Posts Tagged 'Football'

La ley de Murphy es una mala puta

Las probabilidades de que una tostada caiga del lado de la mantequilla son proporcionales al precio de la alfombra”, @Internet

Siempre he querido empezar un artículo con una cita, da mucho caché”, @Nuere16

Es lo que tiene, en ocasiones, el trabajo. Que te aburres y te pones a buscar las cosas más extrañas. Como la ley de Murphy, esa de que la que todos hemos oído hablar. Básicamente, el bueno de Murphy venía a decir que si algo puede salir mal, así será (lo de la segunda cita es porque soy subnormal y este artículo es para hacer reír, no le busquéis más (o algún) sentido a eso).

Luego te vienen científicos ganadores de premios Ig Nobel (que no Nobel a secas, cuidado ahí) a decir que si la tostada cae por el lado de la mantequilla es por la altura de la mesa, el tiempo de vuelo tostadil, y la rotación terrestre cuando la luna está alineada con Saturno. Y que claro, siempre te acuerdas más del hambre que se te quedó por no comerte esa tostada que cayó malamente. Lo normal, vaya.

¡Gato + tostada = VUELO ETERNO!

¡Gato + tostada = VUELO ETERNO!

¿Y a mí qué me estás contando de Murphy, mantequillas, vuelos y rasantes, Nuere, si he venido aquí a leer de football (Animalicos, en este blog se habla de lo que me salga del cimbrel)? Pues ay amigos footballeros, que en el football, y sobre todo en las ligas fantasy, la ley de Murphy es el pan (con o sin mantequilla) de cada jornada. Y como uno es de Bilbao de toda la vida, más chulo que un 8, os traigo la prueba fehaciente de ello, en forma de 7 leyes de nombre rimbombante que lo van a petar en el próximo encuentro footballistico:

La tendenciosa casualidad de los Keepers lesionados:

Empezamos por el principio. Bueno, más bien por el final. En algunas ligas se tiene la opción de mantener un número variable de jugadores de cara a la siguiente temporada. Esta elección es largamente meditada, pues de ella depende afianzar la base de tu futuro equipo.

¿Y dices que los pick 6 son malos?

* Entonces tu WR1 hace un slant y… – No tengo ni frostis de lo que me estás contando

Así pues, te decides por esos jugadores sobre los que depositas todas tus esperanzas, desechas a otros, en muchas ocasiones con gran dolor de corazón, y cruzas los dedos para que su siguiente temporada vuelva a ser tan buen a como la anterior.

¿Pero qué pasa? Que estás jodido, porque uno de esos jugadores que guardas como oro en paño se va a lesionar. Mentalízate, es así. Igual se salva de los training camps, igual se salva de la pretemporada, pero llegará un momento en el que ese jugador se lesionará. Si tienes suerte será una lesión de un par de semanas, pero prepárate para un IR del tamaño de Alaska.

La habilidad demoníaca de tu antecesor en el draft para robarte tus caprichos:

A la hora de afrontar un draft existen diferentes estrategias. Por un lado, está el estudioso del football, que analiza los prospectos, las bye-weeks, los rookies y toda la hostia, se apunta nombres y elige todo en menos de 10 segundos porque saben lo que quieren, cuando lo quieren y como lo quieren. Por  otro lado, está el que pasa bastante un poco del tema y dice, “Pero si ya elegiré en vivo, si tengo un minutazo”. Lo que se dice vivir al límite, vaya. Sea tu perfil el que sea, siempre tendrás por delante, justo un puesto antes, algún hijodeputa que te va a robar todos tus caramelos.

Y así te encuentras en tu casa, a la hora acordada, con varias ventanas abiertas en tu ordenador para poder ver los stats de tus objetos de deseo susurrando “Watty watty, ¿quién te quiere a ti, jota jota? ¿Quién te va a draftear? ¡Yooooooo! ¡Animal, que eres un animal! ¡Mala bestia!”. Y te crees muy listo porque todos están drafteando jugadores ofensivos y tú eso ya lo tienes cubierto. Les vas a adelantar por la derecha, saludando con sonrisa de fucker y entonces… “Pakitos Ducks drafted JJ Watt”. El portátil a tomar por culo, el vecino dando bastonazos por los gritos y tu madre/novia/mujer entrando en tu cuarto a ver qué te pasa.

AAAAAAH EN TOAS LAS GAFACAS!!!!!

¡¡¡¡AAAAAAH EN TO’AS LAS GAFACAS, FURCIA!!!!

Bueno, bueno, bueno… calma, reacciona Nuere, qué no pasa nada. ¿Yo? Tranquilo. Respira.Drafteas a otro DL que tenías ojeado y recitas tu mantra zen. Pero eso se repetirá seguro, ya sea con un WR rookie al que tenías cariño o un QB que pensabas que nadie draftearía

La fatalidad semanal de los MVP de la jornada:

Nunca te enfrentas a un Aaron Rodgers con 2 INT, cosa que no pasaba desde que Favre enseñaba la pilila. Ni te enfrentas a un Antonio Ramiro Romo post-cena de acción de gracias que canta más que los cuervos de su película favorita (me refiero a Dumbo, duh?). Y por supuestísimo nunca jugarás contra un Lynch embajonado, sin huecos en la defensa o contra un Calvin Johnson al que le quitan TD por nuevas reglas incomprensibles.

No, no, no… Eso no te va a pasar. Te enfrentarás a un Manning (el bueno, no el Elishalite) que se saca 7 TD de la cicatriz del cuello (y ojo, solo a Manning si tienes suerte, si no al combo Manning+Welker), a un DeMarco Murray al que le gusta aviolinar a carneros desprotegidos o a un Victor Cruz en uno de esos días en los que le da por mover las caderas, repetidas veces.

Porque cuando mires la alineación de tu contrario, verás que con dos jugadores ya te ha hecho 70 puntos mientras que tú te conformas con que McFadden corra 9 yardas y lance un pase, ¡UN PUTO PASE!, de TD. ¡QUE YO LO QUE QUIERO ES QUE MI RB CORRA!

La volatilidad inherente de los WR de tu plantilla: 

Siempre se ha dicho que los receptores están hechos de otra pasta. Con su ego, su divismo, su talento desperdiciado. Les ver realizar sus recepciones imposibles, sus celebraciones hilarantes y sus más recientes quejas de nena malcriada por un pass-interferance no pitado… Y piensas, “¡qué bueno es el hijoputa y que tonto también!”.

Habla chucho, que no te escucho

Habla chucho, que no te escucho

En tu liga fantasy pasa parecido, solo que el tonto eres tú. Porque te dices, “Mike Wallace… Mikey, colegui, tú este año lo vas a petar con los Dolphins, ¿eh? ¡¡¡Wallace Wallace!!!”. Pero no. El puto Mike Wallace recibe un balón para 8 risa-yardas y cero mofa-TD  y tú te comes los mocos. Así que le sientas, por quejica, y pones en su lugar a Miles Austin, James Jones, Nate Burleson o cualquier otro receptor que tienes en la reserva.

¿Y qué pasa? Pues que tu nuevo receptor hace 3 miseros puntos, y gracias, mientras que el Wallacito de turno se ríe en el banquillo, con 150 yardas y tropecioentos TD. Así son los receptores, divinos bastardos a los que sustituirás tras dos partidos malos para que se salgan en el banquillo, mientras que sus remplazos te la juegan con ridículas actuaciones.

La inoportuna concordancia entre lesiones y descansos:

Has sido un tipo previsor. A pesar de eso compañero que mediante malas artes te ha robado tus juguetes, te las has ido apañando para confeccionar una plantilla competitiva, capaz de sortear las bye-week con solvencia.

Pero no, amigos, no. Porque cuando lleguen las semanas de descanso, ese jugador destinado a sustituir a tu RB titular tiene una conmoción, mientras que ese WR con el que nunca acertabas tiene un dedo roto (¡MARICÓN!) y a tu TE no le pasan ni en los entrenos. Así que ya puedes rebuscar entre la morralla libre, a ver si encuentras algo decente.

Asúmelo, la plaga de lesiones te azotará durante el periodo de las bye-week, haciendo cuasi-imposible competir con garantías.

El abultamiento sobredimensionado en jornadas inservibles:

Cada liga tiene su método, su número de jugadores, puntos por TD, etc, etc. En la mía, actualmente, un buen resultado es estar entre los 110 y 130 puntos. Con eso puedes aspirar a la victoria. Por supuesto hay jornadas muy buenas (con 160 puntos) y jornadas muy malas (en las que no llegas a los 80).

PeytonManning-2

– Nuere majo, este TD va por ti! + ¡Calla maricón! ¡Mira qué mano de sarasa tienes!

Lo que sí que es seguro es que cuando alcances tus mejores puntuaciones, no te servirán para nada. O sea, sí, ganarás y estará guay, que bien, pero tu contrario habrá sacado 90 puntos, por lo que tu pedazo de jornada será como los goles de Cristiano Ronaldo cuando el Madrid gana 5-0, para maquillar las estadísticas…

Eso sí, le semana siguiente, cuando tu rival te haga 110 puntos, olvídate. Olvídate porque entonces no llegarás ni a los 100. Y por supuesto, cuando hagas 150 puntacos tu contrario hará 152. Hagas lo que hagas, estás muy jodido.

La diosa fortuna, protectora de los vagatas de la liga:

Todos tenemos un vagata en la liga. En mayor o menor medida, siempre hay uno. Y da igual lo que te esfuerces, lo que busques, lo que insistas, alguno, poco a poco, se dejará llevar e irá pasando progresivamente de actualizar la alineación. Esto pasa sobre todo al principio, en las primeras ligas, con gente novata. Arrastras a un amiguete para llenar los huecos y al final éste pasa del tema.

Y ahí entras tú, que te enfrentas a  un equipo que tiene a su RB lesionado, otro jugador “questionable” y otros dos en bye-week. JO JO JO, te dices. JO JO JO, te relames. “Equipo abandonao, partido regalao”, cantas. Iluso.

Porque ese abanderado de la potra mundial, ese amiguete al que has intentado timar con trades imposibles, tiene a Reggie Bush y Jimmy Graham sanos, en estado de gracia y tocados por la varita, y con eso le vale para violarte con violencia y frenesí. ¿Y lo peor de todo sabéis qué es? Que tu amigo, el legítimo propietario de ese equipo, ni siquiera sabe que te ha ganado, ¡que se enfrentaba a ti!, que tenía a Vick Ballard lesionado o que en football hay bye-weeks y hay que estar atentos a eso…

Anuncios

BROndon Calling y demás mierdas. Segunda parte.

  • ¡Oye Bro, tengo una idea pistonuda!
  • A ver, sorpréndeme.
  • Vamos a escribir la entrada como si aquí no hubiera pasado nada, sin ninguna clase de saludo especial. ¡Así la gente no se dará cuenta de que llevamos eones sin escribir ni frostis!
  • ¡ERES UN PUTO GENIO!
  • FUCK YEAH!

Bueno, bueno, bueno, muchachotes, aquí estamos los Bros del lugar con Nuere al aparato dispuestos a seguir contandoos como fue nuestra fantabulosa aventura en tierras londinenses. Así que coge el bombín, cálzate ese monóculo y prepara a leer este texto con el mejor acento british que tengas, WANKER!

Como ya sabréis, o no, mi Bro Gartzolicious está haciendo las Américas versión moderna, que es básicamente irse a Londres a ver si encuentra curro (y ya que está, una putica que le cuide (siempre que me pase mi examen psicotécnico, claro (la putica, mi Bro lo pasa por debajo de la pata (Tengo ganas de abrir un cuarto paréntesis, que me está quedando chuli este invento (jiji (si se rie jiji la chupa (¡pues que claro que la chupo!))))) (A ver que cuente si llevo bien el número de paréntesis))). ¡TOMA MORENO, OCHO PARENTESIS, NIU WOL RÉCORD! Récord de suPnormalidad, quiero decir.

35 neuronas menos.. ¡Y BAJANDO!

35 neuronas menos.. ¡Y BAJANDO!

Por donde iba (joeee, sí que volvemos con fuerza), ah sí. Pues eso, como mi Bro ya estaba instalado en Londres, me tocaba a mí hacer el petate e irme al aeropuerto de la ciudad más bonita del mundo (Bilbao, no Londres). Iba yo con mi jersey de los Packers, a ver si veía a algún otro colgado rumbo a Londres pero nada, ni un alma. Ni siquiera chavalitas dables en el avión. Desastre. Así que llegué a Heathrow, sin mayores contratiempos, me hice un par de pajas en honor a un colega jmuy fan de los aeropuertos y puse rumbo a Fulham, donde me esperaba mi colegui de aventuras, mi luna y mis estrellas, mi compañero de Golden Gates y Eiffel Towers.

Después de enseñarme su pisito molongui donde estaba viviendo, y tomarnos una birrilla (que yo ahora soy muy macho y bebo cerveza), ya que estábamos, nos fuimos el trío vascongado a cenar con unos amiguetes míos que tengo yo en Londres. Uno de ellos, cuyo nombre no diré pues cuida mucho de su imagen en las redes sociales y aparecer en este blog puede hacer que caiga al más infecto de los barros, me había recomendado una hamburguesería en la que servían “la @BarRefaeli de las hamburguesas”. ¡ojo!

A ver, más grande: ¡OJO! ¡OJO! ¡OJO! Los que me seguís en Twitter (un aplauso desde aquí, valientes que aun os mantenéis incluso a pesar de las mil gilipuarteces) sabéis que Bar y yo mantenemos una relación… complicada. Ella cuelga fotos en Instagram en las que sale con un nivel de dabilidad que se out of charts, yo le digo que está muy buena, ella pasa de mí, yo me cago en los cielos, aparece Karlie Kloss con una foto nueva, le declaro mi amor, en mi cabeza Bar se pone celosa, aparece mi bro sureño @Caleion para decirme que KK es suya, Bar sube otra foto… En fin, el amor, chicos, que es un mundo muy complicado… Todo este tostón para decir que a mí ♥Bartxu♥, porque yo la llamo ♥Bartxu♥, me pone a más no poder. O sea, RRPRRRRÁ elevado a la brutalisima potencia. Así que prometerme una hamburguesa que era “la @BarRefaeli de las hamburguesas” (así, literal, con arroba y todo (mi amigo anónimo, a pesar de su imagen social tan cuidada, también es bastante supnormal, se ríe por lo bajini en el curro mientras juega al #Triviados y tal)) era algo muy a tener en cuenta. Y ahí que fuimos, el trío más mis dos colegas en busca de la hamburguesa BarRefaeliesca. Sin embargo, el destino es caprichoso y no quería que paladease semejante manjar, al menos no sin esperar ¡DOS HORAZAS! hasta que tuviésemos mesa. Pero no pasa nada, nos fuimos a tomar una birra y pista.

No lo decimos nosotros, lo dicen las pancartas... hechas por nosotros.

No lo decimos nosotros, lo dicen las pancartas… hechas por nosotros.

Charlamos, nos pusimos al día, todo guay, y por fin pudimos ir a cenar. Combo de hamburguesa con patatas fritas, aderezadas con romero, que estaba jodidamente bueno, la verdad. En un estado estomacal mucho más adecuado nos fuimos a gozar un poco de la noche londinense. Nos os narraré toda la noche, que bastante peñazo llevo ya. Solo diré que hubo más cervezas (checas, japonesas, españolas (sí, vete a Londres para tomar una puta Estrella Damm (Yo no, ¿eh?)). Ahora que lo leo, que pena que fuesen cervezas y no zorrillas), mariconas que bebían mariconadas, grupos de mujeres que te pueden comer, bares de jevis, más cervezas, uno del Atlético de Madrid que portaba muy orgulloso su camiseta, una amiga suya que tenía un apretoncete (apretoncete, dígase de la que no está mal, pero tampoco es la repanocha. Vamos, que tú le dabas, pero tampoco te ibas a esforzar demasiado por conseguirlo (¡MIS COJONES QUE NO!)) y una vuelta a casa en bus… Por no olvidar la odisea de hinchar el colchoneto teniendo uno de los dos agujeros sin cerrar. ¡NIVEL BROs!

El domingo amaneció poco a poco. Con calma, sin prisas, tranquilamente. Mi Bro y yo teníamos planeado llegar a Wembley sobre las 14:00 hora zulú para ir metiéndonos en el ambientillo, mientras que la Lady, que es un poco pussy, pasaba de esas mierdas y tenía claro que iría directamente al partido. En su defensa diré que… ¡JAJAJAJAJAAJAJ EN SU DEFENSA DIGO, LO LLEVA CLARO! Ejem. Pero antes de todo eso nos fuimos a tomar un brunch. Bueno, bueno, bueno, pensaréis, vaya par de maricones. Pues no. Porque fue un brunch en plan BROs. Guy love, #NotGayAtAll y eso. Nos comimos los huevos, pero nada más. O sea, los huevos de gallina, no el sacrosanto lugar donde nuestro néctar del amor se almacena en forma de grumo. La verdad es que los susodichos huevos estaban muy buenos. Y este comentario tan sacable de contexto me recuerda lo dura que es la vida de los tíos a los que nos gusta el pepino. El pepino hortaliza, el cucumis sativus. No podemos ir diciendo, “pues a mí me encanta el pepino y cuanto más crujiente mejor” porque no, porque a mí me dicen eso y soy el primero en descojonarme, así que imaginaos si lo digo yo. La única vez que hablé con libertad sobre mi amor por los pepinos, la hortaliza, fue con una zagala y ella compartía mi opinión con frases tipo “sí, a mí me encanta el pepino”. No os podéis imaginar lo que me costó contenerme. En fin, además de la calidad culinaria, el sitio estaba lleno de pijas londinenses del barrio de Chelsea, braguetazos en potencia. Lo cual siempre ayuda.

Agüela, ¿A usted como le gustan los huevos?

Agüela, ¿A usted como le gustan los huevos?

Pero bueno, volviendo al partido (Aaaaahhh, que esta entrada va de un partido…), mi Bro y yo nos dirigimos rumbo a Wembley con los nervios previos normales en unos jóvenes y núbiles muchachos como nosotros. En el metro poco a poco íbamos viendo más jerseys y después de la clásica maniobra de “salgo del metro como que no quiere la cosa porque me he colado, pero oh espera, que no, que no nos hemos colado, así que vuelvo a entrar, pero a otro vagón, como que no quiere la cosa de nuevo” a la que llamaremos “the Brows in the tube move”, por fin llegamos a Wembley. La salida de la estación, como siempre, espectacular. Llegamos a las dos en punto y ahí estaban @Jmx_Smoke14 y @dikzaragoza, con sus jerseys de Patriots y Steelers respectivamente, esperándonos. Y por ahí anduvimos, riéndonos de Sánchez y de los que llevaban su dorsal, de los Ponderfull of fat a los que costaba más saltarlos que rodearlos y de ciertos sombreros gomaespumicos de dudoso valor estético.

No quisimos tomar parte en los drills  que había montados, porque tampoco había que humillar a los pobres pánfilos que estaban ahí haciendo el ridículo. Vale que no aciertes en el agujerito, tron, pero colega, ¡qué has lanzado el pase fuera del puto recinto! Me sorprendió ver varios tipos de pruebas que no recordaba de la anterior vez. Pases, kicks y snaps. Y mirásemos donde mirásemos ni uno atinaba. Tras una cervecita a precio de grumo de BROs tranquilamente sentados en un prao, nos separamos de @Jmx_Smoke14 y @dikzaragoza y nos pusimos a pajarear por los aledaños. “Pues yo a esa le daba”, “Ojo a esa patriotilla que le clavaba todo mi mástil”, “¡Ni una sola vaquera a la que domar con mi lazo, BRO!”, “¡Pues en Wisconsin solo hay vacas y gordas, BRO!”… Las clásicas conversaciones de BROs, a ver si os vais a pensar que estamos siempre hablando de cosas cultas…

Metes cuatro filtros y ya eres fotgrafo po'fesional

Metes cuatro filtros y ya eres fotgrafo po’fesional

Ya por fin entramos en Wembley, que sigue siendo una pasada, aunque no alcanza la magnitud del nuevo San Mamés (de Bilbao de toda la vida, pues). Teníamos unos sitios similares a los de la última vez que estuve (El Denver Broncos “@” San Francisco 49ers, con Tim Tebow (¡OJO!) y Troy Smith (¡DOBLE OJO!) a los mandos de las ofensivas). En uno de los fondos, lo más escorados posibles. Disfrutamos del carrerón de Adrian Peterson, un TD de Le’veon Bell (putos nombres de negros) con voltereta incluida, la recepción de Greg Jennings y ese drive final tan de Big Ben que acabó con fumble. Del partido poco voy a decir, pero a mí me encantó. Los que digan que fue una mierda será que han visto mucho football, pero para mí tuvo emoción hasta el final y eso es lo que cuenta. Vamos, ese último drive con Big Ben lanzando pases a diestro y siniestro, con los BROs instándole a gritos para que hiciera el spike más rápido (puede que también le llamáramos puto gordo en el proceso, quien sabe) no me lo quita nadie. En los detalles técnicos no vamos a entrar, que ya sabéis que somos unos inútiles y no tenemos ni idea, pero simplemente nos sorprendió lo cerca de la caja que jugaban los safeties de Pittsburgh, supongo que siempre pendientes de AD.

Por supuesto cumplimos la tradición de llevar pancartas molonguis, que posiblemente ya habréis visto por Twitter. En una de ellas alabábamos las virtudes de Christian Ponder (y no me refiero a su supuesta belleza, según cierto sector femenino) y en la otra hacíamos un llamamiento a la cordura en el podcast de @FootballSpeech. Los que estaban a nuestros alrededores coincidieron en que éramos los mejores del lugar. Que sí. Que lo dijeron. ¡PERO QUE ES VERDAD!. Pero la puta realización no nos enfocó, porque prefería centrarse en garrulos disfrazados de vikingos y putillas dables. Muy injusto todo.

¿Has dicho cereza?

¿Has dicho cereza?

La vuelta a casa fue tranquila, paciente y poco a poco. En el metro un par de aficionados a los Steelers lloraban sus penas, pero se consolaban con que Baltimore apestaba… Mi pobre Bro sufría sin saber lo que hacían sus Cowboys, aunque un afable vejete le había spoileado que al menos un TD habían anotado. Esto me recuerda lo que me sorprendió el número de personas mayores con jerseys, más o menos antiguos, de fútbol americano. Una pasada, vaya. Siempre es bueno que la afición perdure, pero vaya, me chocó ver tanto abuelete en Wembley disfrutando de la jornada.

Por fin llegamos y nuestros temores se hicieron realidad. Queríamos disfrutar del partido de los Cowboys usando mi cuenta de Game Pass, pero mi Bro creía que ese partido lo daban por Sky, por lo que la señal del Game Pass estaría bloqueada… Y así  fue. Así que nada, un stream para ver el final, con toda la desesperación, ira, enfado y mala uva que eso le causó a mi pobre chicovaca preferido… Mientras, Amidala y yo nos reíamos por lo bajini, sin que se diera cuenta para no cabrearle más, y consultábamos nuestras fantasys en busca de la victoria (Que en mi caso llegó, en las dos ligas además).

Para cerrar la noche nos vimos el último capítulo de IT Crowd, tan maravilloso como siempre. Un final muy guay y muy bonico porque además fue una de las primeras series, si no la primera, que me pasó mi Bro allá por los tiempos universitarios… Seguimos un poco el partido entre Patriots y Falcons, pero yo estaba ya para irme a la cama. Gartzo, en cambio, se quedó, que quería ver el finalaco de Breaking Bad en directo. Al final no pudo ser, que no encontró enlaces de calidad.

Y ya el lunes a la mañana pues mariconeamos un poco por Londres, fuimos a la tienda de Nike, hicimos el tonto con los cascos, nos comimos unos pancakes muy sabrosos y para terminar hicimos la paradita obligatoria en Forbidden Planet, donde añadí un par de piezas a mi ya de por sí abultada colección. Cualquier día me echan de casa. No, mis padres no, los miles de cómics que tengo…

Y ya que estamos os cuento también el viaje de vuelta, sin problemas, con una milf argentina, creo, muy dable, otra chavalita de fuera de la UE con un apretón gracioso y una azafata petable que también cogió el autobús desde el aeropuerto. Autobús en el que también iban un Clay Mathews III y un Andrew Luck, por cierto. Yo era el idiota que andaba tuiteando sobre el azafato maricón y riéndose por lo bajini.

Maravilloso fin de semana, como no podía ser de otra manera, en el que vimos jugar a Adrian Peterson, Troy Polamalu, Big Ben y Jared Allen entre otros… Casi nada. ¡Ahora cuando abra un blog llamado “Yo vi jugar a Adrian Peterson” sí que será verdad!

Como la nueva interfaz de WordPress es mierda pura, os quedáis sin video insertado. Pulsad aquí, motherfuckers!

Cool! Cool cool cool!

BROndon Calling y demás mierdas. Primera parte.

Hola a todos. ¡Qué gusto da volver a ser libre!

¡Ah! que a lo mejor no lo sabéis, y apuesto a que encima no nos vais a creer, pero llevamos meses secuestrados por una banda de malos-malísimos y todo por hacer entrevistas tan buenas a jugadores de la NFL. Lo peor de todo es que nos obligaban a usar nuestras cuentas en Twitter de manera normal para no levantar las sospechas de nuestros fanses, y cada cierto tiempo, a prostituirnos por unas decenas de míseros Euros. Lo que no sabían los imbécil es que lo hubiéramos hecho gratis…

football

En fin, que me salgo de madre. Un año más el football llega a Londres y por segunda vez, los BROs coincidíamos en un partido. Han sido 2 años de escaqueo por parte de Nuere pero como las excusas que se inventaba eran tanto o más creíbles que la del secuestro del que os hablaba más arriba, se le perdona.

Vamos a repartir nuestra odisea footballera en dos partes, básicamente porque sabemos como estirar el chicle más de lo necesario sin que el contenido se resienta (tienes mucho que aprender aquí, ¿eh, guionista hideputa de Dexter?).

Desconozco cuantos de vosotros os habéis acercado a la capital inglesa durante el fin de semana pasado, o si lo habéis hecho alguna vez con motivo del International Series, pero estoy seguro de que compartís conmigo la idea de que son unos días en los que Football y Cerveza van de la mano. Olvidaos de las muchachas, al menos de las de sin pagar, porque este fin de semana no entran en la ecuación las pérdidas de tiempo. Inciso aquí y es que podrían entrar si son otras locas del football y tenéis a vuestro BRO cerca, entonces la jugada básica a ejecutar está clara:

686 Pump F-Stop on two.

Estoy haciendo una suposición con tíos más bien feotes para darle realismo al tema. Vosotros, aprobados justicos en el test de la sepsibilidad rodéais a la moza de puntuación 8, uno por cada lado. Hasta aquí, sencillo. Intentad no ir muy pasados de rosca tampoco porque los defensive tackles de su grupo de amigas son infranqueables, incluso tendrán safeties que bajarán a la caja en cuanto deduzcan que vuestra intención no es más que penetrar el gap y correr por el centro.

Que quede claro que esta jugada está pensada para que uno de los dos triunfe, hay muchas más en nuestro PlayBROok que obviamente, no vamos a compartir así por las buenas. Es el momento pues, de que los BROs demuestren su habilidad como jál of feimers del ligoteo y conseguir la W para el elegido esa noche.

El futuro onanista ha de brillar en el Pump F-Stop ya que con ese quiebro/engaño hacia la muchacha en cuestión, ha de hacer creer a la Fea (de ahí la F) que pretende ser él el triunfador y acto seguido realizar el bloqueo de su vida. Todo por un Bro. On Two, HUT! El tempo lo podéis marcar como queráis pero cantar audibles a grito pelao’ en un bar tiene su punto… y si lo hacéis tan pronto como en un par de segundos tenéis menos probabilidad de que os vean haciendo el canelo y se vayan del bar.

Tras este BROnsejo gratuito estamos ya metidos en ambiente y es que el jueves me dediqué a charlar de football entre cervezas con varios amiguetes de Twitter. Todo rabos amigos, porque como ya he dicho, si no hay chicas footballeras está prohibido; para hacer el ridículo ya tenemos los fines de semana del resto del año. Así pues @Jmx_Smoke14 y @diegoserranoNFL tuvieron a bien quedar con el esquizofrénico que escribe estas líneas, haciéndolo además delante de la placica del Big Ben, para que se viera quien llegaba tarde y humillar a patadas en los huevos al tardón.

Y allí a la que estoy llegando bajo la estatua de Nelson Mandela (colegui del insti) vislumbro una figura solitaria, impaciente y apesadumbrada puesto que su intención no era otra sino la de volver obnubilado tras contemplar las maravillas que el Imperial War Museum tiene para ofrecer. Esfuerzo baladí para el amigo maño ya que los astutos y cabrones ingleses habían recortado muchas de las salas con la excusa de la restauración. Todos sabemos que lo que no querían era verse invadidos.

Cordiales saludos por ambas partes, apreciaciones de la grandísima camiseta que llevaba el señorito Josemix, no otra sino la de los Raiders… pero no los Raiders que vosotros pensáis, sino una con claros tintes Battlestar Galactica. Un win absoluto. Tuve que pararle los pies un poco ya que aún nos faltaba la compañía del Giant, que están por todas partes, y una vez estando todos y habiendo resuelto nuestras diferencias a hostia limpia procedimos a curar nuestras heridas de la única manera que sabemos: bebiendo. Hermanamiento Giant-Cowboy… lo que no consiga el alcohol…

La ruta triunfal de @diegoserranoNFL

Una vez en el pub que había elegido, cerquita de Trafalgar y en palabras de mis acompañantes “con las camareras más feas de todo Londres” nos pusimos al lío de presentarnos tal y como es debido. Y entre temas de football, culos y tetas y lanzando hipótesis sobre el tamaño de miembro que debía gastar una de las camareras echamos la tarde-noche. Momento cumbre fue aquel en el que teníamos un grupo de muchachas (no footballeras) que nos miraban con deseo y el azar quiso que coincidieran sus miradas furtivas con mi frase: “Pues a lo de hacer así BRRRRRRR en las tetas he sabido que se llama “Motor Boating the tits”.

Todo esto acompañándolo de gestos bastante explícitos. Cuando cesaron nuestras estúpidas risas descubrimos que para más inri, era un grupo de chicas españolas. Más risas, total, ya no nos las íbamos a follar…

A una hora prudente y tras unas cuantas pintas de cerveza encima decidimos que cada uno se fuera por su lado, les acompañé al metro y les di las direcciones básicas para volver a sus hoteles. No estoy seguro si uno de los dos se dio la vuelta tras despistarme y volvió a por la azafata del rabaco, pero doy fe que la cantidad de viajes al baño que se pegó Diego llegó a resultar sospechoso. Sí, por mucho que la camarer@ siempre me sirviera a mi y yo hubiera ido como dos veces más al baño que mis amigotes. Todo legal.

Al día siguiente, ya viernes, estaba en casa sin mucho que hacer y recibí una llamada que estaré muy lejos de olvidar en mi vida, sobretodo por lo que vino después. El caso es que me llamó mi amigo Carlos, gran fan del football y sobre todo de College (se pirra por UT), que trabaja para un periódico de aquí de Londres. Os diré sin querer enrollarme demasiado que este año consiguió la acreditación de prensa para cubrir el partido y el segundo día le sobró una de las acreditaciones y se acordó de mí.

Resultado: en menos de una hora estaba en el campo en el que los Pittsburgh Steelers iban a entrenar y… fue espectacular. Creo que lo mejor que puedo hacer es enlazaos el artículo que escribió para su periódico en el que explica perfectamente lo que vivimos, incluyendo el saludar y dar la mano a varios de los jugadores. Os dejo el link aquí, en el que además tenéis las fotos disponibles más abajo. Estaré eternamente agradecido. Gracias una vez más, Carlos.

A partir de este punto muy poco puedo contar, creo que nada lo supera… bueno como anécdota no escrita está el que al abandonar todos los jugadores el lugar vi una caja llena de Gatorades y no pude resistirme a pillar uno. No era una maravilla pero salió la vena hispana: si es gratis sabe el doble de bueno. Esto es así. La noche la pasé precisamente con un fan acerero, en la que no paré de narrarle nuestra experiencia.

Regent StreetEl sábado se puso en marcha el fan rally que generalmente ayuda a los fans del football a meterse en el lío, ver a los jugadores de cerca, probarte como jugador y esas mierdas que tanto nos gustan.

Como novedad este año cerraron Regent Street para cubrirlo de parafernalia NFL y personalmente creo que deberían de seguir así en los años venideros. Los años anteriores ha sido en Trafalgar Square y aunque espectacular, el espacio se reduce muchísimo. Por esa parte Carlos y yo, que volvimos a coincidir, quedamos bastante satisfechos; se veía el ir y venir de la gente y era entretenido.

He de decir que quedamos muy tarde y tras darnos un paseo por la NikeTown para ver lo que había llegó el momento de decir adiós que llegaba mi BRO. Tenía que ir a recogerle a la estación del metro y petar el fin de semana, pero, mira… mejor dejaré que os lo cuente él. Yo me despido de momento, nos leemos pronto. Agur!

Tim Tebow y los tres Patriotas.

♪ ♪

Chinchun chun chin chun.
Chinchun chun chin chun.
Pam pam pam

Eran uno, dos y tres
los famosos Patriotas,
el pequeño Tim Tebow,
siempre va tras ellos.

Brady, Gronko, Aaron son
los tres Patriotas,
sus hazañas mas de mil,
nunca tienen fin.

En el juego no hay rival,
que les gane a pases cortos
Brady pasa a todos y nadie pasa a Brady

El amor de Tim Tebow,
es pa’ Jesusito
él ofrece su valor y su corazón virginidad (no rima pero me la suda).

Tim Tebow, Tim Tebow,
lanzando mil melones.
Tim Tebow, Tim Tebow,
y un par de intercepciones.
Tim Tebow, Tim Tebow,
el pobre es un paquete, pero cree en Dios.

Tim Tebow, Tim Tebow,
haciendo el Tebowing,
Tim Tebow, Tim Tebow,
tras un intentional grownding,
Tim Tebow, Tim Tebow,
en realidad era un pase a Amendolaaaaa

(Repetimos esta última estrofa)
♪ ♪

Idea original de Sillonbol, que es quien ha metido la canción en mi cabeza!

TIM Y TOM AL RESCATE, AMIGOUS!

BROstúpidos por el Mundo (II – EIVISSA)

Muchos de vosotros nos habéis escrito (¡MENTIRAAAAA!) diciéndonos que somos unos falsos, que nos hemos inventado toda esa entrevista. Valientemente, nos habéis acusado de chopear la foto en la que salimos con el bueno de Antonio Ramiro petándolo frente a las tumbas de los BROmantes de Teruel, fulador él, fulador también él. Confesamos que esas acusaciones, todas ellas falsas, nos duelen en lo más profundo del coraçao.

Afortunadamente, otros tantos nos habéis mostrado vuestro ánimo (¡MENTIRAAAAA!), nos habéis felicitado por esta labor periodística de incalculable valor (¡MENTIRAAAAAA!) e incluso algunas, zalameras, nos habéis mandado cartas de ♥amor♥ perfumadas con vuestra esencia más sexual (¡PPPFFFFF JAJAAJAJ DEJA DE DROGARTE!). Os lo agradecemos a todos con total sinceridad. A las zagalas, ya se lo hemos agradecido en privado. Jojojo.

Hecho este pequeño inciso, me gustaría seguir contando cómo han ido nuestras aventuras. Después de pasar unos días en Teruel recordando viejos tiempos, campamentos de verano, primeros besos y demás (¡Teruel existe!) nos cansamos de tanto amarillo, tanto sol sin fiesta, tan poca playa y tan poca gachi enseñando chicha. Así que nos fuimos derechitos a un lugar repleto de party. Lo habéis adivinado, Ibiza (Porque lo pone en el título). O como decimos los guays, Eivissa. Sí, se llama así en mallorquín, pero nosotros lo decimos en un tono sugerentemente erótico.

Y ahí andábamos, petándola, como no, en la playa, lanzando unos pases que tenían a las mozalbetas totalmente obnubiladas, cuando vimos algo increíble salir del agua… Al principio pensamos que se trataba del típico agüelillo salidorro, que estaba ahí enseñando la pulutilla a las mozas… ¡Y ACERTAMOS!

¡Qué estilazo nos gastamos!

¡Qué estilazo nos gastamos! ¿¡Eh, que está saliendo del agua!?

Nuere: Hosti tú, el Brett Favre, nen! (cuando estamos por tierras que parlan el catalá/mallorquinet, lo petamos aun más con un acento de san seloni ¡que se caga la perret!)

Gartzo: Uy la hordiga (siempre nos quedan coletillas vascongadas), pero ¿qué hace el viejales? ¡Si está en bolingas!

N: ¡Brett! ¡BRETT! Guarap, moderfaker!? (Así hablamos el inglés nosotros, como si fuésemos de barrio)

Brett Favre: Hey, biatches, do you want to see my dick?

Madre mía, Brettis, madre mía como estás ya de senil… Eso no se lo dije, claro, que a ver si se pone a darme palmaditas en el culo y perseguirme como una loquilla, con el rabo haciendo molinetes…  Total, que conseguimos ponerle un pareo y sentarnos con él a charlar en un chiringuito de esos tope de caros que hay, pero invitaba Brett, así que había que aprovechar. Os ponemos a continuación la entrevista integra, traducida del inglés, pa’ que no os quejéis.

N: Oye Brett, primero de todo, gracias por taparte el rabo.

B.F: Me siento incomodo así, coleguilla, te lo confieso.

¡QUE CULAZO!

¡CULO VEO CULO QUIERO!

N: Te jodes. Tenemos una duda que nos corroe por dentro, no solo a nosotros, a todos los seguidores de la NFL de lengua castellana… ¿Cómo coño se pronuncia tu apellido?

B.F: Es muy fácil, joven, “Faver

N: ¿Cómo?

B.F: “Feivor

N: Perdona, ¿me lo repites?

B.F: “Fvr

N: Tío, no me jodas, ahí faltan vocales.

B.F: “Fiber

N: Nen, no me tomes el pelo, que esto es serio.

B.F: “Fistrer

N: Ahí ya te has pasado… No, en serio, te has pasado. Estábamos pasándolo bien y tú has cruzado la línea, has tenido que joderlo todo. A ver, al tema,  hay varios equipos que parecen lo suficientemente maduros para optar a ganar la SB, pero flaquean en la posición de QB. ¿Te planteas volver de tu retiro para ayudarles a lograr el anillo?

B.F: Bueno, confieso que el gusanillo del football sigue provocándome un picor en la entrepierna, pero ha llegado el momento de pasar página. Soy feliz en mi retiro, ligando con chavalitas en la playa y sacando fotos de mi p… eh… de los maravillosos paisajes.

N: Vaya bribón. Aun así, ¿crees que mantienes el nivel para jugar en la NFL?

B.F: ¡Por supuesto! Estoy para jugar en más del 50% de equipos de la liga. Fácil, además.

N: No te hagas el remolón, dinos en cuales podría ser.

B.F: Bueno, ¿sabes el QB ese – dice QB haciendo las comillas con los dedos – llamado Mark Sanchez? Es compatriota vuestro…

N: No Bretty, colega, te confun…

B.F: Pues es un inútil. Pero inútil inútil. El muy fuagrás (Sí, que pasa, Brett utiliza expresiones de Axel Casas, ¡es fan!) lo hace todo mal. ¿Recuerdas aquel reportaje en el que salía en la bañera, medio desnudo? Así no, Mark, así no, lo que se enseña es la polla, hombre, ¡el resto no!

N: Ya… bueno, yo quería seguir hablando de NFL, pero estaba claro que este tema iba a salir a la palestra. Dime, como experto en la materia, que prefieres, ¿que salga la huevada o que no salga?

B.F: Bueno, joven padawan, eso depende de a quien mandes la foto. La huevada es el núcleo incubador  de tu grumo. ¿Y hay mayor muestra de amor que darle el grumo a una muchacha?

N: Bueno, me vienen a la cabeza…

B.F: No lo hay, no. Así que enseñar o no la huevada depende de la destinataria de tu foto.

N: Ya veo… Camarero, no le dé más copas, ¿vale? Por dónde íbamos… Ah sí, y que me dice de la cara. ¿Debería o no debería enseñarse la cara en una buena “dick pic”?

B.F: De ninguna manera, amigo. Si la enseñas, estás perdido y las denuncias llamarán a tu puerta.

N: Mero interés periodístico, que conste…

B.F: ¡Ya, ya!

¡Va' tetacas se gasta la del tercer graderio, su madre!

¡Va’ tetacas se gasta la del tercer graderio, su madre!

N: Volviendo al football, que si no la vamos a liar…

B.F: ¡Mi polla y tu paladar! Hahaahhahaha (Los angloparlantes (y los indis andergraun) se ríen así, con haches en vez de jotas)

N: No Brett no, la broma no… En fin… Nos has hablado de los Jets y su QB. ¿Qué opinas de los demás equipos en los que has jugado?

B.F: Bueno, mi experiencia en Green Bay fue magnífica. En ocasiones lamento esos malos rollos que se crearon con mi conato de regreso, pero luego me doy cuenta de que soy el puto amo, y que les jodan a los demás.

N: Ya… ¿Y Minnesotta? Tuviste una temporada bárbara, a las puertas de la SB.

B.F: Cierto. Adrian y yo hacíamos una pareja…

N: ¡¡¡ADRIAN NO ES TU PAREJA!!!

B.F: ¿Ein?

N: Ejem, nada, nada… Cuéntanos tu opinión del actual MVP.

B.F: Bueno, no cabe duda de que es un RB estelar. Está casi a mi altura como jugador. Es fuerte, atlético, rápido, musculoso… Sin duda tiene mucho potencial para la fotografía… ¿Oye? ¿Joven? ¡Joven! ¿Qué haces con los ojos cerrados y esa sonrisilla en la boca?

N: Ohhh AD… Cof cof, nada nada, bueno, vamos a ir cerrado… Una última cosa, tenemos una grandísima fan tuya, apodada Lady Favre…

B.F: ¿Queréis que le mande una foto mía?

N: Sí, firmada con tu grumo… la cuestión es que…  ¿¡PERO QUE HACES?! ¡NO TE SAQUES LA POLLA AQUÍ MISMO!

B.F: Pero has dicho…

N: Sí, sé lo que he dicho…

B.F: ¿No quieres una foto con mi grumo para tu amiga? Me había parecido una idea genial.

N: No, no… mejor lee el papelito, anda, que no tienes arreglo.

B.F: “Querida Amidala, yo, tu amigo BRETT, te mando un abrazo enorme y espero que puedas quererme como yo te quiero a ti

N: Jjjjjjjjjjjjjj

¡No he cagao en tres días, niño!

¡Ven pa’ca Amidala, que vas a conocer al pequeño Brett!

B.F: ¿Por qué te ríes como un estúpido?

N: Porque soy un… ¡LAS PREGUNTAS LAS HAGO YO! Bueno, Brett, ale, ya te puedes ir.

Y así dejamos a Brett, sin todavía saber cómo coño se pronunciaba su apellido. El puto viejales se fue corriendo cual putilla, palmeando todos los culos que veía. Está senil… ¡pero senil senil!

Los MNBSAFTH!!!!!!! (Parte 2)

Vuestro Google Reader ha parpadeado. El Twitter se ha revolucionado. En NFL.com han cambiado la cabecera y los más famosos analistas se devanan sus sesudos cerebros en busca de una explicación. ¿Es posible lo que ven vuestros ojos? ¿No es un fake de esos que sacan? ¿Pero de verdad de la buena, por Snoopy?

Pues A TACATÁ, A TACA BRO, ATACA YO Y EL MÍ TAMBIÉN! VAMOS!

Y os preguntaréis, ¿¿por donde íbamos?? Pues nada, leer la última entrada, y como si no hubieran pasado mil meses y cero polvos. Que conste que la entrada estaba ya bastante escrita, terminada a un 90%, solo me he limitado a llenar algunos huecos, veréis la vagancia innata en lo último escrito…

Bueno bueno bueno, culebras, soy Charlon Heston. Uy no, que así empezaban los sketches de El Informal, y se supone que yo debo escribir cosas originales y propias. Que ahora que me sacáis el tema, qué tiempos aquellos, ¿eh? Anda que no molaban los doblajes de El Informal.

¡¡¡¿¿Cómo están ustedes??!!! Ay no, espera, eso tampoco.

Ba, a tomar por culo, ¡la segunda entrega de los MNBSAFTH ha llegado peña! ¿What? Yeah, motherfuckers. Y demás grititos agudos. Pero espera, ¿Que no sabes lo que son los MNBSAFTH? ¿Pero tú qué? ¿Qué pasa, has estado de vacaciones en Renteria, frikeando como un campeón? (Fijaos, ¡después de Semana Santa estaba escrito esto! ¡Hosti tú!) Yo sí, un poco. De todos modos, aquí tienes un enlace a la anterior entrada, donde explico, cof cof, detalladamente que es esto de los MNBSAFTH. Ya me podría haber buscado un nombre más sencillito.

En esta ocasión tocan los jugadores defensivos. En vaya lio me he metido, que juzgar el ataque es fácil y bonito, pero ¿las defensas? Hay cuatro jugadores muy molones y luego ya la cosa se complica. ¿Quién me mandaría a mí? En fin, vamos a ello.

Premio al mejor DE (sonido de trompetas cortesía de los trompeteros de Aconcagua):

¡Jared Allen! (Sombreros de vaqueros al vuelo, pistolazos al aire, y mucho alarde de masculinidad en las gradas)

Jared me cae de puta madre. Que le voy a hacer. Es Viking, aunque antes fue Chief, y los Chiefs son muy jefes (eh, eh, ¿lo pillais? ¿Cómo hilo el ser jefe de molar con ser jefe de traducción de chief? ¿eh? Lo flipas. Te cagas. Ni Mariano Tovar. Vuestras caras. ¡PAM!). Decía que Jared me cae de puta madre, pa’ que negarlo, y puede que esto haya tenido algo que ver en mi elección como mejor defensive end. Pero eh, que nadie me juzgue de manera premeditada. Odio a los Giants, sí, pero eso no tiene nada que ver. Apenas. Ni un poquito. Para nada.

El muchacho se ha cascado un temporadón a sus 30 años de edad. Ha sido el principal bastión de la otrora poderosa, ahora decadente (BUENO COMO ESTOY, OTRORA. Os volvéis a cagar. Lo estáis flipando en colours, que estoy en modo literato de selecto paladar. A ver, para los de la LOGSE que les da pereza buscarlo: Otrora, en otro tiempo, anteriormente, hace años vamos. Si os quejaréis, en Monday Night Blog, os echáis risas, ligáis, y encima ganáis culturilla general… La leche) defensa de los Vikes. Una defensa que acusa el paso de los años. Ha logrado 22 sacks, líder de la liga, siendo una amenaza constante para los quarterbacks rivales. Sin olvidar 4 fumbles forzados y una interceptación. La principal queja que le podemos echar en cara, es que ya no celebra sus sacks de manera reshulona, pero eso es culpa de la NFL

Me rio en la cara de: Espacio en blanco. Já, os jodéis, el premio al mejor DE no tiene segundo puesto. Porque lo digo yo y punto. Que no me repliques. Que no. Que no se lo voy a dar al mingafria ese de Paul Jason Pierre, o como quiera que se llame. Que ya que me sacáis este otro tema, ¿los putos niggas no pueden tener nombres normales? JaMarcus, Lebron, JerMichaelWHAT THE FUCK? O sea, yo no soy racista pero… Llámale a tu hijo de una puta manera normal, hostia. Y si juntas nombres, júntalos con estilo. Aprende de aquí, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos, joder. Un crio con un nombre de la hordiga. De la calle, del barrio. Pero sin necesidad de andar pegando tiros a diestro y siniestro… Oh wait.

Me rio, de manera literal, en la cara de: Cri cri cri. Eso es sonido de grillos… Es que no se me ocurre ningún DE que la haya cagado, así, estrepitosamente. Tampoco es que sea un experto en Ends, yo son más de Starts… Festival del humor, señores, cortesía de un servidor. Venga venga, menos tomates, que sé a ciencia cierta que alguno se le ha escapado una carcajada, no os avergoncéis ahora por reíros de semejante tontería.

Premio al mejor DT (sonido de trompetas cortesía de los trompeteros de Aconcagua):

¡Vince Wilkford! (Melodía de Cosas de Casa)

Esto está un poco jodido. La lucha en las trincheras, entre líneas, es la menos vistosa para los novatillos en la NFL. Quieras que no, los ojos siempre se te van al QB, que es más guapete, y dejas de ver como son necesarios dos OL para parar a un DT poderoso. O como una buena línea de cuatro arrasa con todo lo que tiene por delante. Uno de los tackles más mediáticos es Ndamukong Suh, el crack de los Detroit Lions. Y este año, precisamente, no ha llamado la atención por el gran nivel mostrado, si no por sus constantes barrabasadas.

Anyways, el premio va para Vince Wilkford, jugón. Vince era un padre de familia, policía de estos que comen donuts entre patrulla y patrulla, que cansado de su vecino, un enclenque más torpe que la barbie muñones, con unas gafacas enormes de culo de vaso (pero no de las que me ponen verraco. Misteriosamente, esas gafas solo me ponen brutote cuando las lleva una chavalita, que cosas), decidió descargar su ira arreando mamporros en la NFL. En la tele hicieron una serie contando sus desventuras, pero en aras (PAM, otra píldora literata) de proteger su integridad personal y profesional, le cambiaron el nombre a Carl Winslow. Pero todos sabemos que se trataba del bueno de Vince.

La cuestión es que los múltiples donuts rellenos de múltiples mierdas, le proporcionaron a Vince numerosos nutrientes, ideales para repartir candela entre los rivales. El tío es un crack, que además de fajarse con otros de su tamaño, intercepta como si tal cosa, y es capaz de correr hasta casi anotar un TD. Y todos sabemos que un gordaco anotando es una de las cosas más entrañables de la NFL. WE LOVE YOU, FATTIES!

Me rio en la cara de: Espacio en blanco. Pero que conste que no porque no quiera, sino porque no se me ocurre ninguno… Los únicos DT que me vienen a la cabeza son B. J. Raji, porque está en mi equipo y es mi peluche gusiluz negro preferido y Ndamukong Suh (me repito más que el ajo), porque Suh apellido es fácilmente bromizable (jojojojojo) y por los lios que ha tenido esta temporada… Y ninguno se merece tener un MNBSAFTH en su estantería, que se creen.

Me rio, de manera literal, en la cara de: Albert Haynestecetera. Estoy cansado de buscar su puto apellido cada vez que quiero escribir algo de él. Joder, hasta el de Roethlisberger es más fácil. Hasta Ndamukong es más legible. Que te jodan, puto gordo millonario. La avaricia te vicia, y te has vuelto un manta y un despechado. Ni Big Al ni Big Mac ni Big Pollas. Big L, más bien…y ele de… ¡LUUUUUUSER!

Premio al mejor LB (sonido de trompetas cortesía de los trompeteros de Aconcagua):

¡Patrick Willis! (Música de niggas de barrio, raperos y tíos que andan apartando gallinas, pero siempre con flow)

Singletary era gilipollas. Bueno, eso igual es pasarse, rebobinemos.

Singletary era un entrenador putamierdico. Sí, ¡yo creo que así está mejor! Aunque gilipollas tampoco era tan desacertado, la verdad. La cosa es que como jugador debió de ser mu güeno, y no sé si era por el bigotaco que se marcaba o qué, pero el tío era un linebacker tope de pro. La cosa es que, durante sus años en San Francisco, muchos quisieron ver en Patrick Willis a su heredero. Incluso el mismo Singletary dijo que sería el mejor linebacker de la jistory.

Y vale, Willis ha hecho temporadores, pero nunca se ha erigido como líder total de una defensa que debía ser dominante. Hasta este año. Y es que si los 49ers han hecho una temporada tan buena, ha sido gracias a su defensa (¡¡¡y a Alex Smith!!! ¡¡¡¡kwaaaiii!!! ♥ ). El mejor equipo contra la carrera, no permitió un TD por tierra hasta la decimoseptima jornada. Tela marinera. Bien es cierto que no ha sido merito únicamente de Willis, pero la verdad es que yo pensaba que con la marcha de Takeo “cuellotiburón” Spikes, el cuerpo de linebackers iba a ver mermada su producción. Y nada. Spikes, que por cierto, se estará tirando de los pelos por haberse ido a los Chargers… Ah que no… que está rapado… Joa joa jao ajoaj

Willis ha comandado un front seven temible no solo contra la carrera, si no también muy eficaz cazando al QB. Y el hecho de que pillara a Patrick Willis (así como a Jared Allen) en mi fantasy league para ocupar el puesto de LB (Y DL, respectivamente) no tiene naaaaaaaada que ver para que les haya otorgado estos increíbles galardones, como ya veréis más adelante.

Me rio en la cara de: ¡DeMarcus Ware! DeMarcus es un nigga majete, a pesar de su nombre raro. A mí me pone Willis, a mi BRO allende los mares le pone Ware. W&W, no hace falta explicar más.

Me rio, de manera literal, en la cara de: Jonathan Vilma. Recuerdo cuando hice el chiste de “Vilma ábreme la puerta”, creo que fue en un partido a cara de perro con Gartzo al Madden… Vaya risas. Bueno, él nos se reía, decía que el chiste era una mierda. Pero el chiste era genial, no me jodas. Igual es un poco oportunista todo esto, pero parce que a Vilma le va a caer un puro majo por todo el tema de las primas, así pues, nos reímos en su cara de primo. (JÁ, confirmado, soy un gurú!!!)

Premio al mejor CB (sonido de trompetas cortesía de los trompeteros de Aconcagua):

¡Darrelle Revis! (Música de náufrago, en plan isleño… ¿lo pilláis? ¿No? ¡¡Por lo de Revis Island!! ¿Nada? Pero vamos a ver, que sois, ¿gilipuertas?)

Porque si no tiene intercepciones, es porque ningún QB tiene santos huevos a lanzar al receptor que cubre. Bueno, perdón, miento, hay un QB que tiene unos huevacos casi tan grande como sus orejazas. Ese Romo como mola, se merece una ola. Por lanzar a Revis, en plan, “toma tonto, para que adornes tus estadísticas”. Eso es amor, bravo por Antonio Ramiro.

Me rio en la cara de: Charles Woodson. Porque cuando todos esperábamos que se le fuera acabando la gasolina, el tío seguía ahí, a full, sacando las castañas del fuego a los Packers. Y que oye, este blog es mío y bastante mal estoy dejando a mis queridos Empacadores.

Me rio, de manera literal, en la cara de: Tramon Williams. Maldito bastardo. Como he comentado antes, en la fantasy league me pillé a Jared Allen y Patrick Willis como titulares. Sus repuestos los iba rotando, pero en su momento pillé, si no recuerdo mal, a B. J. Raji y Sean Weatherspoon. ¿Y para la secundaria? Pues a Nick Collins y Tramon Williams, lo cual, realmente, fue una cagada por mi parte, ya que el suplente no iba a remplazar al titular en la jornada de descanso. Pero bueno. Todos sabemos lo que le pasó al bueno de Collins, que espero que se recupere, ya que no sabemos nada de él, y falta nos hace. De Tramon… Bueno, el tío venía de hacer un temporadón, con 6 interceptaciones, y seleccionado para el Pro Bowl (tras múltiples bajas, eso sí). Así que yo, en mi suprema inteligencia, me dije. “Bua, a nada que ande un poco atinado, este año la lía petardaca”. Pues no. Nada de eso. Ni petardaca ni petarduqui. El tío ha robado 4, de las manos de sus contrarios y ha sido parte de la infame secundaria de los Packers, esa que permitía 22 puntos  y casi 300 yardas por aire en cada partido. Quedando la última del campeonato, por supuesto.

Tramon, colega, yo confié en ti, y te defendí y apoyé toda la temporada pasada… ¿así es como me lo pagas? Que te jodan, PAVO.

Premio al mejor S (sonido de trompetas cortesía de los trompeteros de Aconcagua):

¡Antonie Bethea! (música que me sale de los cojones).

No sé que poner aquí, pero Bethea me cae majete. Y punto. Sí, puse Bethea hace meses, dije “ya buscaré la explicación”, y así se ha quedado.

Me rio en la cara de: Nick Collins. Mención honorifica al bueno de Nick. Antes no lo sabía, ahora sí, no vuelve a la NFL. Sin él, ya hemos visto lo que ha sido la secundaria de los Packs…

Me rio, de manera literal, en la cara de: XXX. ¿Quién? Tranquilo, chicos, no pasa nada. Los ignorantes están a la orden del día, y no todos poséis las increíbles capacidades, no solo mentales, si no también físicas (sí, me refiero a lo que me refiero), que tiene aquí el menda lerenda. Eso por eso que os resulta imposible conocer a todos los jugadores de la NFL, pero… Se la ví. Y no, no me refiero a su flor, si no a que es la vida, pero en francés, que queda más intelectualoide y gafapastico.

Pues el bueno de XXX, es un safety de los Chicago Bears que tuvo la brillante idea de quitarle el balón a Brian Urlacher (no, no me he confundido, XXX es un jugador de los Bears y le quitó el ovoide a Urlacher. Con dos cojones), lanzándoselo además a un jugador de los Chiefs. En su propia end zone. Lo que viene siendo evitar una interceptación de un compañero. Lanzando, además, un pase de TD. Contra tu equipo. En plan inteligente. Bravo por él. Este premio está concedido cortesía de Axel, que fue quien me indicó el camino.    Tenía buscado como se llamaba XXX, pero no lo puse, y ahora me da pereza buscarlo…

Con esto vamos a dejarlo por hoy. El cerebelo me da vueltas, y escribir esta entrada me ha llevado más tiempo de lo pensado (¡y tanto!). En la siguiente ocasión (siempre con fecha indeterminada), ¡equipos especiales! Uuuhhh, que emoción, ¿verdad?

Já, siguiente ocasión dice el Nuere del pasado. ¡PRIMO!

P.D: Si has echado de menos las imagenes, efecinquea, que igual me siento generoso y subo alguno, con pies de foto graciosetes…

Farewell

Buf, que difícil se me hace escribir esto. Esta es posiblemente la primera entrada seria que publicamos en Monday Night Blog. Y espero que sea la última. No es nada agradable dar este tipo de noticias.

¿Qué significa l ɟ u? ¡Ah no, que es FLN! ¡No, NFL! ÑEEEEEE

Todos sabéis lo mucho que nos gusta Tony Romo, o Antonio Ramiro, como cariñosamente, o no, le llamamos. Nos encanta meternos con sus orejotas, su pinta de redneck, o sus cagadas en los momentos importantes… Pero hoy es noticia por un motivo mucho más triste.

Me acabo de enterar de que hace una semana murió la madre de Tony, Joan Romo. Desde aquí, desde MNB, queremos mandar nuestro más sincero pésame a toda la familia, apoyándoles en todo momento, y deseándoles que puedan afrontar estos duros momentos con la entereza y fuerza con la que Tony jugaba al football.

Las circunstancias de la muerte no están nada claras, ya que parece haber ciertos intereses de las altas esferas políticas para que todo esto quede tapado y olvidado. Sin embargo, la importancia de Antonio Ramiro en la comunidad estadounidense (y mexicana) ha propiciado que salgan a la luz todos los detalles de su fallecimiento.

Tony no hizo caso a su madre cuando, tras poner cara de lelo, le dijo “¡Para ya, a ver si te vas a quedar así!”

Y es que la señora Romo murió tiroteada. Y no por causa de una de esas horribles balas perdidas, tan frecuentes. No. Su asesino, acompañado por un matón de poca monta, que guiaba la escaramuza, se ensañó con el cuerpo de Joan, disparándole una y otra vez, hasta que cayó sin vida, inerte. Desde MNB, queremos condenar con toda nuestra fuerza posible, este vandálico acto, muestra de salvajismo total.

Sin embargo, la madre de Antonio Ramiro no era mujer cualquiera. Criar a un chiquillo como Romo la curtió en escuela de la vida (por no hablar de parir semejantes orejas) y pudo asestar un duro golpe a la salud de su asesino, rompiéndole la cadera. Esto hizo posible la identificación del mismo, que de haber quedado ileso tras la cacería, habría escapado con total impunidad.

Juan Carlos I, Rey de España, pues ese es un nombre, fue el asesino, a sangre fría, de la pobre madre de Antonio Ramiro Romo, inocente de cualquier maldad, salvo de dar a luz a un pobre chavalín que quería ser QB, y se quedó en el camino.

No hay mucho más que decir ante este horrible acto, así que de nuevo,  queremos mandar todo nuestro apoyo a la familia Romo.


Follow us on Twitter