Dennis Quaid sea el protagonista. Es que Jack “Cap” Rooney es igualito. La peli además nos dejó la magnifica frase “este mineral se convertirá en acero de primera”, dicha en uno de esos palcos VIP durante el encuentro decisivo de la temporada. Magnifica. También nos pusimos Rudy, que es tan bonita.

Más o menos así

Después de una cenita cortesía de nuestros anfitriones, los nervios seguían in crescendo. No nos creíamos lo poco que faltaba, y las ganas que teníamos. ¡Qué empiece ya! Y a las 0:00, marcando el inicio del lunes, 6 horas antes de que nos tuviéramos que levantar, empezó la retransmisión. ¡Vamos! Todos al salón. Pantallón con el plus en HD y una mesa repleta de mierdas, como mandan los canones. Desgraciadamente, se nos olvidó hacer fotos, pero teníamos cortezas de cerdo (que ricas, tenían su parte dura y su parte blandita, que además estaba como fresquita), doritos, patatas fritas, pelotazos, ¡donuts de fresa!, filipinos, chips ahoy… Que rico todo. En los minutos previos hubo reportajes, mucha cámara aérea, nervios (y mala hostia) porque el sonido se solapaba, y más mala hostia aún cuando el sonido en ingles se iba, durante los parones, principalmente. Poner el audio de la retransmisión en castellano era duro, pero necesario.

La presentación de ambos equipos fue ES-PEC-TA-CU-LAR. De flipar, vamos. En la de los Steelers sonaba Knights of Cydonia, de MUSE, de fondo. Motivación por las nubes y no es mi equipo. Yo pensaba que la de los Packers no podía ser mejor, que Knights of Cydonia es la hostia en bicicleta y sin ruedines. Pero nada. Empieza la de los Packs y… BUENO. Wolfmother y su Joker and the Thief. La locura Josebas, todo el temazo. Si ya de por sí es bueno, el principio es perfecto para motivarte. Cámara girando alrededor, cambios de planos con los golpes de batería, mientras el tío del bigote echaba un speech motivandote (aún más) con las virtudes del equipo. Rodgers sacaba su sonrisilla de follador anal y Matthews mostraba ese par de cabezas que tiene incrustadas en los brazos. ¡VAMOS!

Y entonces vino el himno. Silence, please. Sale la Aguilera to’ emperifollada y se dispone a cantar. Gorra en el pecho y mirada al cielo. Alguna, víbora ella, se empeñaba en decir que desde el embarazo se parecía a Joaquín Reyes, con esos mofletotes. Nos da igual, leñes. Está güenorra y le dábamos nuestro amor. Y así empieza a cantar. Lagrimas a flor de piel y los pelos como escarpias. Solo nos faltaba cierta bandera que a alguien se le había olvidado. Y entonces, nuestro experto dice: “Un momento, ¿ahí no se ha colado?What? Pues no sé, ni idea, no me he fijado. “Que sí, que sí, que esta frase no la dicho” Pfffff, Joder Christina, en el evento más importante de los Estados Juntitos vas y la lías petardísima. Luego se excusó diciendo que si los nervios, que la presión, que si lo que importaba era el sentimiento y el amor por esta gran nación… Eso no la libró de una oleada de comentarios por Internet, a cada cual más divertido. Como el de @fauxjohnmadden, que comentaba que la versión de himno de la Aguilera cabía en un tweet, ya que tenía menos de 140 caracteres.

¿Porque me pitarán los oídos?

Y empezó el partido. Me sorprendió la señal, ya que siempre he pensado que los marcadores de la FOX son puta mierda, no me gustan nada y estos eran bastante majos, una barra inferior bien clara. La cuestión es que no era la señal de FOX, si no la de la NFL Network. Aparte, al principio hubo un par de parones que causaron las iras de nuestra anfitriona. ¡Ay, como se nota que está acostumbrada a la buena vida! Después de pasarte mil y un partidos viendo pixeles pelearse por otro pixel, con continuos parones, poder distinguir los pelos de la barba de Big Ben es todo un orgasmo para el paladar. Al principio tampoco se mostraban las líneas de scrimage y primer down, cagada fina… Pero bueno, así fue avanzando el partido hasta llegar al descanso.

Y con el descanso llegaron los Black Eyed Peas. Primero nos pusieron a Keith Urban, que llevaba una camiseta de “estoy to’ buenorro y ya puedo ser un yonkarra que todas las chavalillas palmean por mí”, enseñando pechamen y tal. Nunca un escote me dio tanto asquete. Luego también vimos a Maroon 5, más recatados en vestimenta, y que, sin ser de mis favoritos, me molan más musicalmente. Y por fin, el espectáculo. Rápidos como siempre, el escenario estaba montado en un pis pas, una especie de islas, con muchos bailarines por el campo. Y los BEP bajando del pantallón, con unos trajes futuristas, pads de diamantes, trajes de luces (no de torero, de luces de verdad), un “casco” a lo “¿Qué cojones?” y demás vestimentas ciencia ficción. A todo esto, ¿Cuánto les ha pagado Tron por la publicidad? Porque mother mine of the beauty love, que dicen los ingleses. Me viene ahora otra pregunta. Si la cámara está en el, digamos, lado Este del estadio, por lo que los BEP siempre miran hacía ahí, los del Oeste que hacen, ¿contentarse en mirarles los culos? Que bueno, el de la Fergie es entendible, a pesar de lo que algunos fariseos digan, pero el del resto. Apuf.

Para que elegir... Melosfo a los dos, ¡y listo!

La cuestión es que el espectáculo fue una puta mierda. Bueno, perdón, el espectáculo estuvo bien, decente. Pero como concierto, una grandiosa y puta mierda. Por favor, que estridencias, que gallos, que chillidos, que dolor de oídos, que manera de sangrar de las orejas. Ni siquiera Slash lo pudo salvar. El pobre lo tuvo que pasar fatal con la Fergie frotándosele en plan putita vietnamita. “Joder, joder, joder, que me estoy poniendo malo. Menos mal que la guitarra me tapa la erección”. Como también se comentaba por Twitter, los BEP son para escuchar en un garito a las 4 de la madrugada, en modo disco, borracho perdido, y así romperte y darlo todo. Cero conciertos, please. Que vuelvan el viejo y buen rock’n’roll.

Y la segunda parte llegó. Nervios, tensión, alegrías, cabreos, más nervios y más tensión, y por fin, éxtasis. En cuarto down, incompleto de Big Ben que decantaba el partido a favor de los Packers. ¡Vamos! ¡Campeones, campeones, oe oe oe! Bueno, que ilusión, que alegría, que felicidad. Mucho confeti (nosotros nos acordábamos del hijo de Brees, que lo miraba como si fuera lo más bonito y espectacular de mundo, con una cara de asombro, con esos cascos enormes. ¡Que ricura!), todos con sus camisetas de champions, una tía con gafas empeñada en entrevistar a Aaron Rodgers a pesar de estar rodeado de un gritón de personas. Pero jovena, vamos a ver, ya tendrá tiempo de llenarte las gafas de… Bueno, de darte esa entrevista más tarde, déjale en paz, que lo disfrute, y tú vete comprándote unos limpiaparabrisas para esas lentes, que los vas a necesitar. Apareció el cansino de Goodell, bla bla bla, Goodell muerete, estaba por ahí Barr Starr, mítico QB de los Packers, y llegó el Lombardi, de las manos de … ,QB de los Cowboys. Todos los jugadores tocándolo, sacándole fotos, besándolo, ¡ay que bonito es! Mark Murphy, el presi de los Packs, por fin coge el trofeo, lo alza y habla sobre lo bonito que es y todo eso. Ves subir a Aaron Rodgers por detrás y babeas pensando en lo que dirá, como lo celebrará y esas cosas.

Después de tres años, los reyes por fin se han dado cuenta de que quería un cinturón, y no más calcetines

¡Y pam! Se corta la señal. What? No es posible. No puede ser. No son así. No pueden ser tan HIJOS DE PUTA. Cambia a ver. Pon otro dial. No puede ser. ¿Pero vamos a ver? ¿Qué dan ahora? ¿El torneo de tenis de Shangai entre Eslovaquia y Kirguizistán? ¿Una peli chusteras? ¿Volley playa con chicas en bikini? No. No señores, no daban nada de eso, ni siquiera el clásico porno del plus, que aunque sea habría merecido la pena. Dieron anuncios. En vez de la entrega de trofeo completa, dieron anuncios. Anuncios, anuncios y más anuncios. Pero PUTA MIERDA. Seréis HIJOS DE PUTA. Que mala hostia se nos quedó a todos. Total, que entre pitos y flautas, se nos hacía tarde y al día siguiente teníamos que ir a trabajar/clase. Así que nos fuimos al sofá-cama (uno, en singular, Gartzo y yo compartiendo el sofá-cama) y sin mariconadas nos dispusimos a dormir una hora. Que muerte, por los cielos. Al día siguiente un cuto de muerte, y nosotros como dos tontacos en la estación de autobuses. Felices, eso sí, pero que muerte.

Así terminó nuestra Super BROwl, con un día de trabajo en el que parecía que estaba picando maíz de las cabezadas que daba. ¡Pero anda que no moló, ni nada! Hay que repetirlo sí o sí.

Y para terminar, un par de apuntes cortos que me acaban de venir a la mente:

–          Que alguien le diga a Mike McCarthy que el rotu Eding, si te lo vas a poner en la gorra, por detrás, se tapa, que si no, pasa lo que pasa, y el banquillo se descojona de ti porque tienes el cocorote cual compresa en plena regla…

–          Que alguien le diga a Rashard Mendenhall que vaya al oculista, que un día de estos, con un placaje fuerte se le van a salir los ojos. ¡Madre mía, que manera de abrirlos!

¿A vosotros que tal os fue?

- Se me ha congelado la sonrisa – ¡A mi los ojos!

 

Anuncios

4 Responses to “Super BROwl: Review”


  1. 1 Willy 9 febrero, 2011 en 16:06

    ¡¡¡No es Joaquín Reyes, es Cindy Lauper!!! xDDDD

    Willy

  2. 2 Masi 9 febrero, 2011 en 19:24

    Ala que vidorra os pegáis!!

    Yo la vi en casita con un colega (no aguantó hasta el final el pobre, claudicó a falta de 7 mins). Lo que más me jodió fue la cantidad de comida que nos sobró, por mi culpa mayormente. No me cabía nada con los nervios. Lo único que tomé fueron birras, en generosas cantidades, lo que unido a la falta de alimento acabó degenerando en una pequeña melopea xD.

    Con respecto al partido, pos felicidad inmensísima de ver a mis Packer ahí dándolo todo. Cuando se lesionó Rodgers en Detroit me pareció mu difícil que nos clasificásemos para PO siquiera, y acabar ganando…..apoteósico hoyga.

    La retransmisión del Plus fue para colgarlos de las pelotas.

  3. 3 555 9 febrero, 2011 en 21:16

    Mira, yo en vez de “hijos de puta”, había escrito ***** ** ****. Vosotros habéis sido más claros.

    Grandioso artículo, descojonante y acojonante. Si me tuviera que quedar con algo, seguramente sería la parte en la que decís que el concierto fue “una grandiosa y puta mierda”. Qué alarde de expresividad.

    • 4 Gartzo 9 febrero, 2011 en 21:30

      Gracias a los 3 por los comentarios, ¡que siempre hacen ilusión!

      Masi, me alegra saber que al final estuviste acompañado en la SB, aunque se rindiera cuando faltaba poquito. Verla solo no tiene tanta emoción. Felicidades, que sois los Champs 😉

      555, una de las ventajillas que tiene el que no nos lea tanta gente es que podemos decir lo que nos de la gana y ser “más claros” jajajja. A ti tampoco te va nada mal en eso, aunque alguna “riña” te hayas ganado. En fin, nunca llueve a gusto de todos y a veces la gente se da por aludida demasiado rápido. Un placer tenerte por aquí, y el haberte podido escuchar ayer en la radio ^^.

      Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: