La offseason es un peñazo

Estaba yo tan contento, escribiendo esta entrada ayer a media tarde. Y hoy, cuando me dispongo a subirla, veo que el mundo es un caos, y que es bastante probable que nos tengamos que cambiar de deporte. Sig, ¡siempre nos quedaran los poderosos Patos de Anaheim! Vayamos con la entrada, tal y como estaba escrita, que ya hablaremos de hideputas otro día.

Bueno, bueno, bueno, culebras, soy Charlton Heston… Esto, vaya, así no es como quería empezar. ¡Se me ha olvidado como empezar una entrada!

Maravillosa calidad técnica de hace unos años.

¡Ay, que dura es la vida sin football!, ¿verdad? Ha pasado ya más de un mes desde la Super BROwl, desde ese último partido que pone punto y final a cada temporada, y desde la última entrada nuestra, de las de verdad verdadera… Y es que se hace duro escribir cuando hay tan pocas cosas que contar. Necesitábamos un periodo de reflexión interior, viajes al Tíbet, dejarnos barba y pelo largo y tocar la flauta en la boca del metro, junto a un chucho sin vacunar… Esas cosas. Una vez nos dimos cuenta de que así no íbamos a ningún lado, y nuestras madres dijeron “mientras vivas bajo mi techo, mando yo”, pues nada, de vuelta a la rutina. También los temas académicos tuvieron algo que ver. Yo puedo decir, a partir de ayer, que ya soy ingeniero técnico en diseño industrial con todas las de la ley. Felicitaciones en forma de favores sexuales, por favor, no quiero palabras vacías. Y habiéndonos excusado sobre este vacío literato y poético, que a buen seguro muchos habréis agradecido, y que ha sido rellenado por los maravillosos textos de nuestros compañeros de afición, vamos al meollo, al tema. Al turrón, que a mi todavía me queda en casa.

Solo con las que tosen, chavales...

Decir que la NFL está on fire es mentir cual puta vietnamita que afirma no ser del Vietcong. La NFL, a día de hoy, es un muermo. Las noticias más interesantes son los arrestos de colgados que conducen borrachos, saber si Mark Sanchez se ha fulado a otra chavalilla, y cosas por el estilo. Fuera de eso… Pues el Combine.

Por si no lo sabéis, el Combine es una serie de pruebas que realizan los jugadores que van a entrar al draft antes que se celebre el mismo. Grosso modo (que no a grosso modo), consiste en realizar diferentes ejercicios, diferentes postas, en las que se muestra la habilidad de cada atleta. Carreras de 40 yardas, levantamientos de pesas, lanzamientos de pase, recepciones… No todos los jugadores lo realizan, algunos apuestan por pasar de ello, dejar que los videos hablen de su calidad, y jugárselo todo en el Pro Day. Es el caso del QB Will Gabbert, quien ha decidido no participar, al igual que hicieron en su día Matthew Stafford o Matt Ryan, por ejemplo. No les fue mal, y teniendo en cuenta que Gabbert está considerado de los mejores QBs de un draft parco en ellos, a saber que puede salir de esto.

En este combine ha sobresalido la figura de Cam Newton, vigente ganador del trofeo Heisman, que premia al mejor jugador universitario. Es lo normal, ya que los quarterbacks siempre son los más destacados y buscados, los más notorios. Sin embargo, muchos consideran que no es el mejor jugador en la posición, que no deja de ser un negraco fuerte y que pasa lejos. Ya he mencionado a Gabbert, pero también pulula por ahí Ryan Mallet, quien a pesar de sus buenos resultados en las pruebas realizadas tiene una pequeña gran tara: En la entrevista con los medios, montó un pitote cuando le preguntaron sobre “presuntas” acusaciones de consumo de drogas. Se mostró evasivo y muy reacio a contestar de manera agradable. Al contrario que Newton (el jugador, no el físico que te jodía la vida en Bachiller) quien es todo sonrisas y buenas caras con la prensa. Este carácter problemático le ha hecho caer en los mock drafts, una especie de predicciones de lo que pueda pasar.

Darle o no darle, he ahí la cuestión...

Sin embargo, los candidatos a pick 1 de este draft no son quarterbacks, si no jugadores defensivos. El mejor situado es Patrick Peterson, mala bestia de cornerback que asombra al respetable. Prince Amukamara es otro CB destacado, así como jugadores de la línea defensiva: Nick Fairley, DT, y Daquen Bowers, DE. También anda por ahí Julio Jones, un WR la mar de reshulón. Pero vamos, todo esto lo digo de refilón, por lo que leo, que yo de NCAA poco o nada. Viendo el plantel, entra en conflicto la elección en el draft. Optar por el mejor jugador posible o el que mejor se adapta a las necesidades de tu equipo. Ejemplo claro se vio el año pasado, en el que Ndamukong (ya lo escribo sin mirar y todo) Suh era el mejor jugador, pero los Rams eligieron a Sam Bradford, al tratarse de un QB, sobre el cual se podría construir el equipo.

Dejando a los novatuelos que, esperemos, nos sorprenderán la temporada que viene, el meollo del asunto está en las negociaciones entre jugadores y jerifaltes, para saber quien gana más pasta. Me imagino reuniones con los negracos a lo Cuba Gooding Jr. bailando y gritando “enséñame la pasta”. Poco más vamos a comentar al respecto, básica y principalmente porque no tenemos ni zorra. Paseaos por los blogs de Doble Cobertura, que sus informan bastante mejor. Pero dando nuestro particular, e hilarantemente desinformado y seguramente erróneo, punto de vista, ambos son uno grupo de ricachones que quieren más pasta. Joder, ganan billetes a espuertas y quieren más y más. La cuestión es que los que se dan de hostias, los que se rompen cuellos, rodillas, clavículas y cabezas son los jugadores. Los jefazos se quedan en el palco viendo el partido, mientras rubiazas cachondonas les llenan sus grandes copas de coñac, que salpicará al agitarse, y les encienden sus putos (quería poner puros pero ha salido putos. Queda mejor) Monterrey. Monóculo en ojo y sombrero de copa, por supuesto. Así que desde Monday Night Blog apoyamos a los jugadores, que son los que nos hacen vibrar, e incluso nos sacan alguna pajichuela. Y que oye, yo me compro una camiseta de Aaron Rodgers, no de Jerry Jones. ¡Donde va a parar!

¡Vayamos a ver el partido con estas putas! Es más, ¡olvidate del partido!

Así que, con todo este lío del lockout, no hay traspasos. Se cesan algunos jugadores, otros renuevan, pero no hay trades. Y así está Carson Palmer, por ejemplo. El Nightwing entre Batman y Robin. El que tenía que hacer jugar a los Bengals y vaya, que se le olvidó como iba esto. Dice el muchacho que está harto, que ese equipo es un despiporre, y que o le ceden a otro equipo, o se retira. Que tiene pasta para poder vivir. Así de fácil. Esto abre la veda de quarterback, que tan bien está describiendo Mariano “llevo tirantes con estilo” Tovar en su blog, Zona Roja. Hay varias peritas en dulce, que puede revolucionar el mercado. Al principio también se metía a Kyle Orton en el saco, pero las recientes declaraciones del nuevo coach de los Broncos, asegurando que su QB es Orton y solo Orton, que a Tim Tebow le pueden dar por su agujero de fraile, cierran las puertas a un posible traspaso. Pobre Doble T, de estrella a estrellado. Parece que tras la marcha de McDaniels nadie, salvo los que pertenecen a Yísus, le quiere en los Broncos. Así que queda Kevin Kolb, quien estaba destinado a sustituir a McNabb este mismo año, y que se ha encontrado con el huracán Vick. Y claro, otro año más en el banquillo… pues como que no le hace ilusión. Normal. Y muchos se lo rifan, ya que es un QB que, las veces que ha jugado, ha demostrado saber hacerlo. La cuestión es, ¿es valido para un equipo como quarterback titular durante toda la temporada? Tinuninuninonin

Y bueno, dentro de estos QB que pueden dar que hablar en el mercado también está mi queridísimo Alex Smith, el Smith de verdad. ¡Que sin Smith no hay beso! Ahora mismo los 49ers tienen a Cocher (Carr) como único quarterback, ya que tanto Troy como Alex son agentes libres. A final de temporada parecía seguro que ambos se iban a la calle, y que los Niners ficharían a un nuevo jugador. De hecho, sonaba muy fuerte Kolb, ideal para la West Coast Offense que se practica en San Francisco. La llegada de Trent Baalke y Jim Harbaugh parecía no cambiar nada, ya que ambos dejaron claro que no creían tener a su QB titular en la plantilla. De hecho, muchos pensaban que lo mejor para Alex era un cambio de aires, que podía triunfar en otro equipo, sin el peso de 5 años de fracasos e interrupciones. Cualidades tiene para ello. Sin embargo, últimamente Harbaurgh, hermanísimo del coach de los Ravens y que gozaba de gran prestigio como entrenador de Stanford, equipo universitario, se está deshaciendo en elogios hacia Alex Smith, comentando que es un gran QB y que su veteranía y conocimiento de la plantilla le hacen ganar muchos puntos. Los 49ers tienen la séptima elección global del draft, así que aún pueden coger buenas cosas. A saber que puede pasar.

Y entonces, ¿hago fuerza y sale todo? ¡Qué maravilla!

Con esto creo que podemos dar por terminado nuestra vuelta al ruedo. Un pequeño resumen sobre lo que acontece en la NFL estos días. Esperemos tener más actualizaciones en los próximos días, no seremos tan vagatas. Palabrita.

P.D: Oh, sí, casi se me olvida. No quería dejar la entrada sin hablar del tema más caliente del momento: Tom Brady. Que Tom es un grande de la farándula no lo puede dudar nadie. Y ya dejamos claro que le envidiamos como no lo hacemos con otro ser humano. Envidia que casi llega al odio totalmente racional, ya pudiéramos tener a esa señora. Como bien sabréis, a menos que el alcohol ingerido os haya hecho olvidar, se han celebrado los carnavales. Y si tú piensas en carnavales, ¿qué lugar te viene a la mente? Exacto, Río de Janeiro. Adivinad que hembra de buen ver es brasileña: Exacto de nuevo, la churri de Tom, Gisele “diosa bajada a la tierra” Bündchen. Así que ahí se fue la pareja, a Brasil, a celebrar los carnavales. Y claro, semejante dúo es noticia en todo ámbito de prensa, deportiva, de corazón y hasta política. Así que mil fotos del feliz matrimonio. Llega pues el punto gordo. Con todo lo que ha dado que hablar la pelambrera de Tom, con los pollos que se han montado, con Bieber (se dice Biber, no Bieber, eh, chavales, atentos), Moss, y la madre que los trajo… Brady aparece asín. Del bailecito que se marca no vamos a decir nada. Tom… eres un hidolazo. Eso sí, ¡eres el hidolazo más hijodeputa y suertudo jamás visto, cabronazo!

Anuncios

0 Responses to “La offseason es un peñazo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Follow us on Twitter


A %d blogueros les gusta esto: