Archive for the 'Gartzo' Category

Episodio CLVII – La amenaza Vaquera

38

Hace mucho tiempo, en un blog muy, muy lejano…

Dejad de sorprenderos, estáis viendo bien: Esto es una entrada especial de Monday Night Blog. Y ojo que no es que sea especial porque el que escribe éstas líneas sea como Ralph, ni porque quienes escribimos escribíamos en éste espacio iban al colegio en autobuses cortos, no, es especial porque todas nuestras entradas son especiales y sería injusto que… pffffff, vale, mentiraca, ¿pero y lo bien que queda? El caso es que va a haber entrada nueva y punto, ¿no os iréis a poner exquisitos ahora, no?

Y qué extraño fenómeno del Universo ha propiciado tal hecho, os preguntaréis, pues que aquí el menda y la Anteriormente conocida como Lady Favre se han pegado un viajazo a Green Bay. Así, con toda nuestra chulería; por afición, locura, por impresionar a una extranjera… por la razón que sea nos fuimos (y volvimos contra nuestra voluntad) y aquí estoy para contarlo con pelos y señales. Al menos los pelos y señales de los que me acuerde.

¿Y por qué digo esto? Pues porque como no podía ser de otra manera, llego ultra tarde a una entrada que prometí hace eones, pero que por azares de la vida no he podido sentarme a escribir como es debido. En mi defensa diré que escribí un buen trozo el día que llegamos del viaje y tenía que forzarme a aguantar despierto para que el jet-lag no me amargara la existencia al volver a Europa, pero (y aunque usaré algo de lo que escribí) aquello fue mayormente una basura. Vamos, como viene siendo habitual, pero dándome cuenta de ello.

Es posible que hayáis escuchado la experiencia que vivimos el domingo 16 de octubre en el podcast de nuestros amigotes de Football Speech, que no sólo está en su mejor temporada ever tras su mejor temporada (rollo Inception, un lío de la hostia) sino que además son tan majos que tuvieron a bien enchufar un audio con nuestras seductoras voces. Si queréis ir directos al clip, empezad la reproducción en 1 hora, 23 minutos, 19 segundos.

Aquí lo que se pretende es contar con más detalle cómo fue todo, por si alguno de vosotros necesita un empujoncito extra para convencerse o tiene dudas de cómo organizamos tal o cual. No hace falta decir que lo que viene a continuación es nuestra propia historia, habrá otras mil formas muy válidas de hacerlo, pero nosotros “elegimos” esta. ¿Preparados? Pues al lío.

18

Como bien podéis imaginar, un viaje de éste calibre requiere que muchas cosas salgan bien, demasiadas diría yo. Ya no sólo es que puedas librar esos días para pegarte una matada de viaje (que lo es, a menos que viajes en business), entra en juego que te lo puedas permitir (tema para nada baladí), que el equipo al que quieras ver esté jugando bien y no tenga lesionados a tus jugadores preferidos (que en la NFL, vete tú a saber), que el equipo rival sea medianamente decente y llegue en forma al partido, etc… Vamos, que casi es más fácil que te toque la lotería. Eso sin contar con retrasos/cancelaciones de vuelos, problemas con las entradas y otro sin fin de putadas propios de un viaje cualquiera.

En ese sentido nosotros tuvimos una potra tremenda, a principio de año ni siquiera se nos había pasado por la cabeza el ir a ver un partido de NFL en los Estados Unidos, pero ni por asomo. Hemos estado en bastantes partidos de International Series ya que viviendo en Londres es bastante cómodo y asequible, y de hecho me compré entradas para los 3 partidos que se jugaron en octubre de éste año. 2 se jugaron en Wembley, y por primera vez, uno en Twickenham, estadio conocidísimo entre los aficionados al rugby. En ese sentido, me daba por satisfecho con el menú de NFL que me había preparado: iba a disfrutar de un partido divisional entre Colts y Jaguars (Jag-wars, que dicen los americanos y que saca de quicio a ingleses), abuchear a muerte a los Giants en su partido contra Rams y más de lo mismo con los Redskins jugando “en casa” de los Bengals. Pero salió el calendario de 2016 y, casualidades de la vida, en una de las semanas en las que no tenía cita con la NFL en Inglaterra había un muy golosote Cowboys@Packers. Nuestros equipos frente a frente, y encima en Lambeau, como para pensárselo aunque sea.

Al principio nos lo tomamos a coña, sobretodo porque por cuestiones de trabajo esas fechas entre partidos son normalmente las únicas posibles para ir a casa a ver a la familia hasta pasadas las fiestas navideñas, pero al poco tiempo nos confirmaron que podíamos retrasarlas hasta noviembre… y ya no nos parecía tan descabellado. Es más, diría que lo más difícil estaba hecho, cuadrar fechas. “Seguro que cuesta un pastizal” fue lo siguiente que pensamos, casi como queriendo tener una excusa para cerrar el tema; y aquí no nos equivocamos. La indecisión nos retrasó muchísimo, y eso que estoy hablando de las primeras semanas de mayo, cuando los season ticket holders no tienen aún ni los billetes en la mano.

Las entradas y sus locos precios las íbamos mirando en TicketExchange, la página de Ticketmaster que lleva la NFL en donde aficionados de todos los equipos pueden comprar y vender sus entradas de forma segura. No os voy a mentir, acojona un huevo gastarte una pasta y en donde te dicen que, ya si eso, los tickets te los mandan por mail y que te los imprimes a tu nombre y con eso pasas. ¡El timo de la estampita versión yuesei!

– ¿Y si vamos y resulta que esas entradas no valen?

+ Que va, ¿no ves que lo promociona la NFL?

– Ya pero, ¿y si resulta que no valen?

+ Es veneno.

– Pero huele a canela…

Total, el tema se desvió y como ya he dicho antes, nos retrasó un copetín. Luego vas viendo que las entradas a las que más les echas el ojo se van yendo, que los precios suben aún más, y te desesperas. Cada vez parece más una locura. Porque claro, obviamente no te vas a dejar el dinero sólo en las entradas: está el alojamiento, el desplazamiento hasta el estadio y más cosas. Sumar y sumar. A unas malas, sabíamos que podíamos contar con un amigo que vive en Chicago y ahorrarnos el alojamiento, pero el viaje no es ninguna broma y eso sumaba más gestiones que ya detallaré un pelín más adelante.6Una tarde me dio por ser más pesado de lo habitual (que no queréis saber cuál es ese punto) y Amidala acabó cediendo siempre y cuando las entradas fueran “asequibles” y yo aceptara estar en la sideline de los Packers, cosa que me daba un poco igual porque ya estuve en el lado de los Cowboys cuando jugaron contra los Jaguars en Wembley (ay, qué bonico estaba Romo… un poco lisiado eso sí (algunas cosas nunca cambian (toma, multiple paréntesis como hizo mi Bro (aunque él con bastante más estilo y más largo (qué puto amo y sexy es))))). ¿Y cuando estaba ya todo decidido qué pasó? Que vamos a comprar las entradas y los gastos de gestión de Ticketmaster suben el precio de cada una más de 150$. Hijos de una hiena. Aquello sí que era un robo que ríete tú de lo de El Dioni. Otra hostia en la cara, nunca mejor dicho.

Al final nos decantamos por unas que, estoy seguro, iban a ser nuestra última intentona. íbamos a pagar lo que pretendíamos pagar por las otras antes de descubrir el gasto de gestión, y encima estando en peor sitio. Pero seguiría siendo en Lambeau, con eso bastaba. Fecha de compra: 22 de mayo. Desde la web me aseguraban que para 3 días antes del evento las tendría en el mail. Muy tranquilo no estaba, no os voy a engañar. Al final las entradas estuvieron listas para imprimir el 23 de agosto, y no os hacéis a la idea del subidón que te da eso. Entradas a mi nombre y todo en riguroso orden, como prometen en el anuncio, ninguna queja, desde luego.

Tras un desembolso así decidimos que lo mejor era esperar y tantear las webs de las distintas aerolíneas que cubren el vuelo Londres-Chicago con tiempo, ya que siendo el viaje tan adelante en el futuro, seguro que los precios variarían muchísimo. Con lo culo inquieto que yo soy (Amidala lo describiría como PLASTA), al día siguiente de lo que os acabo de contar con las entradas pagamos el viaje. Un puto día. El precio, hay que decir, estaba muy bien y no quería desaprovecharlo. De hecho, sigo muy contento por lo que pagamos. Lo de darse tanta prisa nos acabó sirviendo para una cosa (claro, qué voy a decir yo) y es que cuando los peores presagios del Brexit se cumplieron, la libra esterlina se desplomó de tal manera que nos habría hecho perder toda ventaja respecto al dólar estadounidense a la hora del cambio. Y de haber sido así, me parece que nos hubiéramos quedado con las ganas de ir.

En este punto vuelvo al tema de las gestiones que hablaba antes, más que nada porque15 desde finales de mayo hasta prácicamente el mes de octubre no hubo noticias importantes y fue más la interminable espera que otra cosa. El alojarnos en Chicago nos obligaba a viajar hasta Green Bay el día del partido, aunque tenía el kickoff previsto para las 3:25pm CT y eso nos daba margen de maniobra. Tras barajar las diferentes opciones (avión, tren, bus o coche) nos decantamos por la última por ser la más cómoda y por la flexibilidad que nos daba. El volar a Green Bay era indecentemente caro, el tren no nos venia bien de horas y el bus nos venía genial para la ida pero no teníamos opción viable para la vuelta. Intentamos cuadrar el tema con mil combinaciones diferentes, incluso la de pasar la noche allí tras el partido, pero una vez más, los “Wisconsianos” saben dónde hacer dinero. Claro que el alquilar un coche iba a traer consigo otros quebraderos de cabeza.

El primero de todos fue la necesidad de sacarse el permiso internacional de conducción ya que nuestro país no tiene ningún tipo de acuerdo con los Estados Unidos en este sentido y el carnet no sirve para circular allí si no está acompañado del ya citado permiso. El trámite es super sencillo hoy en día, pides cita en la página de la DGT, te plantas allí con tu cuerpo serrano, y tras pagar 10,10€ tienes tu permiso reshulón para un año entero. Hay ciertos requisitos que podéis rebuscar en la propia página, pero básicamente se trata de rellenar un formulario, llevar foto reciente y poco más. Nosotros, al vivir en Londres, teníamos que aprovechar las vacaciones de verano en casa para ir a sacárnoslo, y claro, en los meses de verano cualquiera se fía de un funcionario (¡un besi para todos los “trabajadores” del sector!). Ante mis miedos iniciales, todo se solucionó sin sobresaltos.

Otra cosa que implicaba el alquilar un coche era la necesidad de tener una tarjeta de crédito, algo que para muchos seguro que es vuestra opción preferida, pero nosotros no nos movemos más allá de la de débito así que había que sacarse una. Reuniones con los señoritos del Barclays: condición aquí, allá, límite de pasta y explicación sobre intereses aparte, otro trámite que solucionamos sin mayor historia a la vez que nos daba cierta tranquilidad en caso de cualquier imprevisto una vez en USA.

5Seguimos con más gestiones: Seguro de viaje. Algo vital cuando se conoce la faceta saca-pasta de la medicina estadounidense. A través de Olga y Antuán, unos youtubbrrs la mar de majos que viven en San Diego y que contaban su experiencia personal en cuestiones de seguros, conseguimos un descuento del 5% en el que contratamos. Explican cómo conseguirlo en éste video, y tengo que decir que IATI nos ofreció una cobertura cojonuda a un precio genial. Parece que me pagan a mi también por decirlo, pero no, habla un cliente satisfecho.

Ya por estas fechas, finales de agosto, recibo uno de los reveses más importantes en lo que a este viaje se refiere: Tony Romo se lesiona la espalda en el partido de pretemporada contra los Seattle Seahawks tras un golpe. Las previsiones eran que, como mínimo, estaría de baja hasta la semana 8 (el partido de Lambeau era la semana 6). Ésto suponía que el partido se descafeinaba ligeramente… aunque después apareció un tal Dak Prescott y, en fin, el resto ya lo conocéis. Simplemente quería plasmar mi decepción en aquel momento. Es más, en el trabajo, aparte de mi jefe que es fan de Vikings, tenemos al GM que es fan de Green Bay y pasó del insulto y la envidia inicial a un bullying continuo con el “váis a recibir una paliza bestial” o “me encantaría que las cámaras te enfocasen como único fan de Dallas en Lambeau, deprimidísimo con la sangría de puntos que estaréis recibiendo”. Y como el karma es muy puto, pues, también sabéis lo que terminó pasando. Lo he llamado bullying, pero nada más lejos, hay una relación footballera guay y un gran respeto profesional.

De hecho fue él quien me recomendó un programa que emitió la BBC con Reggie Yates, un10presentador de TV inglés que se dedica a viajar al más puro estilo Callejeros Viajeros, y siendo totalmente desconocedor de la NFL, se embarcó en un viaje a Green Bay contando cómo se vive el football en esa pequeña localidad. El capítulo se llama Touchdown USA y no os podéis imaginar cómo de arriba nos vinimos. ¿Sería posible vivir algo parecido en apenas un mes?

Seguimos. El cambio de divisa es algo de lo que hay que preocuparse también, aunque tengamos la tranquilidad de saber que la tarjeta de crédito estará ahí como plan B, nunca está de más llevar cash, sobretodo para las propinas. Madre mía qué hostiazos. A estas alturas de la película hay que decir que el cambio nos salió bastante peor de lo que hubiera sido antes de verano, pero bueno, no podíamos hacer nada así que para qué darle más vueltas.

A una semana del viaje alquilamos, por fin, el coche. Seguro waiver y GPS incluido. Gracias a nuestra compañía de teléfono teníamos datos móviles gratis en USA, pero no era plan de jugársela con problemas de conexión a la hora de seguir indicaciones de Google Maps así que creímos más que necesario el contratar el navegador. A la hora de elegir coche nos decantamos por un coche un poco grande, más que nada por la seguridad y el comfort que ofrecen sobre los compactos y más económicos. Un Chevrolet Cruze o similar era el coche que nos iba a tocar conducir, y yo estaba emocionado sobre desbloquear un logro que siempre he querido: conducir por las carreteras de Estados Unidos en un coche americano. Digamos que sólo el 50% del logro se cumplió, porque lo que terminaron dándonos fue un Volkswagen Jetta SE. Por supuestísimo, de transmisión automática. “El mejor seguro antirrobo que tienes en USA es que sea de cambio manual”, dice siempre  mi amigo Óscar. Un sabio, el tío.

He dejado para lo último la gestión MÁS COÑAZA que os podéis echar a la cara, y no es otra que el ESTA (siglas para Electronic System for Travel Authorization). Muy rápidamente, un formulario extensísimo que hay que rellenar (y pagar) para poder entrar en Estados Unidos, o bueno, más bien, para tener la opción de entrar al país siempre y cuando la tramitación sea aceptada, aunque luego esté en manos del miembro del Homeland Security dar el último sí para tu entrada a su territorio. Vamos, que puedes viajar hasta allí pero luego terminar en la frontera y que te manden de vuelta a casa si ven que algo no está en orden. La respuesta te la dan en un tope de 72 horas, y a nosotros nos llegó al mail tan pronto como al día siguiente. Todo en orden. El tema de presentarse ante el oficial de la frontera me daba cosica, más que nada por su fama de no pasar ni una y de ser tipos duros. Yo, como buen caballero, dejé a Amidala pasar primero y me esperé en la misma fila aunque hubiera algún otro sitio libre en otras ventanillas, pero sabía que aquello me beneficiaría.

A esto que estoy escuchando la conversación de Lady Favre con el oficial y sale el tema estrella: Motivo del viaje. Nada más y nada menos que ir a ver a los Packers… y va la tía y lo suelta tan campante en Chicago. EN CHICAGO. Joder con las vascas, vaya huevazos se gastan. Que para qué demonios iba a querer alguien ir a ver a los Packers, le pregunta, que a ver si no es conciente de que le puede negar la entrada ya sólo por eso. Y entre pitos y flautas, le cuenta la historia de como se hizo fan de Green Bay, que yo, ese tipo tan sexy y con cara de estar cagándose en los pantalones unos metros más atrás soy fan de Dallas y que venimos al partido del domingo. Me hace pasar para hablar conmigo también, que si aupa Romo, que él estudio en Eastern Illinois y que le tiene aprecio. Se nota a quién se enfrentaban los Cowboys ese fin de semana… tras el control rutinario, un “Go Cowboys!” de los buenos finaliza todo el gag. Un tío singular, aquel muchacho, y así sin más… Admitidos en USA. YEEEEHA!
2

Ahora sí que sí, empieza el viaje de verdad.  Decir rápidamente que la noche antes de ponernos en marcha, los Chicago Cubs jugaban el primer partido de la NLCS contra los LA Dodgers y nos acercamos a los aledaños del mítico Wrigley Field para ver qué se cocía por allí y disfrutar del ambiente. Aunque el baseball no nos llamara demasiado en un principio, y tras un repasillo a las reglas básicas en un sports bar de los buenos, vivimos una experiencia increíble. Todos dejábamos el bocado a medias  para fijarnos en lo que pasaba en las pantallas, a Amidala escuchar a Joe Buck, no sé por qué, le ayudó a olvidar su haterismo por el “Bola-base”. Momento de confesión: tras un día de locura andando por la ciudad, estábamos tan cansados y teníamos que levantarnos tan temprano que tuvimos que marcharnos poco antes del Grand Slam que cerraba el partido a favor de Cubs. Escuchamos a la ciudad entera celebrarlo, y con pena, sí, pero había cosas más importantes a las que atender.
1
Habíamos decidido coger el coche a las 7 de la mañana, cuanto antes, y en base a eso elegimos el “concesionario” que más cerca se encontraba de casa de nuestro amigo. A pesar de que para cuando nos acostamos el reloj pasaba considerablemente de la 1 de la madrugada y que la alarma estaba puesta a las 6 y poco, recuerdo despertarme casi una hora antes… de la emoción, pensaréis. Pues no, por la pedazo de tormenta que estaba cayendo en ese momento sobre la ciudad. Qué manera de llover. Al rato se despertó la señorita pensando, “espero que pare para cuando vayamos a salir de casa”, y éste alegre pensamiento le duró lo que tardó en mirar el móvil y ver que no nos quedaba más de media hora para ponernos en marcha.

Con todos los trastos encima, y un paraguas no lo suficientemente grande para los dos (un vasco necesitando un paraguas, ¡ya veis qué ironía!), fuimos a la parada del autobús que nos dejaría cerca del concesionario. Digo cerca, pero con lo que caía, lo mal que funcionaba el alcantarillado y el sueño que teníamos aquello era una travesía a nado. Pasamos por delante del Wrigley Field una vez más, y con el cielo queriendo amanecer descubríamos la resaca de la victoria del día anterior. La verdad es que la imagen estaba bastante chula. Ninguna incidencia más hasta llegar a nuestro destino, como “buenos ingleses” a las 7 en punto entramos por la puerta del chiringuito, y el trámite de recoger el coche que habíamos alquilado fue super rápido. Acostumbrarse a él, ya no tanto…

He dicho antes que nunca había conducido un coche automático, y entre eso y la tontería que tengo en la cabeza me hicieron pensar que el dejar un pedal para cada pie era una idea fetén: derecho para el acelerador (bien, todo controlado), izquierdo para el freno (caos absoluto). Los karts no te preparan para ésta mierda. Alguna vez he frenado en un coche manual con el pie izquierdo y os puedo asegurar que ninguna de las veces pisé el pedal tan fuerte como cuando intenté parar el Jetta dentro del garaje. Menudo frenazo, un plano al neumático que ni en la F1… y Amidala mirándome acojonada perdida. El pavo de AVIS allí, preguntándose qué pollas hacía y que por qué no salía. A duras penas saco el coche de allí y aparco en el primer sitio que veo… aún llovía, aunque es verdad que menos, y las luces eran más que necesarias a esas horas. Todo hubiera estado en orden si no llega a ser porque ¡no las encontraba! Entre los nervios del susto anterior, el intentar no cagarla durante el viaje, etc… aquello era el despelote. Finalmente, con mi cansada compañera de viaje hasta el gorro, nos ponemos en marcha tras configurar el GPS. ¡Destino Green Bay!


27
Mi idea era hacer el camino lo más tranquilo posible, no parando aunque me tuviera que meter la matada del siglo, pero Amidala iba mirando las salidas de la interestatal en la que parecía haber un Starbucks para repostar café. Al rato, diría que a medio camino o así y tras haber pasado dos peajes bastante cercanos uno del otro cogí una de las salidas para ver si encontrábamos un sitio para pedir un café y estirar las piernas ya de paso. En una bifurcación se ve que tomé la que no era y nos desviamos del plan que acabábamos de improvisar, con tal suerte y fortuna que dimos de lleno con un dichoso Starbucks. Pam! La potra de Gartzete seguía intacta. Mensaje a la familia mientras la Lady pedía el café y aprovechaba para ir al aseo, un poco de Twitter y reemprendemos la marcha. Bueno, o lo intentamos, porque al apagar el motor se había apagado también el GPS y había que recalibrarlo. “¿Cual era la dirección de Lambeau?”, pregunto mientras empiezo a mover al coche. “Espera, que lo vuelvo a mirar” dice ella. Se pone blanca… deja hasta de respirar.

– Pero qué pasa, ¿estás bien?

+ ¡EL iPHONE! ¡NO LO TENGO! ¡ME LO HE DEJADO DENTRO!.

Aquí el acojone era ya total y no esperó ni a que parara del todo el coche, saltó y salió corriendo para el baño del Starbucks, en donde, gracias a Dios, su teléfono seguía allí. En los minutos posteriores al susto comentamos que fue una suerte que el GPS se apagara, porque de lo contrarío no sabíamos hasta cuando no se habría dado cuenta de que le faltaba el móvil. Nos incorporamos a la I-94, y tiramos millas. Tal cual. Es interesante cómo funciona el cerebro, acostumbrado toda la vida a seguir las señales e indicaciones en kilómetros, y lo laaaaargas que se pueden hacer unas míseras millas. El último gran tramo, una vez más por carreteras de cuatro carriles en las que puedes adelantar tanto como por la izquierda como por la derecha y con límite de 70mph si no recuerdo mal, fue interminable. Claro, ves que Green Bay queda como a 130, y piensas que en un pis-pas te plantas allí, pero si conviertes esas 130 millas a 209 kilómetros, normal que se haga largo. El viaje se hizo agradable, los paisajes me parecieron una pasada, de película total: las granjas típicas de la zona, los silos de agua, etc… Amidala insistía que quería pararse en Manitowoc, ciudad donde se grabó el documental Making a murderer, y yo pues como que no estaba por la labor; no entraba en mis planes el ser acusado falsamente y detenido poco antes de llegar a uno de los mejores eventos de mi vida. Faltaría más.

Cuando estábamos casi en Green Bay, y tras preguntar a la familia Twittera qué debíamos poner en nuestra pancarta para el partido, empezamos a ver como el tráfico se intensificaba, y encima la carretera se reconvertía a dos carriles. Vimos bastantes coches y caravanas pintadas con los colores verde y oro del equipo de Wisconsin, estaba claro a dónde estábamos llegando.
8

Desde que compramos las entradas hasta que llegamos a Green Bay, me había parecido que a Amidala “no le hacía tanta ilusión” el viaje, que no digo que no quisiera hacerlo ni nada por el estilo pero era simplemente una sensación que me daba. Seguramente sea que ella lo puede disimular mejor, pero todo aquello cambió en el momento en el que cogimos la salida hacia Green Bay desde donde se podía apreciar Lambeau Field y su gran G a la derecha de la carretera. Aquí no hubo disimulos que funcionasen, según vio aquella estampa se puso a llorar de emoción (¡me hizo derramar alguna lágrima incluso a mi!) y no se pudo contener durante un buen rato.

Ahora venía otro punto de máxima importancia y es que al haber metido la dirección del estadio en el GPS, no teníamos otra que intentar aparcar lo más cerca posible, gastando el mínimo en aparcamiento. Seguimos la caravana de coches por Oneida Street, calle que te enfila hacia el estadio y en un momento dado, no sé muy bien por qué, se me ocurrió girar a la derecha.

Era una de las calles perpendiculares a Oneida y vimos a gente ofreciendo sitio en el parking de un centro religioso (no quiero llamarlo iglesia porque no era tal) y un
1
poco más adelante un par de campas, con sitio a ambos lados de la calle. Preguntamos a un guardia de seguridad que estaba en una de las campas si había que pagar o si podíamos dejar el coche sin más. Nos dijo que si lo subíamos al césped había que pagar 15$ pero que en la calle era absolutamente gratis, así que lo dejáramos aparcado junto al bordillo. ¡Pues no nos hacía falta más! AAAAPARCAO’. Eran poco más de las 11 de la mañana.

Sacamos los básicos esenciales para llevar al estadio, todo metido en ámbas bolsas transparentes que tenemos de la NFL, y nos quitamos la ropa que nos sobraba. Porque, sí, contra todo pronóstico hacía una temperatura increíble y un solazo que pegaba la mar de ricamente. Yo llevaba una camiseta térmica puesta, pero ni sudadera, ni cazadora, me la jugué y me fui al estadio ligerito. Metí un gorro de invierno de Dallas por si refrescaba, más que nada porque con la gorra las orejas se me quedan heladas y me jode un huevo. Total, que según saco la foto a la calle para ver exactamente dónde habíamos dejado el coche en caso de no acordarnos (Oneida St con William Charles St) y miro hacia adelante para ver una cola tremenda seguir hacia el estadio. Llegamos en el momento idóneo, por lo que se ve.

Poco a poco nos íbamos acercando a Lambeau Field, parándonos mil y una veces, disfrutando e intentando asimilar dónde estábamos. Era una sensación extrañísima, veía a la gente empezar a preparar sus tailgates, las casas con las banderas, gente echando pases en las aceras, parkings… inolvidable. Bastante más fans tejanos de los que me esperaba, a buen seguro el buen hacer de Dak Prescott a los mandos y un record de 4-1 habían ayudado a que la gente se acercara. Los días previos al partido y tras mirar la Game day information que ofrece la página web del estadio, nos enteramos que iba a haber una celebración en el descanso como homenaje a la introducción al salón de la fama de… ¡Brett Favre! Amidala no cabía en sí (de odio, claro). Sólo el karma más cabrón habría sido capaz de preparar un evento así el día, quizá el ÚNICO día, en el que Amidala pisase Green Bay y Lambeau Field. Yo, por los suelos viendo su odio eterno, tuve el placer de contárselo además. Mi viaje ya estaba hecho.

Fotos de los puestos de comida, casas pegadas al estadio, el Doc Hutson Center, el Atrium, y todo lo que rodea al estadio (incluyendo las figuras de Vince Lombardi y Curly Lambeau, así como un lugar para imitar el archiconocido Lambeau Leap) nos vamos mezclando con la gente de allí. Preparamos el cartel para el partido, gracias a la idea de @Sillonbowl, y nos disponemos a entrar después de comprar el programa oficial del partido, con, como no, Brett Favre en portada. Según caminábamos hasta la puerta, podíamos escuchar a la gente murmurar sobre nuestro “Venímos desde Londres” plasmado en el cartel. Cuando nos ponemos en la fila y entablamos conversación con un padre y su hijo, me doy cuenta que nos estábamos poniendo en la entrada que no era, así que nos despedimos de ellos y nos vamos, ahora sí, a la correcta.

Esperando como estábamos, veo a un señora acercarse a mi, y de la nada me suelta que “Ésa camiseta no es muy buena para tener aquí”, señalando mi jersey Salute to Service de Dez Bryant. “Es más, ¿vienes de verde para que se note menos, eh?”. Qué cabrona, la vieja. Tras explicar de dónde veníamos (del mono, dije… la que lié en Wisconsin), me dijo que entendía que yo pudiera ser de Dallas, que explicaba mi poco criterio (un encanto de mujer). A Amidala, por supuesto, la felicitó por el buen gusto y por ser una chica tan maja. Cuando dejó de dar por culo, el fan que teníamos detrás con su hijo sobre los hombros nos explicó que iba a ser el primer partido del niño, del que además era su ¿octavo? cumpleaños. Todo esto mientras se abría una lata de cerveza. Como dije en Football Speech, “que la paternidad no disimule tu alcoholismo”.25

Entramos y lo segundo que hicimos (después de flipar mucho) fue alquilar las sillas para el campo, porque imagino que lo sabréis pero Lambeau Field no tiene asientos como tal, es una bancada para que entre más gente y se esté más acurrucadito y más protegido del frío. Así de paso hacen negocio con el alquiler de asientos. $6 dólares costaba cada uno, pero si vas a estar más de tres horas sentado, merece la pena tener respaldo y no apoyar tu buyate en el frío metal/piedra de la bancada. El error que cometímos fue el pillarlos nada más entrar porque luego tuvimos que cargar con ellos durante el tiempo en la Pro Shop y demás caminata que nos pegamos dentro. Se suelen agotar, así que por ese lado, tampoco lo consideramos como un error total.

El atrio del estadio es una pasada, es una imagen bastante habitual que se puede ver en los pre-games y se hace rarísimo estar allí. A la entrada nos obsequiaron con un can-holder, una especia de calcetín para el móvil que tan de moda estuvieron en su día, y servía para que la mano no se te jodiera de frío con la birra o refrigerio que tomaras. Imagino que también podría ser usado como abrigo para los huevos, en caso de que algún valiente lleve la mercancía fuera del envoltorio. Esto ya es más sensación mía, no lo he probado (¡ni volveré a hacerlo!). Cogimos uno de más, porque queríamos llevarle uno a Nuere, mi Bro, mi amor en pecado y más guarrerías que no puedo escribir aquí por si me leen mis allegados. También le compré un llavero toh molonguis de Lambeau, en la Packers Pro Shop y en las que las colas son HORRIBLES. Es verdad que el tema va rápido, pero si váis y tenéis pensado comprar algo, id cuanto antes. Amidala se compró entre otras muchas cosas, un Cheesehead.

Llegó el momento de buscar nuestros asientos y de colocar las sillas de alquiler. Me resultó curioso que el señor que me tocó al lado nos diera la bienvenida a los asientos, que era un placer tenernos allí. Algo parecido nos dijo un señor durante el tailgate, “gracias por venir”. Ya ves tú.

Como no habíamos comido nada Amidala se fue a comprar algo típico de la región, unas bolas de queso fritas (Cheese Curds) que estaban buenísimas. Si os soy sinceros, estaba tan impaciente que no notaba que tenía hambre siquiera. Los equipos habían calentado ya y cuando les tocó saltar al campo, hubo pitos para Dallas y vítores para los jugadores locales, siendo los últimos presentados uno a uno cuando llegaron a gente como Cobb, Nelson, y Aaron Rodgers.

Se acercaba el momento himno. Vale, ya por la tele parece ser que el himno es un acto en sí
34
mismo, al margen de cualquier equipo, partido o evento en general. Pues vivirlo en un campo de la NFL es una sensación acojonante, los pelos como escarpias incluso minutos después. Siempre me ha gustado cómo celebran éste momento los americanos, y aquellos minutos fueron increíbles y difíciles de explicar, una vez más. No sólo es la letra, el tener a todo el mundo cantándolo (no vi a nadie arrodillarse), las banderacas que despliegan, los fuegos artificiales, el sonido de los cuatro helicópteros CV-22 que hacían el fly-over retumbando en todo el recinto… IM-PRE-SI-O-NAN-TE.

 Del partido en sí no voy a hablar, lo que sí voy a decir es que justo delante tenía a otro fan de Dallas que estaba viendo el partido con su hermano y sobrinos (todos Packersfans) y me estaba poniendo de los nervios incluso a mi. Llegué a pensar que me iban a calzar una hostia norteña a mi también ya sólo sea por compartir equipo, y porque no hacía más que chocarme la mano. En serio, insoportable, regocijándose de cada cagada como si los Cowboys no hicieran de eso. Cuando la victoria parecía clara ya me vine más arriba, esto también es cierto, pero al menos no me reía de los queseros en su puta cara.

Momento álgido fue ver a Favre en el campo. Perdón, el momento álgido fue la cara de Lady Favre con el viejales en la pantalla. ORO PURO.

Y tras unos buenos abucheos a McCarthy y varias horas después, el sólo motivo del viaje llegó a su fin con una victoria “imprevista” para Dallas. Yo contento, aunque a la vez un poco fastidiado por mi acompañante, sobretodo cuando me soltó: “Tú al menos ya habías visto ganar a Dallas en directo, yo me quedo sin ver ganar a los Packers en Lambeau”.

Una vez terminado el partido nos quedamos merodeando por allí y bajamos a la primera fila para sacar las fotos a pie de campo hasta que nos invitaron a salir. No me esperaba ver el parking tan lleno al salir, no por los coches en sí sino por la cantidad de gente que aún estaba bebiendo y viendo lo que quedaba de jornada en las televisiones allí instaladas. Que el partido estuviera roto antes del final seguro ayudó a vaciar el estadio antes, y es verdad que para cuando encontramos el coche y salimos, la cola no fue tan larga y salimos bastante rápido de allí. Hubo alguna retención por unas cuantas millas, pero nada del otro mundo, así que decidimos poner rumbo de vuelta a Chicago escuchando el SNF por la radio y con Amidala prometiéndome que no se iba a dormir para darme conversación y que se me hiciera más ameno el viaje… fracasando estrepitosamente. Cuando íbamos a pasar el segundo y último peaje, que era de los automáticos en los que has de meter el cambio justo (o de más, si vas sobrado), nos damos cuenta de que no tenemos suficiente… por 3 míseros céntimos. Pocos minutos después, y sin saber qué hacer, nos damos cuenta de que el peaje era de 1,5 dólares en vez de 1,80, como creíamos. Menos. Mal.

Antes de entregar el coche de vuelta en el aeropuerto de Chicago, ya que tienen un servicio de 24 horas, teníamos que repostar para dejar el depósito lleno (no he echado gasolina tan barato en mi vida, ¡daban ganas de invitar a la gente y todo!) y ya de paso aprovechamos para paramos en un Taco Bell a comer algo, vamos, que me pegué todo el viaje del tirón y a eso de las 23 habíamos dejado ya el coche con 401 millas a nuestras espaldas. Casi nada.

La vuelta a Chicago fue una odisea, y nos metimos a la cama a eso de las 2:30 am del lunes. Una paliza que mereció la pena en todos los sentidos. Es más, Amidala se lamentaba de no haber comprado entradas para el partido del jueves también (los Packers se enfrentaron a los Bears, de nuevo en Lambeau). Así de adictivo fue el viaje, nos hubiéramos pegado una paliza igual de grande tan sólo unos días después para volver a vivirlo. Cerramos el periplo footballero con un tour al Soldier Field en nuestro último día en la ciudad, y aún a día de hoy nos cuesta creer lo que vivimos a mediados de octubre.

Si habéis llegado al final, sois unos héroes, siento la chapada pero había que contarlo como pasó, y eso que me he dejado cosas en el tintero (sobretodo fotos, pero ha sido un dolor subirlas). Os lo completaré en persona algún día, si se tercia. Hasta entonces, ya sabéis donde estamos.

Un saludo de vuestro Amistoso Vecino Gartzman.

48

Así tengo el Ohio ahora mismo, ¡igualito que cuando vea a mi Bro!

BROndon Calling y demás mierdas. Primera parte.

Hola a todos. ¡Qué gusto da volver a ser libre!

¡Ah! que a lo mejor no lo sabéis, y apuesto a que encima no nos vais a creer, pero llevamos meses secuestrados por una banda de malos-malísimos y todo por hacer entrevistas tan buenas a jugadores de la NFL. Lo peor de todo es que nos obligaban a usar nuestras cuentas en Twitter de manera normal para no levantar las sospechas de nuestros fanses, y cada cierto tiempo, a prostituirnos por unas decenas de míseros Euros. Lo que no sabían los imbécil es que lo hubiéramos hecho gratis…

football

En fin, que me salgo de madre. Un año más el football llega a Londres y por segunda vez, los BROs coincidíamos en un partido. Han sido 2 años de escaqueo por parte de Nuere pero como las excusas que se inventaba eran tanto o más creíbles que la del secuestro del que os hablaba más arriba, se le perdona.

Vamos a repartir nuestra odisea footballera en dos partes, básicamente porque sabemos como estirar el chicle más de lo necesario sin que el contenido se resienta (tienes mucho que aprender aquí, ¿eh, guionista hideputa de Dexter?).

Desconozco cuantos de vosotros os habéis acercado a la capital inglesa durante el fin de semana pasado, o si lo habéis hecho alguna vez con motivo del International Series, pero estoy seguro de que compartís conmigo la idea de que son unos días en los que Football y Cerveza van de la mano. Olvidaos de las muchachas, al menos de las de sin pagar, porque este fin de semana no entran en la ecuación las pérdidas de tiempo. Inciso aquí y es que podrían entrar si son otras locas del football y tenéis a vuestro BRO cerca, entonces la jugada básica a ejecutar está clara:

686 Pump F-Stop on two.

Estoy haciendo una suposición con tíos más bien feotes para darle realismo al tema. Vosotros, aprobados justicos en el test de la sepsibilidad rodéais a la moza de puntuación 8, uno por cada lado. Hasta aquí, sencillo. Intentad no ir muy pasados de rosca tampoco porque los defensive tackles de su grupo de amigas son infranqueables, incluso tendrán safeties que bajarán a la caja en cuanto deduzcan que vuestra intención no es más que penetrar el gap y correr por el centro.

Que quede claro que esta jugada está pensada para que uno de los dos triunfe, hay muchas más en nuestro PlayBROok que obviamente, no vamos a compartir así por las buenas. Es el momento pues, de que los BROs demuestren su habilidad como jál of feimers del ligoteo y conseguir la W para el elegido esa noche.

El futuro onanista ha de brillar en el Pump F-Stop ya que con ese quiebro/engaño hacia la muchacha en cuestión, ha de hacer creer a la Fea (de ahí la F) que pretende ser él el triunfador y acto seguido realizar el bloqueo de su vida. Todo por un Bro. On Two, HUT! El tempo lo podéis marcar como queráis pero cantar audibles a grito pelao’ en un bar tiene su punto… y si lo hacéis tan pronto como en un par de segundos tenéis menos probabilidad de que os vean haciendo el canelo y se vayan del bar.

Tras este BROnsejo gratuito estamos ya metidos en ambiente y es que el jueves me dediqué a charlar de football entre cervezas con varios amiguetes de Twitter. Todo rabos amigos, porque como ya he dicho, si no hay chicas footballeras está prohibido; para hacer el ridículo ya tenemos los fines de semana del resto del año. Así pues @Jmx_Smoke14 y @diegoserranoNFL tuvieron a bien quedar con el esquizofrénico que escribe estas líneas, haciéndolo además delante de la placica del Big Ben, para que se viera quien llegaba tarde y humillar a patadas en los huevos al tardón.

Y allí a la que estoy llegando bajo la estatua de Nelson Mandela (colegui del insti) vislumbro una figura solitaria, impaciente y apesadumbrada puesto que su intención no era otra sino la de volver obnubilado tras contemplar las maravillas que el Imperial War Museum tiene para ofrecer. Esfuerzo baladí para el amigo maño ya que los astutos y cabrones ingleses habían recortado muchas de las salas con la excusa de la restauración. Todos sabemos que lo que no querían era verse invadidos.

Cordiales saludos por ambas partes, apreciaciones de la grandísima camiseta que llevaba el señorito Josemix, no otra sino la de los Raiders… pero no los Raiders que vosotros pensáis, sino una con claros tintes Battlestar Galactica. Un win absoluto. Tuve que pararle los pies un poco ya que aún nos faltaba la compañía del Giant, que están por todas partes, y una vez estando todos y habiendo resuelto nuestras diferencias a hostia limpia procedimos a curar nuestras heridas de la única manera que sabemos: bebiendo. Hermanamiento Giant-Cowboy… lo que no consiga el alcohol…

La ruta triunfal de @diegoserranoNFL

Una vez en el pub que había elegido, cerquita de Trafalgar y en palabras de mis acompañantes “con las camareras más feas de todo Londres” nos pusimos al lío de presentarnos tal y como es debido. Y entre temas de football, culos y tetas y lanzando hipótesis sobre el tamaño de miembro que debía gastar una de las camareras echamos la tarde-noche. Momento cumbre fue aquel en el que teníamos un grupo de muchachas (no footballeras) que nos miraban con deseo y el azar quiso que coincidieran sus miradas furtivas con mi frase: “Pues a lo de hacer así BRRRRRRR en las tetas he sabido que se llama “Motor Boating the tits”.

Todo esto acompañándolo de gestos bastante explícitos. Cuando cesaron nuestras estúpidas risas descubrimos que para más inri, era un grupo de chicas españolas. Más risas, total, ya no nos las íbamos a follar…

A una hora prudente y tras unas cuantas pintas de cerveza encima decidimos que cada uno se fuera por su lado, les acompañé al metro y les di las direcciones básicas para volver a sus hoteles. No estoy seguro si uno de los dos se dio la vuelta tras despistarme y volvió a por la azafata del rabaco, pero doy fe que la cantidad de viajes al baño que se pegó Diego llegó a resultar sospechoso. Sí, por mucho que la camarer@ siempre me sirviera a mi y yo hubiera ido como dos veces más al baño que mis amigotes. Todo legal.

Al día siguiente, ya viernes, estaba en casa sin mucho que hacer y recibí una llamada que estaré muy lejos de olvidar en mi vida, sobretodo por lo que vino después. El caso es que me llamó mi amigo Carlos, gran fan del football y sobre todo de College (se pirra por UT), que trabaja para un periódico de aquí de Londres. Os diré sin querer enrollarme demasiado que este año consiguió la acreditación de prensa para cubrir el partido y el segundo día le sobró una de las acreditaciones y se acordó de mí.

Resultado: en menos de una hora estaba en el campo en el que los Pittsburgh Steelers iban a entrenar y… fue espectacular. Creo que lo mejor que puedo hacer es enlazaos el artículo que escribió para su periódico en el que explica perfectamente lo que vivimos, incluyendo el saludar y dar la mano a varios de los jugadores. Os dejo el link aquí, en el que además tenéis las fotos disponibles más abajo. Estaré eternamente agradecido. Gracias una vez más, Carlos.

A partir de este punto muy poco puedo contar, creo que nada lo supera… bueno como anécdota no escrita está el que al abandonar todos los jugadores el lugar vi una caja llena de Gatorades y no pude resistirme a pillar uno. No era una maravilla pero salió la vena hispana: si es gratis sabe el doble de bueno. Esto es así. La noche la pasé precisamente con un fan acerero, en la que no paré de narrarle nuestra experiencia.

Regent StreetEl sábado se puso en marcha el fan rally que generalmente ayuda a los fans del football a meterse en el lío, ver a los jugadores de cerca, probarte como jugador y esas mierdas que tanto nos gustan.

Como novedad este año cerraron Regent Street para cubrirlo de parafernalia NFL y personalmente creo que deberían de seguir así en los años venideros. Los años anteriores ha sido en Trafalgar Square y aunque espectacular, el espacio se reduce muchísimo. Por esa parte Carlos y yo, que volvimos a coincidir, quedamos bastante satisfechos; se veía el ir y venir de la gente y era entretenido.

He de decir que quedamos muy tarde y tras darnos un paseo por la NikeTown para ver lo que había llegó el momento de decir adiós que llegaba mi BRO. Tenía que ir a recogerle a la estación del metro y petar el fin de semana, pero, mira… mejor dejaré que os lo cuente él. Yo me despido de momento, nos leemos pronto. Agur!

BROstúpidos por el Mundo (I -TERUEL)

Hola a todos. Al igual que no soy muy dado a las despedidas no tengo mucha mano con las bienvenidas o reencuentros así que no esperéis por nuestra parte disculpa alguna, ni lloros, ni súplicas… ni siquiera putillas. No obstante sabemos que la mejor forma de complaceros es escribiendo, ya que vosotros, simples mortales, os confomáis con más bien poco. Como nosotros un sábado por la noche y unos cubatas de más, vaya.

Y a qué viene este repentino post después de una temporada llena de emociones en la NFL sobre la que no habéis escrito nada, os preguntaréis. Pues viene marcado por un hecho que vuestro amistoso vecino Nuere y el menda lerenda no se esperaban. Nos hacía falta una desconexión completa y la mejor manera que encontramos fue la de irnos de viaje a algún lugar recóndito del planeta, conscientes de que tendríamos que compartir lecho en una posada de mala muerte si la situación así lo requería, y caprichos del destino terminamos en Teruel… que existe.

Mientras debatíamos nuestras cosas entre cañas y mostos, porque Nuere será muy buen BRO pero mariconazo a la hora de beber cerveza es otro tanto, la luz menguó en la tasca que nos cobijaba en aquel instante del abrasador Sol: “Hostia, los putos dinosaurios han cobrado vida”, grité presa del pánico. “Tabernero, no más cerveza para el desgraciao’ este” concluyó la otra parte contratante de este humilde y sepsi blog. El amable y rústico anciano nos confesó que desde hacía varios días sentía una presencia; notaba a sus animales inquietos, a las vacas se les había agriado la leche, por ejemplo. Y entonces fue cuando vimos a la criatura que provocaba todo ese caos, y que hace que esto que estoy escribiendo tenga cuanto menos una mínima relación con el football. Un “Hey! Dos servesas por favour… Mi ñiamo Tony. Nice to meet you, amigous”.

Esto hago yo con el playbook… GGGÑÑÑEEEE

Tras recoger nuestros ojetes del suelo (sobre todo yo) no pudimos evitar mojar las braguitas y gritar como dos niñas cuando ven al Justiniano (una vez más, sobre todo yo). Aquello explicaba los vendavales repentinos y los eclipses no anunciados. Nosotros, que ante todo nos preocupamos por nuestros lectores (y los culos, y las tetas), decidimos hacerle la entrevista definitiva. Y aquí os la transcribo.

¡Antonio Ramiro! ¿Como you por here? Vaya alegría que me das, siéntate, siéntate, que me gustaría recibir una clase magistral de ‘Interceptions 101’. Pero antes, unas preguntillas. ¿Te va bien si la hacemos en castellano?

Of course. Yo hablo un piquito di espaniol, y please, call me Tony.

Jajaja ¡que te lo crees tú, Antoñete! Y déjate de piquitos mejor la hacemos en inglés y nosotros ya, si eso, la traducimos después. Pregunta obligada: ¿A qué estás esperando para declararte ELITE?

Obviamente no eres el primero que me la hace y no sé muy bien por qué tanta gente me insiste con lo mismo, estoy algo cansado de responderla. No me gusta sonar arrogante y simplemente prefiero hacer bien mi trabajo y pasar desapercibido.

“Pasar desapercibido”. Ah, claro, como con la gorra para atrás y las intercepciones no llamas la atención… para la siguiente me gustaría que fueras sincero: ¿Es verdad que existe una cifra mínima de intercepciones durante las jornadas de liga y si no se llega tú pones el resto?

No sé de qué me hablas, ante todo soy un prof…

Tony, coño, que somos amigos no me cuentes milongas. ¿Me vas a decir ahora que es casualidad que tus grandes noches en cuanto a cagadas se refiere vengan en partidos de Sunday o Monday Night?

Reconozco que ese dato es llamativo pero no prueba absolutamente nada. En esta liga existen grandes jugadores defensivos y es inevitable que consigan big plays tarde o temp… -“Veeeeenga, Toooony. No me obligues a sacarme el cimbrel” interviene Nuere-. Vale, hay cierto arreglo en esas estadísticas. Pero por favor, no publiquéis nada al respecto, no debe de saberlo nadie.

Tranquilo si no nos lee ni el Tato. A todo esto y un poco en relación con el anterior punto, ¿como es que algunas intercepciones se ven tan reales? Es que hasta el cabreo parece auténtico, como si te jodiera de verdad.

No sá jodido el listo, porque muchas son reales.

Define muchas.

Así la tiene, ¡ASÍ! ¡Que se la he visto yo!

Bueno alguna que otra es real, quiero decir, no lo hago queriendo. Lo que pasa es que hay veces que hago unas lecturas de cobertura así de refilón, que nunca he sido yo muy de libros; otras veces mis receptores son mierda pura, se pone la gente en medio y no veo, el pocket no dura ni medio segundo sin romperse, y finalmente entra en juego el ansia de protagonismo de los defensas. Como odio a esos malditos.

Ya veo. Toda la culpa es de los demás. ¿Y qué tienes que decir sobre lo de echar a perder partidos en el último cuarto? ¿Las dudas sobre si eres clutch o no? ¿El remontar un marcador muy adverso para terminar perdiendo, lo que se conoce como un swim to die in the shore?

Para die en la sho…¿¡EHH!?… ¿qué dices? Mira voy a contestarte a las que he entendido. El problema no es si bajamos el rendimiento en los últimos compases del partido o no, el problema es que la gente no entiende lo difícil que resulta ganar un partido de football.

No creo que sea mucho más difícil a pillar cacho en Euskadi. No me vale como razón.

Pues ahí le anda, no te creas. En cuanto a lo de clutch, bueno, cada uno tiene sus puntos fuertes y el mío diría que es…

Sabemos de sobra cual es, tranquilo. No queremos ponerte en ningún compromiso así que obviaremos la pregunta de si ganarás un Lombardi en tu carrera. Hablemos de Jessica Simpson, ¿has visto como se ha puesto?

Vaya que si lo he visto, y lo peor es que yo tengo la culpa.

Bueno, bueno, ¡aquí el Don Juan!… – ¿¡Yo qué!? – Nada Nuere.

A ver, si lo digo porque cuando salíamos juntos hicimos una apuesta tonta: ella decía que volvería a ponerse a dieta cuando yo ganase un partido de playoff y sigue esperando. Sé que no tiene mucho sentido pero ella siempre ha sido muy cabezona. Y ahora gorda. Cabezona y gorda.

Añade tonta porque anda que pensar que el atún es un animal parecido al pollo… Ya para ir terminando, un clásico de este blog: ¿Culos o tetas?

De TETAS, sin ninguna duda. En Texas hay mucho dinero y se recurre bastante a la cirugía, por lo que el arcoíris tetil que te brinda es magnífico. He aprendido a amar tanta variedad.

No sabes tú náh. Una última cosilla: ¿puedes decir “I’m ELITE”? Es para mi contestador automático.

Vaya cosas más raras pedís los fans, pero bueno, allá va: I’m ELITE!

Ya véis, amigos, con los Dallas Cowboys camino a lo que será su sexto trofeo Vince Lombardi terminamos la entrevista con el MVP de la próxima SuperBowl XLVIII. No quiso confirmarnos si renovará su contrato, ni siquiera se atrevió a responder a preguntas sobre Jerry Jones por si acaso cabreaba al Big Boss, y se lo vamos a perdonar porque prometió que en cuanto tuviera claro su futuro nos llamaría. Esperemos que no tarde tanto como nosotros escribiendo en este blog. Hasta entonces…¡a cuidarse!

Inmortalizando el momento

Inmortalizando el momento

Más vale tarde que… patada en los cojones

¿Hola? ¿He acertado? ¿Era así como se subía una entrada? Pues no me lo creo ni yo. Decía Gandalf El Gris que un mago no llegaba tarde, ni pronto, que llegaba exactamente cuando se lo proponía. Olé ahí G, ¡con dos!. Pues los Bros que llevan este blog de referencia en internéi no iban a ser menos que un tío que va en pijama largo y llegamos también cuando nos sale de las blakandekers. ¡Eh! y además de sepsis venimos discutiendo amistosamente la eterna pregunta:

  • ¡42!
  • Bro, que te me lías de respuesta… A lo que iba, que cada vez me decanto más por las tetas, ¡de esas como cabezas de enano!
  • Ya, pero es que un buen culo pa’forrá pelóhhhta

Con unos argumentos tan convincentes es difícil encontrar la unanimidad, así que seguimos en las mismas pero con más experiencia en la vida. Podríais pensar que entre tanto culo y teta (imaginarios) nos habíamos olvidado del blog, del football y de la madre que nos parió (a cada uno la suya) pero os equivocáis; solo en dos de esas tres opciones priorizamos los elementos ya descritos. Y es que no había más que ver nuestras cuentas de Twitter en días de partido en el ya conocido #NFLesp para confirmar que la facilidad para pensar/escribir estupideces sigue siendo innata en nuestras calenturientas mentes.

Se ve, además, que no teníamos bastante con demostrar poca vergüenza en los escritos y decidimos subir un nivel a nuestro proyecto común: estrenamos el Porncast con el que tanto hype creábamos en la red social del pajarillo azulete, ¡con hashtag y todo eh, a lo loco! #Porncast. Se caga la perra. Si no lo habéis escuchado os dejo en enlace al que llamamos el 00, el otro lo podéis enlazar una vez escuchéis el primero si os queda moral. Nadie os obliga a escucharlo, pero si lo hacéis, estáis bajo vuestra responsabilidad.

Antes de empezar con lo que nos atañe hoy, que es hacer un ligero repaso de como han llegado Giants y Patriots hasta la SuperBowl y lo que pasó con nuestros equipos por el camino, quiero dejaros este enlace creado por los amigos de FootballSpeech, FansNFLSpain y Sports Made In USA, en donde encontraréis los lugares en los que podréis ver la gran final del domingo en compañía de más locos trasnochadores como vosotros. Si tenéis Twitter, recordad usar #PreviaSB y #NFLesp hasta el domingo, y el mismo día del partido saldrá otro HT al que se pretende que sea trending topic a lo largo de la noche. Lo que vendría siendo lo chachi-guachi del día.

La última jornada sobre la que nos dio por escribir fue la 10, así que haremos un rápido fás-forguar hasta el final de la semana 17 contando un par de cosas puntuales, y después atacamos las distintas rondas de playoffs. Tranquilos que en este avance temporal no habrán sueños raros, ni agentes del FBI con cara de estreñido y dotados de nombres tales como Mark Benford y Demetri Noh. Eso ya no más.

La decimoquinta semana nos deparaba una sorpresa desagradable para la afición Cheesehead y es que verían cortada su temporada perfecta en casa de unos… aseguraos de tener el cinturón abrochado… ¡CHIEFS! con ganas de tocar las tres de la tarde. Habían pasado escollos mucho peores con una facilidad pasmosa y en un partido que no prometía ser ninguna excepción, zasca. Los de Kansas City supieron aprovechar el desajuste que crearon en el timing entre quarterback y receptores de Green Bay para pasarles la mano por delante de la cara y poder decirles: “Mira Rex Banner, llevo sombrero nuevo… O sea, mira Mike McCarthy, llevo el rotulador cerrado, no como tú, que pareces toooonto. Y yo hubiera pedido el chaaaallenge. Os prometo que fue así, con recochineo, lógico sabiendo que lo de no tirar el pañuelo rojo fue una gilipollez. Touchdown regalado para los ‘jefes’ y nuestro bro malagueño Caleionllorando de alegría. Y con razón.

Jim Harbaugh

"Puto CRUZZZZ" Tranqui Jim, nos pasa a todos.

Si de esta manera tan estúpida terminaba la senda victoriosa del campeón reinante los Cowboys seguían en su tónica particular de “ahora la cagamos… y ahora también la cagamos, pero menos”. Por suerte para mis nervios habíamos jugado un día antes y ganamos con soltura a unos Buccaneers muy venido abajo, coincidiendo también en que aquella jornada vimos como los Redskins podían con los Giants. Si llegan a cascar los Eagles también, el fin de semana hubiera sido redondo. Ni pillando el sábado por la noche se tiene esa suerte. El título de la NFC Este y el billete hacia la post-temporada parecían estar más cerca…

La casualidad quiso que el título de la Este se decidiera en la última jornada, entre Giants y Cowboys, por lo que la penúltima semana de competición fue un trámite para los de Dallas perdiendo (dejándose perder) en Philadelphia, con el gran infortunio de que Jason Garrett es tonto y sacó a Antonio Ramiro en una serie en la que ya no debió aparecer. ¿Que qué paso? Mano golpea casco, casco gana, mano para el puto arrastre. En una jugada de mieeeeeeerda (intento ser imparcial, sino hubiera añadido alguna ‘e‘ más para enfatizar mi desagrado) había conseguido no solo arriegar a su quarterback, sino que encima hipotecarlo para la siguiente jornada, la importante. Tenéis que ver mi cara al leer eso vía móvil, porque no sé si recordaréis que esta jornada se jugó el día de Nochebuena. Así me pasó lo que me pasó luego, salí para olvidar la desgracia y volví lesionado; resacalo llamó el médico. Y el día de Navidad, que cruz…

Y hablando de cruces, el llamado Víctor. ¿Puede haber tío más gilipollesco? Así de primeras podríamos pensar que sí, que basta con mirar la cara de quien recoge los snaps para Nueva York y que la respuesta llega por sí sola. Pues no, porque por mucho que me pese decirlo (y de lo sucio que me sienta al hacerlo… el decirlo, vaya) el pequeño de los Manning se está pegando una temporada muy buena. Siempre le vacilamos, pero la verdad es que nos está callando con estadísticas más que aceptables. No pasa nada Elisha, haces bien intentándolo, pero seguiremos vacilándote. ¿Si los Giants estarán en el Big Stage, podréis imaginar lo que pasó en el partido del día de Año Nuevo, verdad? Nos violinaron a base de bien. Dio la casualidad de que yo pude ver el partido en Londres, después de un Packers@Lions en el que Matt Flynn demostró al mundo que si hace falta tener los huevos como los de Espartero, los saca y en un momentito hace subir los de Rodgers por encima de su nivel de flotabilidad y tras otro partido en el que esperábamos revancha a muerte como era un Chiefs@Broncos con Orton en el papel de Satanás y Tebow en el de hijo del que todo lo ve. Yo no quería rellenos, yo quería que llegara el Sunday Night y ver lo que pasaba con mi equipo.

Al final pasó lo que tenía que pasar, que jugamos como el culo (para variar), pero al menos fue algo, porque nuestra secundaria ni se presentó al partido. Protagonista con (des)honor fue Newman, del que no olvidé recitar su árbol genealógico completo. Tal bochorno hizo que hasta cierta Lady que desde tiempo atrás se negaba a entender como podía odiar a mi equipo porque según ella hay que quererlo, admitiera que incluso en anteriores frustraciones me había quedado corto. Tuve que recordarle cierta catch-phrase que con el tiempo he repetido en innumerables ocasiones: Es muy duro ser un Cowboy.

Llegaba la semana de Wild-Card y mientras Packers y Niners (¡FLIPA!) descansaban en la NFC, Patriots y Ravens lo hacían en la AFC. Bengals@Texans, Lions@Saints, Falcons@Giants y Steelers@Broncos (sí, con el Tebowinómano) iban a jugarse el turrón. Sorpresón de aúpa en el Mile High Stadium en el que vimos a un Tebow insipirado que conectaba con Thomas ya en la prórroga para ganar el partido. Acojonante. Aunque más acojonante me resultó ver la actitud de la defensiva de los Steelers, no tenían ganas de placar, fueron demasiado confiados y si a todo le sumamos la mermada situación de Big Ben el resultado es el que se vio. Caos y vergüenza. Y encima hacía que tuviéramos que aguantar al tontolnaboeste una semana más. En el resto de citas, los Texans conseguían su primera victoria en playoff en su debut, los Saints no tuvieron problemas para vencer a los Lions y los Giants anotaron todos los puntos del partido.

"Ay, la lentilla..." Y así nació el Tebowing

Divisional Round. Por una vez, un nombre acorde con lo que vimos ya que todos los participantes habían sido los campeones en sus respectivas divisiones, aunque también estoy de acuerdo en que podríamos referirnos a esta ronda como la de Semifinales de Conferencia. Asuntos que no llevan a ningún sitio aparte, nos impacientábamos con los partidos, Saints@49ers, Broncos@Patriots, Texans@Ravens y la guinda del pastel, el Giants@Packers. Para mi hubo una gran sorpresa y fue la de la victoria de San Francisco, la de Nueva York en Lambeau me cabía más en la cabeza, aunque no la quisiera.

Vernon Davis y Alex Smith conectaron cuando más lo necesitaba su equipo, lo que daba pie a muchos comentarios de “Si ya decía yo que este chico era mú güeno” hasta que Brees puso a los suyos por delante y volvieron los “Puto asco de QB. ¡No está ni sudao’!”. Estas gilipolleces, por suerte, duraron 4 minutos que fue lo que faltaba de partido cuando el majete de Drew adelantaba a los Saints, para que acto seguido anotara Smith, volviera a anotar Drew, y cerrase el partido mi tocayo Alex. Euforia en un Candlestick lleno hasta la bandera.

A los jugadores de Green Bay me pareció verlos más relajados de lo que debían, incluso mis sensaciones fueron las mismas que tuve contra el partido contra Chiefs que comentaba antes. Sé que lo tuiteé incluso, pero no encuentro el tuit que lo demuestra. Decía algo así como “Este partido me recuerda al de KC, GB en plan: tranquilos que remontamos, remontamos… ¡aiba! Pues no”. Y es que el día en el que Aaron Rodgers no estuvo fino, las carencias defensivas fueron aún más evidente. Eso, y que los drops de los receptores eran para cortarles las manos, que total peor no lo iban a hacer. Campeón actual a casita, y los Giants que siguen avanzando. Primero se cargan a mi equipo y después al de mi Bro, os podéis imaginar con quien simpatizo en la SuperBowl.

Los Patriots supieron finiquitar rápido a un Tebow al que le cerraron la option por completo, fue incluso humillante, sobre todo el momento de Brady en la que puntea un balón en un tercer down. ¡Ese Tom! Por algo te fulas a la Bündchen, porque puedes hacer lo que quieras… siempre que sea lo que ella quiera. Los Ravens por su parte sufrieron más de la cuenta para doblegar a los Texans, que con T.J. Yates poco podían hacer. Enhorabuena al equipo del coach Willy Bistuer, no está nada mal, aunque sé que lo tuyo con Kubiak es irreconciliable (;D).

Ravens@Patriots y Giants@49ers fueron las Finales de Conferencia en la que la tónica fueron los errores garrafales. Lee Evans y Cundiff se llevaron el varapalo en Baltimore (suerte tienen que McNulty no estaba en el estadio que si no…) mientras que el joven Kyle Williams se los llevó por parte de San Francisco al perder un balón ya en la prórroga, dejando a los Giants una genial posesión de campo. Williams ya había ‘regalado’ un touchdown a Elisha and Co.hacía no demasiado así que tuvo que soportar unas bochornosas amenazas de muerte que le llegaban a su cuenta de Twitter.

Vernon ya vestía el uniforme Niner siendo un espermatozoide

Y así es como nuestra historia nos lleva a Indianápolis, en una reedición de aquella SuperBowl XLII, que curiosamente fue la primera a la que ‘de verdad’ presté atención. Como lo mismo nos da por seguir sorprendiendo al personal, no adelanto mis comentarios respecto al partido, vaya a ser que escribamos otra entrada así, a lo loco, y nos repitamos. Por si acaso no llega, un par de cuestiones:

La primera es que animaré a los Patriots, 555 lo razonó muy bien en su blog; si eres de los Cowboys (entre otros) es razón suficiente para animar a los de New England. Muchas gracias compañero. Y la segunda recordar que el año pasado sacamos una ‘guía’ de como había que prepararse para una SuperBowl, no estaría de más echarle un vistazo si os la perdisteis. Buscad en la categoría de SuperBROwl, en la columna derecha del blog, si os interesa.

Nada más, esperamos que nos sepáis perdonar este prolongado tiempo de inactividad y que disfrutéis del partido. Ya sabréis de nosotros, ya descubriréis por que lo digo… Agur!

Week 10: Reviews

Buenas a todos. Sabemos de sobra que esperabais con ganas el día de hoy, no por las elecciones, sino porque teníais asumido que antes del domingo sería raro que volviéramos a actualizar el blog. Que majetes. En fin, que lo de siempre, la cosa no cambia por desgracia, aunque si bien es cierto estamos pensando en algunas soluciones bastante diferentes a las que os tenemos acostumbrados. Ya iremos contándolo, no os preocupéis. De momento, aquí os van las reviews de la semana 10.

26 New Orleans Saints @ Atlanta Falcons 23 [By Gartzo]

Uno de los miedos que tiene la mayoría de la gente, no solo en este país sino en el mundo entero, es que el de que nos gobierne un listillo. Si el que nos gobernara fuera cortico diríamos “ No entendemos como ha salido, pero al menos le vemos venir de lejos”. Nos da hasta pena. En cambio si aquel que nos gobierna es un listillo temes por lo que se le pueda ocurrir al muy… ¡Al muy!. Todo ello, creyendo que en todo momento hace lo correcto, por mucho que la cague.

Pues eso es exactamente lo que pasó con Mike Smith, que fue de listillo y le comieron la tostada. El partido se terminó decidiendo por un field goal de los Saints, cuando habían conseguido parar al equipo local en un cuarto down que se jugaban en su yarda 30. La yarda 30 de los Falcons, por si quedaba alguna duda. No critico el arriesgarse, me parece muy bien oye, si quieres que te despidan es perfecto, critico la jugada con la que lo intentaron. A la siguiente que su jugador use un jetpack.

La sensación que me dejo el partido es que ambos equipos deben de seguir trabajando el aspecto defensivo porque aún hay cosas que no funcionan como deberían.

24 Pittsburgh Steelers @ Cincinnati Bengals 17 [By Gartzo]

No creía que Dalton fuera capaz de llevarse el partido contra los Steelers y el joven del cabello rojizo estuvo a puntito de callarme la boca pero bien. Todo se acabó decidiendo en un drive del quarterback rookie, cuando no vio a aquel defensor que esperaba su pase desde la lejanía. Estos defensas, hay que ver lo bien que se esconden los jodíos. La mala noticia para los Bengals estuvo en la lesión de su receptor AJ Green, veremos para cuanto tiempo le tiene apartado este susto. En este partido descubrimos también que Polamalu es de los que les gusta mirar.

7 Buffalo Bills @ Dallas Cowboys 44 [By Gartzo] 

No sé ni para que escribo un pie de foto si nadie lo va a leer

Otra semana con victoria, vale que contra un equipo no muy sólido, pero se estaban defendiendo muy bien hasta hace un par de semanas. Es más, era la defensa que más turnovers había provocado (sobretodo intercepciones) así que imaginaos lo que rondaba en mi cabeza con nuestro coleguilla Antonio Ramiro recuperado de la lesión. Que si a este le da, volvemos a los tropecientos picks de la defensa.

Por suerte no fue así y, suponemos que sin que sirva de precedente, Romo tuvo un gran partido desde el principio, y dejando sin completar únicamente 3 pases a lo largo de todo el encuentro. Dallas supo matar rápido a unos Bills que acusan el paso de las semanas y controló en todo momento el reloj, lo que incluso propicio que la cadena de televisión que emitía el partido se aburriera y pasase a otro en el último cuarto. Me parece muy bien, pero yo quería ver las orejillas de nuestro QB.

Con todo, y beneficiados por otros resultados, volvemos a estar preparados para el jaleo de luchar por el liderato de división, y esta vez pareciendo que la cosa va más en serio. Tampoco nos vayamos a confiar.

13 Detroit Lions @ Chicago Bears 37 [By Gartzo]

Menudo bajón de rendimiento de estos Lions que se van complicando la vida según pasan las semanas. Ni por asomo me esperaba que los Bears (sin jugar un gran football) les pudieran ganar la partida, y no solo fue eso sino que encima se volvieron a Detroit apalizados. Un pa’que vuelvas clarísimo. Con estas simples líneas se resume todo, pero si lo queréis resumir aún más: Los Lions no tuvieron opción, simplemente, no estuvieron en el partido.

20 New York Giants @ San Francisco 49ers 27 [By Gartzo]

Otra victoria más de los Niners, y van 8. Lo he dicho muchas veces pero no me cansaré de repetirlo, me encanta lo que puede llegar a cambiar un equipo de una temporada a otra. Jim Harbaugh ha revolucionado el equipo y principalmente a Alex Smith (Nuere está que no caga) al que ha dado la confianza necesaria como para que esté logrando partidos muy sólidos. La defensa supo parar a unos Giants de los que mucho se ha hablado (de su potrilla, más bien) y que a punto estuvieron de volver a remontar el partido en el último drive.

Como prueba de que estoy intentando ser una mejor persona (dentro de lo que le cabe a cabrón texano) diré que me está gustando el nivel de Elisha, aunque cuando la cámara le enfoca y vemos su pose intelectual me desorine.

37 New England Patriots @ New York Jets 16 [By Gartzo]

¿Oís eso? ¿No, verdad? Claro, porque es precisamente como suena una vida sin las tonterías de Rex Ryan. Y es que para esas cosas, Tom Brady pega unos chorrazos de escándalo. ¿Que eres un chulito? Pataplas. Me llama la atención todo lo que se han deshinchado unos Jets que con Sanchez a la cabeza (¿ha liderado al equipo alguna vez?) están sembrando dudas por donde pasan.

No puedo evitar pensar que a los Jets se les ha terminado el tiempo. Se dedicaron a fichar a jugadores veteranos que aunque les quedaran unos cuantos años de buen juego no les permitiría contar con un proyecto de futuro (al margen del quarterback) y después de dos temporadas consecutivas llegando a playoffs y quedarse a las puertas de jugar la SuperBowl, siguen esperando su momento. No sé que os parece a vosotros, pero viendo como se las apaña Mark, ese momento está bien lejos.

Los Patriots vuelven a ganar, esta vez con una ligera mejoría de su defensa a la que en semanas atrás le llovían las críticas.

7 Minnesota Vikings @ Green Bay Packers 45 [By Gartzo]

Ni Ponderful, ni Peterson, ni hostias en vinagre, Packers para un repasito de los buenos. Lo más emocionante de este Monday Night era saber que se trataba de un duelo divisional, porque no creo que alguien tuviera mucha más emoción por ver este partido. Bueno, quizá alguien que fuera a Lambeaupor primera vez, pero casi ni por esas.

Señora, pó favó, deje de tocarme la cosita. Quiero irme a casa :__

Si no le dan el MVP a Aaron Rodgers esta temporada no sé que más debería de hacer, otros 4 TD’s que sumó para su carro y sigue tan humilde como siempre. Y de mientras los del banco robándole el movimiento. Shame on them.

Week 10: Previews

Hola otra vez. Como había prometido, aquí os traigo algunas de las previews, en principio la de los partidos que cuentan con algún aliciente o más destacados nos han parecido. Esta semana no hay bye-weeks así que todos podremos ver a nuestro equipo, si el sueño o los horarios no nos lo impiden. Ya sabéis, echad un vistazo de última hora a las fantasies no vaya a ser que algún jugador esté inactivo por lesión. Nos leemos por aquí, o ya sabéis, en Twitter a través del hashtag #NFLesp

Increíble lo que le dura el 'pedal' que se pilló en la SuperBowl. ¡No pué ni andar!

New Orleans Saints @ Atlanta Falcons [By Gartzo]

Mucho tendrán que esforzarse estos dos equipos si quieren demostrarnos que han superado sus debilidades en numerosos aspectos de su juego, empezando por una defensa porosa y terminando por un ataque a medio fuelle. Este partido cuenta con todos los grandes ingredientes para dejarnos satisfechos una vez finalizados los 60 minutos reglamentarios, puede que con algún que otro minuto extra más. Otro de los grandes alicientes es que el liderato de la NFC Sur vuelve a ponerse al servicio del ganador, por lo que a buen seguro que nadie regalará nada. Bueno, si Brees sigue como en semanas anteriores, algún regalito puede que caiga.

No me voy a dejar amedrentar por la mejoría mostrada por el equipo de Atlanta, creo (y quiero) que los Saints se lleven el partido. Matty Ice, ya tienes todo a tu favor…

Pittsburgh Steelers @ Cincinnati Bengals [By Gartzo]

Al principio de esta temporada nunca hubiera imaginado que elegiría este partido entre otros muchos otros que tenemos en esta jornada, pero es que resulta que se enfrentan los actuales líderes (con permiso de los Ravens) de la AFC Norte.

Esta misma tarde podremos medir el verdadero potencial de los chicos nuevos de Cincinnati, y puede que sea un baile de graduación demasiado pesado para ellos. Hemos visto a Pittsburgh sudando más de la cuenta en partidos en los que partían como favoritos y no creo que hoy sea el día para llevarse otro susto, pero todo se andará. Por armas de los locales no será: Dalton, Green, poneos las pilas majos… ¡Hoy os hacéis hombretones!”

Para los Steelers la baja de Woodley podría resultar determinante, pero con Big Ben tirando del carro (y de lo que haga falta, con lo jamonesco que está) no creo que se les escape la victoria.

Buffalo Bills @ Dallas Cowboys [By Gartzo]

Miedo me da hacer ningún pronóstico para este partido. Uno siempre tantea las opciones para decir que su equipo ganará, pero que no sería tan raro ver que terminar cagándola y regalando el partido. Oye, así pase lo que pase en el partido, acertamos. Esta vez me da miedo hacer eso, jugando en casa y contra unos Billsun pelín más tocados que lo que lo estaban hace unas semanas no me resulta fácil decirlo. Quien lo hubiera pensado.

Tony y sus problemas con la bebida...

Y es que si nuestra nulidad para finalizar drives largos se vio evidenciada contra los Seahawks, qué podríamos esperar de los Bills, unos Bills que con Fred Jackson están haciendo bastante daño. El que viera el partido contra los Eagles ya sabrá lo bien que funciona la defensa texana contra la carrera, luego entenderéis mis miedos. Antonio Ramiro está comedido últimamente, más que comedido, está haciendo las cosas bien (sin llegar a hacer machadas) y pasa desapercibido para los medios. ¿O acaso habéis oído algo destacable sobre Romo? Pues eso. DeMarco Murray siga realizando un gran trabajo corriendo con el balón ayuda bastante a repartir esa responsabilidad de la que hablaba desde hacía un tiempo.

Garrett, no nos jodas con el playcalling, ¡haz el favor! Los Cowboys son los únicos que pueden estropearse el partido, tanto con penalties absurdos, como adelantando la Navidad. Y sé de lo que hablo, por desgracia. Habrá que seguir animando a mi equipo, ¡que el liderato de la división no está tan lejos!

Detroit Lions @ Chicago Bears [By Gartzo]

Salir a la caza del liderato de división de la NFC Norte es como intentar pillar en un concurso de belleza vasco: La intención es buena, y el premio jugoso, pero da igual lo bien que lo hagas (incluso que te hayas puesto calzoncillos limpios) que tu no te lo llevas. Los Packers son el puto Jon Cortajarena ese. Están ahí para levantártela. Epa, a la chica me refiero.

Pues a eso pretenden enfrentarse en el Soldier Field, a ver el premio más de cerca. Y es el duelo llega a unas alturas de la temporada en la que ambos equipos están bastante igualados, pasando por un ligero bajón de juego los de Detroit, y por una racha positiva por parte de los Bears. La victoria sobre los Eagles el lunes pasado demuestra que aún sin jugar maravillosamente bien la defensa está haciendo posible este cambio en la actitud del equipo.

Los Lions vienen de descansar y con ganas de molestar a un rival tan directo como el que tenemos aquí, y con el aire tan marrullero que se traen últimamente seguro que el partido termina siendo de los calentitos. A mi me siguen gustando más ellos, así que los elijo como favoritos en este partido.

New York Giants @ San Francisco 49ers [By Gartzo]

Interesante choque el que tenemos aquí. No sabemos si en San Francisco, sabiéndose vencedores de la temidísima NFC Oeste, pretenden bajar un poco el listón para ahorrar disgustos más adelante o si se plantean seguir en fullmode para poder saltarse la ronda de WildCard; De momento son el segundo mejor equipo de la liga. Qué les habrá dado Jim Harbaugh, madre mía, no quiero ni saberlo. Igual les ha amenazado con palmadas en la espalda.

En el seno de los Giants es importante que Elisha siga con la consistencia que está mostrando semana tras semana, y es que aunque Bradshaw sea duda, tienen muy buenas opciones para seguir cosechando victorias. Algunos lo llaman saber estar, otros lo llaman una potra de cojones, pero lo cierto es que terminar ganando es lo que importa. Y mira que como Dallas Fan me duele decirlo, pero es así.

Hasta aquí el peloteo, los Niners y Alex elotroAlexqueselaponedurillaaJuan Smith se llevan el partido. Period.

New England Patriots @ New York Jets [By Gartzo]

Último partido del domingo, y sobre el papel, otro de los grandes. Cuando dos equipos se tienen tan poco cariño como el que demuestran estos nunca sabemos a lo que atenernos. Por mi que sigan calentando el partido como años anteriores, bravuvonada por aquí bravuconada por allá, y que gane el mejor (o el menos malo). Y es que estos dos equipos no parecen los mismos, los Patriots con el grandísimo problema de su defensa y los Jets con el problema de que su quarterback no ha superado el sustode la semana pasada. Menudo panorama.

Queda demostrado que cuando Brady se corta esa melenilla tan molona pierde toda la fuerza de su ser, su balance universal. Pues que sepáis que Nuere y yo seguimos confiando en él. Vamos Tommy, ¡haznos sentir orgullosos por el hecho de tirarnos a tu mujer! Patriots.

Minnesota Vikings @ Green Bay Packers [By Gartzo]

Monday Night. Cualquier nombre de programa, e incluso de blog que empiece por esas dos letras tiene el éxito asegurado. Monday Night Football, Monday Night Blog, Monday Night Porn… No busquéis este último, no vaya a existir y nos echéis la culpa a nosotros de que habéis visto teticas, y no queríais porque sois más de culos…

Para este lunes nos tienen preparado un partido con una rivalidad con sabor añejo, casi tan añejo como el propio Favre, quarterback y diva para ambos equipos en algún momento de la historia (si la entendemos como concepto lineal). Podríamos especular en torno a cual será el resultado del partido, un partido cuyo símil pudimos ver hace no demasiado, en Londres, en mi caso; como pasa el tiempo.

Te-- ¿Teticas? Eh... ¿Como? ¿Donde?

En aquel partido los Vikings pusieron en algún aprietillo que otro a los campeones, ya con Ponder como quarterback, y veremos si se han molestado en aprender las carencias del joven QB para terminar con el partido, digamos, al final del primer cuarto. Los aficionados de Green Bay están empeñados en pedir más leña a su defensa, porque les están dando por todas partes. Y es verdad, si no fuera por que el ataque es un rodillo imparable, ya habrían tenido más de un susto.

Que cosas, estoy escribiendo más sobre este partido que sobre el de mi propio equipo, para que luego digan estos dos cheeseheads que no les quiero. Hablo de mis cheeseheads, los demás sentíos cuanto menos, apreciados. Go Packs!

Hasta aquí. ¡Disfrutad de la jornada!

Week 9: Reviews

Hola a todos. Una vez más, llegamos taaaaarde, y con lo justo. Aunque sintiéndolo no se arregle nada, lo cierto es que nos da una rabia terrible estar subiendo las entradas a este ritmo. Sin querer entrar en detalles, este año está siendo bastante completo a nivel académico para los dos, y por eso no vemos obligados a escribir los fines de semana. Lo de estos últimos 7 días ya, ha sido de traca, de ahí a que estas sean unas reviews con tan solo los partidos que comenté. Allá van:

27 New York Jets @ Buffalo Bills 11 [By Gartzo]

Al final no hubo ninguna sorpresa y el equipo que, a priori, tiene mejor plantilla se llevó un partido divisional importante para el devenir de la AFC Este. Los Billsno fueron ni la sombra de lo que fueron en semanas anteriores, es más, se parecieron bastante a lo que nos tenían acostumbrados años atrás. Ya sabéis, los fantasmas del pasado siempre vuelven para atormentarnos.

-La última vez que quedas con mi hermana. - jiji. NO

Los Jets llegaban descansaditos y no acusaron el cese de actividad en ningún momento. Partido dominado desde principio a fin por ellos, con alguna que otra estupidez táctica de por medio. ¿Alguien sabe a que viene esa formación wildcat a falta de 3 minutos para el final, y con el partido decidido? ¿Quería Rex Ryan deshacerse de Mark Sanchez, y que pareciera un accidente? Si no sabéis de lo que hablo, mirad esto.

Lo más divertido de todo es ver que encima se pica con Florence y que le provoca un holding. Impagable. En fin, nunca sabremos en qué estado quedaron los pantalones de Sanchize, pero fuentes cercanas a este blog (que se inventa las cosas porque es más divertido) apuntan a que el color marrón fue el predominante.Pues nada oye, que el pobrecito se de otro bañito mientras posa para alguna revista…

13 Seattle Seahawks @ Dallas Cowboys 23 [By Gartzo]

¡Y volvemos a la senda de la victoria, amigos! Ahora solo falta saber lo que nos dura. Partido insulso si ninguno de estos dos equipos es tu preferido y desde el punto de vista del fan: Pa’ matarlos.

La primera parte fue un dolor que muy pocos pudimos soportar. Existían claras diferencias entre estos dos equipos y desde luego que los Cowboys debían de haber dominado el encuentro tranquilamente, pero claro,les gusta jugar con los corazones texanos. Muy preocupante es el hecho de que seamos el equipo que peores números tiene una vez dentro de la yarda 20, no supimos convertir en un mínimo de 4 ocasiones, y es que un field goal por cada drive sabe a muy poco.

Por suerte el equipo que teníamos delante eran los Seahawks, ninguna maravilla de la ciencia, y hasta que Tarvaris Jackson se puso su traje de Tarvaris Jackson, parecía que nos podían contestar a nuestros puntos (y más si estos eran field goals). En el descanso se hartó de completar pases a sus compañeros y dijo, también quiero que participe la defensa, que la veo sosota. Y poco más.

Otra nota negativa para los de Dallas es que Miles Austin volviera a recaer de su lesión, y que volvemos a tener lío con los kickers. Hace nada teníamos un puñao’ de ellos y nos hemos vuelto a quedar en uno. Miedo me da, viendo los antecedentes de otros años…

12 Cleveland Browns @ Houston Texans 30 [By Gartzo]

Al final dio lo mismo que Andre Johnson no jugara el partido, los Texans se dieron un pequeño paseo a costa de unos Browns que no saben ni de donde les sopla el viento. A Matt Schaub le bastó con delegar en Arian Foster y Ben Tate para ir ganando yardas a la vez que consumían el reloj.

Lo que también me alegró fue ver que los de Houston no usaron aquella equipación roja tan fantástica. Es hora de ir tomando en serio a este equipo de cara a playoffs, ¿o aún lo veis con capacidad suficiente para hacerse la puñeta? Yo es que de estos me espero cualquier cosa.

31 Miami Dolphins @ Kansas City Chiefs 3 [By Gartzo]

Vaya asco de pronóstico me pegué para este partido, no solo los Chiefs no ganaron sino que encima salieron calentitos de su propio estadio. ¿Y no será que en Missouri son tan güenos que querían arreglarle la semana y la tontería a los Dolphins? A lo mejor les habían sobornado con chalecitos en la costa sureña, ¡que lo mismo alguno de los jugadores no ha visto la playa en su vida!

Venga Fasano, Suck... for Luck...

Bien pensado, estoy seguro que mis palabras llegaron a Miami (sí, no me lee mi madre -y menos mal- como para que me lean en el Pito de América) y vieron que el Suck for Luck tenía mucho más sentido como yo pensaba que era; ¡Toda la guarrada, Josebas! No podían permitirlo.

Sea como fuere, esta victoria (y ver como juegan los Colts) puede apartarles del número 1 del Draft y quien sabe si no lo acabarán echando en falta, porque no nos engañemos, Matt Moore no es una maravilla… ¡Que llamen a Ace Ventura! ¡Este equipo ha perdido su signo de identidad!

16 Tampa Bay Buccaneers @ New Orleans Saints 27 [By Gartzo]

Ambos equipos llegaban con dudas para este choque y se notó desde el principio. Teniendo en cuenta la juventud de estos Bucs es bastante permisible el poder tener altibajos a lo largo de una temporada completa, y más con el parón que hubo tras el lockout, pero coincidiréis conmigo en que no tienen margen para mucho más.

Los Saints sí que venían de una situación más delicada, evidenciando problemas bastante grandes en su defensa, y con este partido pueden haber recibido el empujón necesario para seguir el camino que les llevó a la SuperBowl hace un par de años. Todo depende de como siga Brees, que en los últimos partidos las está preparando pero bien. Victoria merecida.

24 Cincinnati Bengals @ Tennessee Titans 17 [By Gartzo]

Y los Bengals siguen con su racha de victorias, 5 seguidas acumulan ya, ¡y no solo eso sino que lideran su división! Vale, empatados a 6-2, pero ¿acaso he de recordar que en la AFC Norte están los Steelers y los Ravens? Quizá el calendario no sea el más duro de todos los posibles pero hay que saber afrontarlo con un quarterback rookie y un receptor que está en la misma situación. De hecho, esta vez Andy Dalton lanzó tres pases de touchdown, repartiéndolos entre tres receptores diferentes.

Mal año eligió Matt Hasselbeck para mudarse a Tennessee, cuando a Chris Johnson le da por tocarse las pelotillas y no hacer nada. Si tuviera la ayuda desde el backfield el equipo no solo estaría más nivelado sino que encima podrían gestionar el tiempo de juego. El bueno de Matt (alguien que estuvo en los Seahawks tantos años se merece el cielo, o mínimamente el adjetivo de bueno -entendiéndolo como majete-) puso el empeño para conseguir 272 yardas y 2 touchdowns. ¿El señorito del contratazo? 64 yardas en 14 carreras, la media no es tan mala para un corredor en un día normal, pero sí para alguien que se cree la hostia en verso. Idiota.

24 New York Giants @ New England Patriots 20 [By Gartzo]

Los Giants volvieron a repetir la historia del 2008, y podría decirse casi con total seguridad, que lo han vuelto a hacer para llevarme la contraria y molestarme. Panda cabrones. El primer tiempo terminó sin anotaciones en un partido trabado por las defensas, y como anécdota queda el hecho de que Gostkowski fallara un field goalde 37 yardas que al menos, hubiera sumado algún punto al marcador.

¿Y si invento el Bradying?

Según iba pasando el tiempo, los Giants tenían más opciones de llevase el partido. Y así es como terminó siendo. No entiendo la perra que le entra a Belichick cuando se enfrentan a los de Nueva York pero es algo que empieza a ser preocupante. Tanto o más preocupante resulta el hecho de que Tom Brady esté acostumbrándose a ser interceptado: “Camarero, otra ronda por aquí”. Me sé de quarterbacks a los que se les da bastante más caña por menos, cierto es que Tom ya ha demostrado más que casi todos, pero tampoco hay que vivir de rentas. A los socios les importa ganar este año. Y el que viene. Y el siguiente…

Nada más por el momento, en unas horas, alguna de las previews para la semana 10 que se nos viene encima. ¡A cuidarse!


Follow us on Twitter